Los gremios van por paritarias trimestrales

El frente de sindicatos estatales anticipó al Gobierno que no aceptará un convenio anual, por temor al impacto de la inflación en los sueldos. En el Ejecutivo aspiran a que los aumentos salariales ronden entre el 18% y el 25%. La prioridad oficial es acordar primero con los gremios docentes, para iniciar las clases.
La cabeza del Gobierno está puesta en celebrar un acuerdo salarial con los docentes que le permita iniciar las clases antes de que finalice el mes. Sin embargo, el resto de los gremios estatales no está dispuesto a esperar hasta marzo para sentarse a discutir una mejora en los sueldos.

Así lo dejó en claro el referente de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Martín Rodríguez. Precisamente, los dirigentes del Frente de Gremios Estatales mantuvieron el viernes una reunión informal con el ministro de Gobierno, Edmundo Jiménez, en la que le plantearon la necesidad de comenzar a discutir de inmediato un aumento en los ingresos de los empleados públicos.

Allí, Jiménez les aclaró que las paritarias comenzarán a desarrollarse con la docencia, atento a que la prioridad oficial es dar inicio sin contratiempos al ciclo lectivo. La premura del Gobierno radica, además, en que para este año la meta es alcanzar 190 días de clases en lugar de las 180 jornadas de los períodos lectivos anteriores.

"No queremos pasar para después de los docentes. Las urgencias de los trabajadores son las mismas. La inflación de los últimos meses ya hizo estragos en los sueldos y hay que sentarse a discutir desde ahora", planteó Rodríguez.

Esta semana, el Frente de Gremios Estatales iniciará una ronda de asambleas en las reparticiones para comenzar a avivar el debate sobre el incremento salarial. Y, además, anticipó que para este año también prevén un cambio en la modalidad de acuerdo que se alcance. "Queremos que cada tres o cuatro meses haya paritarias, para que no nos pase lo del año pasado, cuando tuvimos que pedir por favor que nos adelanten una cuota del aumento por la inflación. Con ese tipo de convenios, antes de cobrar una cuota el aumento ya está devaluado por la inflación", rezongó el dirigente de ATE.

Aunque Rodríguez no se refirió a pisos y techos para la negociación salarial con el Gobierno, en el PE sostienen que el aumento debe rondar entre el 18% y el 25%. Ese porcentaje, no obstante, no está en los planes de algunos dirigentes de la docencia, por ejemplo. "Desde hoy, ATEP debería estar convocando asambleas en todas las escuelas y una asamblea general para fijar una estrategia y no esperar a ver qué nos dice el Gobierno. Esta va a ser la paritaria más difícil de los últimos cinco años y vamos a necesitar de toda la docencia movilizada para conservar el valor adquisitivo del salario docente" sostuvieron los disidentes Diego Toscano y Doli Gutiérrez Falcón,

Coment� la nota