Gremios piden loteos para bajar el precio de la tierra

Son muchos los santarroseños que pretenden construir su vivienda, pero una de las condicionalidades que les impide concretar esa aspiración tiene que ver con el alto costo de los inmuebles, en gran parte debido a la limitación de la oferta de terrenos.
El pedido de los gremios se basa en una iniciativa presentada por una inmobiliaria local hace más de un año y medio, referida al pedido de subdivisión de una parcela ubicada en la calle Liberato Rosas, que por el Código Urbanístico vigente sólo se permite un loteo mínimo.

La demanda apunta a favorecer la oferta de terrenos, romper con la limitante de las normas que inhiben el fraccionamiento mínimo para la edificación de una vivienda, lo que incide en los altos valores inmobiliarios de la plaza santarroseña.

"Este fraccionamiento permitirá a muchos de nuestros afiliados tener la oportunidad de adquirir un terreno a un precio que hoy no existe en el mercado y con condiciones de pago altamente ventajosas",se señala en una de las notas cursadas por los gremios a Larrañaga.

"Conociendo su alta sensibilidad por las cuestiones que afectan a los vecinos que Usted representa, en su gran mayoría de clase media y media baja, entendemos que siendo ésta una cuestión de estricta justicia social, no dudará en brindarles la oportunidad. Tal vez, una manera de retribuir el apoyo recibido durante su campaña para llegar a la Intendencia Municipal", agrega la nota.

La argumentación continúa: "Con este tipo de oportunidades se estaría brindando la posibilidad a nuestros representados de tener la posibilidad de ahorro en tierra y ladrillos, ambición de todo trabajador por su seguridad y la de su familia. Todos sabemos que el ahorro junto al trabajo es la mejor fuente de progreso sustentable y, en este caso, les permitiría a muchos trabajadores hacer realidad el sueño de la casa propia".

En la nota dirigida al jefe comunal, se expone además que en nuestro país "son escasos los créditos para la vivienda y también de difícil acceso".

El pedido de subdivisión en cuestión, pone en evidencia las limitaciones que ofrece hoy la capital pampeana a la hora de autorizarse los loteos de terrenos que tendrían un valor aproximado a los 50 mil pesos. La imposibilidad de hacerlo, lleva a que los inmuebles sean subdivididos en medidas que los hacen prohibitivos para quienes quieren hacerse su vivienda familiar.

Los cambios en el Código Urbanístico, solicitados a principios de febrero del año pasado, durante la gestión frepamista de Francisco Torroba, necesitan de una ordenanza que amplíe el radio urbano hacia el sur de lo que es hoy Villa Amalia y Villa Martita. Concretamente el pedido delimita esa zona entre la Ruta Nacional 35 (Avenida de Circunvalación Santiago Marzo), Avenida Alfredo Palacios, Francisco Niotti y Santa Teresa.

En ocasión de tratarse del Plan Estratégico de la ciudad, en mayo del año pasado, el propietario del inmueble, profesionales agrimensores y el agente inmobiliario, recibieron el compromiso de las autoridades municipales de que el tema sería atendido favorablemente en el término de 60 días.

Independientemente de la intención de venta de esos terrenos por parte de su propietario, y del interés del operador inmobiliario, la posibilidad de ofrecer terrenos a un costo accesible, a pagar en cinco años, para quienes tengan ingresos de entre 3.500 y 5.000 pesos, la reciente puesta en marcha de líneas crediticias a cargo del gobierno nacional (Procrear), e incluso la Provincia a través de los préstamos personales del IPAV para los que posean terrenos, hace que ésta sea una alternativa superadora.

Entre otras organizaciones que elevaron la solicitud a Larrañaga, se encuentran: la CGT, Regional Sur de La Pampa; la Asociación Trabajadores del Estado, Sindicato de eones de Taxis, Trabajadores Gastronómicos, Trabajadores de Farmacia, Unión Tranviarios Automotor, Empleados de Estaciones de Servicio, Trabajadores Rurales, Sindicato Vial Provincial y Asociación Bancaria.

Interés por las inversiones

En una encuesta que encomendó la inmobiliaria santarroseña interesada en el loteo, realizada a tres mil personas de la capital pampeana en mayo de este año, arrojó algunos datos interesantes sobre el potencial de la construcción y la demanda de quienes pretenden forjarse la casa propia y no cuentan en lo inmediato con los ingresos que les permita afrontar tal emprendimiento.

De los consultados, el 19,3 por ciento dijo poseer un terreno; el 75,9 por ciento que alquilaba, y en cuanto a la posibilidad económica de poder pagar por un terreno: el 39,8 por ciento dijo poder pagar hasta 700 pesos de cuota por mes, el 18,1 por ciento podía afrontar hasta 800 pesos y el 42,2 por ciento hasta mil pesos.

A la pregunta de si deseaba invertir en terrenos en zona de crecimiento futuro, el 95,2 por ciento respondió por la afirmativa.

En cuanto al valor de los terrenos, que pueden fluctuar entre los 40 mil y 60 mil pesos, el 96,4 por ciento expresó su deseo de comprarlo y un 97,6 por ciento dio su conformidad por un plazo de pago del terreno de 60 meses.

La última pregunta al encuestado es si desea tener su propia casa, pagando una entrega y 60 cuotas mensuales. La respuesta afirmativa llegó al 90,4 por ciento.

Comentá la nota