Gremios piden a Economía que apure el nuevo IPC para negociar paritarias

Los gremios empezaron a presionar al Gobierno para tener un índice de precios confiable para afrontar las paritarias de este año y esperan negociar los acuerdos más cerca del 30% que del 25% que enunciaron en varias oportunidades funcionarios del Ejecutivo. Aumentan las críticas a una posible aplicación de la Unidad de Fomento chilena para la indexación de precios y salarios.

El Gobierno se prepara para encarar las negociaciones salariales sin la publicación previa de un nuevo Índice de Precios al Consumidor, como parte de la emergencia estadística decretada la semana pasada.

Por ahora, la línea discursiva de los funcionarios de Economía y de los empresarios es la misma: hablan de un acuerdo social, de que las paritarias deben estimar la inflación futura y no tener en cuenta los aumentos de la transición electoral y proyectan para 2015 una suba de precios de 25 por ciento.

Ayer, el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, dijo en una entrevista televisiva que la inflación esperada será “del 20% al 25%”, mientras que volvió a insistir en que “cada gremio verá dónde le aprieta el zapato y hasta qué punto puede arriesgar salarios a cambio de empleo”.

El reclamo de los gremios, por ahora, se divide en dos: que las paritarias deben contemplar el importante aumento que hubo desde fines de noviembre y que para las negociaciones se debe tener un índice a mano.

En cuanto a lo primero, le reclamaron que, según el índice que difundía el Congreso (que contemplaba estimaciones de las consultoras privadas), hasta noviembre la inflación superaba el 25%, por lo que para que la suba sea del 24% (como dijo ayer el titular del Indec, Jorge Todesca), en diciembre debería haber habido deflación. La respuesta del Ejecutivo a esto es que todavía se mantienen las negociaciones con los privados para que retrotraigan los precios a noviembre, evento que todavía está lejos de verse en las góndolas.

Pero por el lado del indicador, el Banco Central avisó que empezará a utilizar un sistema parecido al de la Unidad de Fomento chileno para ajustar contratos según la inflación, al menos durante el tiempo en que dure la emergencia estadística. Con esta metodología espera bajar la inflación y mantener a raya las tasas de interés de los privados.

Desde el Ministerio de Hacienda y Finanzas y el Banco Central empezaron a trabajar la posibilidad de implementar esta unidad de cuenta, que se utiliza en el país vecino y ajusta las variables en torno de la inflación estimada, un procedimiento más parecido al de metas de inflación que la administración kirchnerista siempre rechazó.

El problema, según varios economistas, es que no se usa para inflaciones de dos dígitos, y que cuando se utilizó en Uruguay fracasó.

Parte de lo que busca esta unidad de fomento es resguardar los ahorros y es parte de lo que el titular de la autoridad monetaria, Federico Sturzenegger, dijo que busca durante su gestión. El economista de PRO reivindicó en más de una oportunidad el sistema chileno y quiere que algunos de los créditos a los minoristas sean regidos por ese procedimiento.

“Con el nivel de inflación actual la tasa de interés para préstamos hipotecarios termina siendo una tasa negativa, por eso habría que estudiar mejor la medida antes de implementarla”, sostuvo el economista de la UBA y del Centro Scalabrini Ortiz (CESO), Ernesto Mattos.

“El problema sería que si no bajan la inflación, están indexando la moneda, y eso se va a aplicar a los créditos pero no a las paritarias, por lo que los salarios van a quedar rezagados”, dijo un economista cercano a la CGT, que calcula que la inflación va a quedar cerca del 40%, pero que los gremios no podrán negociar salarios alrededor de ese guarismo.

Prat Gay: “Infl ación del 25%”

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, afirmó ayer que el Gobierno prevé para 2016 una inflación del “20 o el 25 por ciento” y reiteró que en la discusión paritaria “no es sólo la dimensión del salario sino también cuidar el empleo‘.

En declaraciones realizadas hoy al canal América, Prat Gay se manifestó “preocupado por la inflación‘ y reiteró que el Gobierno de Mauricio Macri aspira “a que a lo largo del mandato poder llevarla a un dígito‘.

En ese contexto, el ministro dijo que la actual gestión arrancó con una inflación de “cerca del 30 por ciento, que es con lo que va a cerrar 2015, y en el 2016 apuntamos a una del 20 o 25 por ciento”.

La semana pasada, Prat-Gay estimó que la inflación de diciembre rondaría en torno al 3 y 3,5 por ciento, aunque afirmó que la mayor parte de los aumentos se registraron previo al 10 de diciembre, fecha de asunción del nuevo gobierno.

Sobre las medidas a las que podrá apelar el Gobierno para evitar una eventual escalada inflacionaria a partir de la devaluación que derivó de la apertura del cepo cambiario, Prat-Gay dijo que la autoridad económica tiene “la ley y con la ley hay que asegurarse que se cumpla cada párrafo: me alcanza con la ley y con el diálogo‘.

Respecto a la negociación paritaria que determinará la actualización de salarios para 2016, el ministro dijo que los gremios tendrán que discernir “que en cada paritaria se discute lo que se puede discutir y acá no es solo la dimensión del salario sino también cuidar el empleo”.

Comentá la nota