Los gremios estatales tucumanos piden un aumento salarial de 40%

Las negociaciones salariales en Tucumán, cuyo inicio está previsto para el mes que viene, se presagian complicadas, debido a que las expectativas del Gobierno y las de los gremios estatales se encuentran a años luz de distancia.

Desde el Poder Ejecutivo, a través del ministro de Economía, Jorge Jiménez, sugirieron que una recomposición del 17 por ciento es lo que la Provincia podría otorgar para no sufrir sofocones financieros en 2013.

Sin embargo, los sindicatos que representan a los empleados públicos advirtieron que no están dispuestos a aceptar un aumento inferior al 40 por ciento en el sueldo de bolsillo.

Así lo anticipó el dirigente Martín Rodríguez, referente de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y vocero del Frente de Gremios Estatales (FGE).

"No podemos aceptar menos de un 40 por ciento de aumento en el salario de bolsillo, porque eso es lo que nos marca el índice de inflación", aseguró.

Según el sindicalista, "hoy para poder cubrir la canasta básica y llegar a fin de mes un trabajador necesita un salario mínimo, vital y móvil de 5 mil pesos, frente a los aproximadamente 2.600, en promedio, que actualmente perciben los estatales de las categorías más bajas. El costo de la canasta, debido a la inflación, al aumento de los servicios y a las subas de los impuestos, está un 40 por ciento arriba de lo que percibe un trabajador", recalcó Rodríguez.

Por otro lado, el representante de los estatales recordó que "el Gobierno provincial le está debiendo 900 pesos por hijo a cada trabajador, porque esa es la diferencia de 13 meses de la deuda de 60 pesos mensuales debido a la falta de actualización de las asignaciones familiares a 270 pesos que hizo la Nación en octubre de 2011, mientras que acá se siguen pagando 220 pesos. Además, ni siquiera se tuvo en cuenta el último aumento que dio la Nación en marzo del año pasado cuando elevó a 340 pesos las asignaciones", añadió Rodríguez.

El dirigente dijo que "no se puede comer con 13 pesos por día como plantea el Gobierno, eso es una mentira".

Rodríguez informó que en los próximos días se realizará una convocatoria a los representantes de todos los sectores que conforman el FGE para analizar una estrategia conjunta de cara a las paritarias.

"Vamos a conversar con todos los dirigentes y cada uno convocará a asambleas para luego realizar un plenario general. Esperamos que en febrero el Gobierno convoque a los gremios que representan a los trabajadores para comenzar a definir los salarios en las paritarias, conforme a la inflación real y no a los números que dibuja el INDEC", espetó.

UPCN pide un Convenio Colectivo de Trabajo

A su turno, el secretario adjunto de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), seccional Tucumán, Luis Albornoz, dijo a nuestro diario que "el año pasado lo mínimo que se consiguió fue un 34 por ciento, sobre el básico y a pagarse en tres cuotas, por lo que este año, debido a que la inflación será superior, tenemos que conseguir una suma mayor".

El gremialista sostuvo que "para cubrir el costo de vida el salario de bolsillo de los trabajadores del Estado no debería ser inferior a los 4.500 pesos, por lo que estaríamos hablando de un aumento del 40 por ciento, aproximadamente".

De todas maneras, Albornoz aclaró que "en Tucumán hay que afrontar una discusión muy particular, porque no tenemos paritarias provinciales, debido a que no existe un Convenio Colectivo de Trabajo vigente para la administración pública".

A propósito, dijo que solicitarán al Gobierno "que se trate el proyecto de Convenio Colectivo que presentó UPCN hace casi dos años, para que tengamos paritarias locales, debido a que la realidad de los trabajadores tucumanos es muy distinta a los de la Nación, que es donde se definen las paritarias que luego se aplican en la provincia".

Albornoz dijo que "el Gobierno provincial habla de un techo del 17 por ciento para las paritarias, ajustándose a lo que disponga la Nación, pero la cifra representa una migaja, que no llega al 30 por ciento de lo que se consiguió en 2012, y no tiene en cuenta la inflación real, que consumió el poder adquisitivo de los estatales tucumanos".

Por otro lado, el representante de UPCN dijo que reclamarán "el cumplimiento de las acta acuerdo firmadas anteriormente con el Gobierno, porque los trabajadores siguen cobrando 220 pesos de asignaciones familiares, cuando la Nación elevó ese monto a 340 pesos hace casi un año".

Finalmente, advirtió que "el Gobierno tampoco cumplió con el compromiso de titularización de los estatales, sobre todo de los trabajadores que prestan funciones personal auxiliar de escuela. El Poder Ejecutivo no está siendo justo, porque hay trabajadores que tienen más de tres años de antigüedad y viven con total incertidumbre", completó.

Comentá la nota