Los gremios dan por hecho que Francisco les pedirá mesura y que trabajen por la unidad

Cuando los recibió en la residencia de Santa Marta, en noviembre, les pidió "trabajar para la unidad de la Argentina y tener responsabilidad en la búsqueda de la paz". También, "terminar con las internas". En la CGT que encabeza Antonio Caló creen que en la reunión del mes próximo en el Vaticano, el Papa volverá sobre las mismas ideas, reforzadas esta vez por la coyuntura económica y por el horizonte complejo que plantean las paritarias.
Los gremios estarán representados en esa reunión por Gerardo Martínez, que además de ser el jefe del sindicato de la construcción (Uocra) integra el Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Martínez coordinó su presencia en el Vaticano con el vicepresidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, que también participará del encuentro con el Papa, la semana pasada. Hablaron varias veces por teléfono y acordaron que aprovecharán el encuentro con Francisco para invitarlo a la convención anual de la OIT, que se hará en junio. A la cita de marzo podría sumarse Caló.

"La convocatoria del Papa es un gesto evidentemente político y seguramente va ir en el sentido de pedir más unidad y más diálogo, no sólo entre nosotros, sino a todo nivel", interpretaron cerca de Martínez ante la consulta de LA NACION.

El jefe de la Uocra fue el que planteó públicamente la semana pasada la posibilidad de que la CGT oficialista modere sus exigencias en las paritarias a cambio de que no haya suspensiones ni despidos. Habló de 25% como un "aumento sensato". Ése es el porcentaje con el que el Gobierno aspira a anclar las subas salariales para evitar una espiral inflacionaria.

El jefe de la Uocra ofició de "vocero de la moderación" pocas horas antes del reto público de Cristina Kirchner a Caló por haber dicho que hay salarios que "no alcanzan para comer". El malestar que provocó la reprimenda empezó a ceder después de que la Presidenta recibiera a Caló en Olivos, el miércoles pasado a la noche.

Más allá del chispazo, la voluntad de buscar "acuerdos razonables que no alimenten las expectativas inflacionarias", como graficó un hombre de la CGT oficialista ante LA NACION, está en pie.

Además de Martínez, adhieren a ella Caló y el jefe del gremio de los mecánicos (Smata), Ricardo Pignanelli. Ocurre que la Uocra, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM, que conduce Caló) y Smata son los que sufrirían más directamente una retracción de la demanda y un estancamiento en el empleo. Por eso, exigen que la contrapartida de la moderación en las subas salariales sea el compromiso de que no habrá suspensiones ni despidos.

Ése es el esquema que la mesa chica de la CGT llevará esta semana a la reunión con Cristina Kirchner, que sería el miércoles. Insistirán, además, en viejos reclamos, como los cambios en el Impuesto a las Ganancias, el aumento de los topes del beneficio a la asignación familiar y la deuda del Estado con las obras sociales sindicales.

Calendario

El encuentro con el Papa, previsto para el 19 de marzo, se dará además en plena "temporada alta" del calendario de las paritarias. El mes próximo deben sentarse a negociar aumentos para sus gremios, justamente, Caló y Martínez, además de los portuarios y los obreros marítimos.

La discusión salarial y su impacto en otras variables de la economía, como los precios y el empleo, estará omnipresente en Roma, dicen los popes del sindicalismo.

Binner recibirá a Moyano

Los jefes de las CGT opositoras, Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, continuarán esta semana con la ronda de contactos con dirigentes políticos y empresarios. Pasado mañana los recibirá el diputado y líder del FAP, Hermes Binner.

La cita será en el Centro de Estudios Municipales y Provinciales (Cemupro) y participarán referentes de varios gremios y dirigentes del FAP. Moyano y Barrionuevo idearon las reuniones con líderes de la oposición y empresarios después de la cumbre del sindicalismo en Mar del Plata, el mes pasado, motivados por las últimas medidas económicas. La ronda seguirá el martes 18 con el presidente de la UCR, Ernesto Sanz..

Comentá la nota