Los gremios oficialistas ya se bajan de la pelea por Ganancias

Los gremios oficialistas ya se bajan de la pelea por Ganancias

Las centrales que encabezan Caló y Yasky dicen que priorizarán el cuidado del empleo.

Las señales públicas que reciben indican lo contrario, pero en el sindicalismo aliado de la Casa Rosada todavía se esperanzan con que la administración de Cristina Kirchner modificará Ganancias. Eso sí: aunque el gravamen se mantenga sin cambios, la CGT oficialista y la CTA K ya descartaron la posibilidad de marchar contra el impuesto. Ambas centrales venían amenazando con salir a protestar, pero ahora vuelven a mostrarse alineados con el discurso oficial: “Hoy la prioridad es cuidar los puestos de trabajo ”, insisten a coro en las dos centrales sindicales.

La CTA que lidera el kirchnerista Hugo Yasky había convocado públicamente a una movilización contra Ganancias para el pasado lunes 4. Pero unos días antes de la protesta la conducción de la central fue recibida por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y ahora decidió archivar la marcha.

“Cuando convocamos a esa marcha el escenario era otro. Fue antes de los fondos buitres y de que hubiera tanta preocupación con la pérdida de puestos de trabajo”, dijo anoche a Clarín un dirigente ceteista. Y agregó: “Hoy la gente está mirando otra película. No podes ir a una asamblea a proponer una protesta por Ganancias... Te sacan cagando”.

La interpretación que hacen en la CGT oficialista es bastante parecida. La semana que viene, probablemente el martes, la mesa chica de la central que encabeza Antonio Caló se reunirá para decidir los pasos a seguir. Pero dirigentes de tres poderosos gremios que estarán en esa reunión adelantaron aClarín que la CGT no irá a ningún conflicto por Ganancias.

“En esta coyuntura de amenazas de más despidos no da para una medida global”, analizó ayer un importante miembro de la conducción cegetista. “Lo que debemos resolver en mesa chica es si insistimos en que nos den una respuesta, aunque sea no, o dejamos el reclamo en suspenso”, completó.

Gerardo Martínez, secretario general de la UOCRA, estuvo el jueves en la Casa Rosada con Capitanich y los ministros Axel Kicillof y Julio de Vido. En la reunión se discutió sobre un programa de viviendas sociales que lanzaría el martes Cristina y que permitiría recuperar los 20.000 empleos que perdió la construcción este año.

Para Martínez, la preocupación que debe prevalecer hoy es el empleo y no Ganancias. La UOCRA es el segundo gremio de la central en cantidad de afiliados (tiene 450.000).

Aunque muchos de sus afiliados están afectados por Ganancias, en SMATA también consideran que tampoco es momento de enfrentar al Gobierno por el impuesto. “En las terminales la gente habla de las suspensiones y del temor a los despidos”, dijo un miembro de la conducción del gremio mecánico.

Si la posición cegetista es la de congelar los reclamos por Ganancias, igual sus gremios podrían tener libertad para accionar individualmente. De los grandes gremios cegetistas, la UOM es el único que podría protestar contra el gravamen.

“Hay mucho descontento en las bases”, justificó un miembro de la conducción metalúrgica.

Capitanich calificó a los gremios, el jueves, como “Hood Robin”, porque “defienden a los que más ganan”. Pese a esa declaración, en la CGT y en la CTA dicen tener señales de que podría ser modificado el impuesto.

Comentá la nota