Gremios piden revisar nueva ley jubilatoria

Son 23 los sindicatos que protestarán hoy frente al Centro Cívico y entregarán una propuesta para discutir una solución al déficit de la Caja.

Así como José Manuel de la Sota dijo ayer que le gustaría ser atendido por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y hablar “mano a mano” sobre el tema de la Caja de Jubilaciones -en referencia a un presunto encuentro siempre negado-, los 23 gremios estatales presentarán hoy una carta en la que le reclamarán “una revisión” de la ley de ajuste jubilatorio sancionada al filo de la medianoche del miércoles pasado, “como así también la apertura de una verdadera y sincera instancia de diálogo que permita la búsqueda de un legítimo consenso frente a los problemas que de ninguna forma ignoramos”.

A horas de lo que se espera sea una fuerte manifestación -tendrá su climax hoy al mediodía- en rechazo a la aprobación de la Ley 10.078 por parte de la Legislatura provincial, que difiere en 180 días corridos el aumento a los jubilados y que tendrá epicentro en el Centro Cívico, los sindicatos de estatales recordaron que “previo a la presentación del proyecto, durante los días lunes 6 y martes 7 de agosto, el jefe de Gabinete, Oscar González, convocó a varios dirigentes gremiales a los que manifestó en relación al tema de la Caja que no habría ninguna modificación al sistema hasta el año próximo, lo que ha sido desmentido por los hechos.

En medio de pedidos de diálogo que caen sobre tierras áridas, De la Sota recibe buenas y malas noticias, que se montan a caballo de sus denunciadas apetencias de aparecer en la lista de presidenciables en el 2015, un tema que cae espeso en la Casa Rosada donde opinan que no es tiempo de discutir poder sino de gestionar por el bien de la gente.

A la marcha de estatales de hoy, la Provincia contrapondrá un fuerte vallado que impida cualquier desborde en las puertas de El Panal, aunque con orden y todo, no será la mejor imagen que el gobernador eligiría ver en las pantallas de los canales de televisión locales y nacionales.

Tampoco las críticas hacia su falta de voluntad de diálogo en la provincia, que partió desde el gremialismo (el adepto y el opositor) ayudan a hacer creíble el reclamo al gobierno nacional de la construcción de consensos, mientras de manera más o menos solapada se avanza hacia una “armonización” a la cordobesa.

Pero no todas son malas para el mandamás mediterráneo. Ayer los Tribunales rechazaron dos recursos de cautelares interpuestos por jubilados, y ratificaron la vigencia del “fallo Bossio” que es el que permite el cálculo de los haberes previsionales tomando el 82% del 82% líquido que cobra un trabajador en actividad.

Por el lado de la Corte, también recibió noticias alentadoras. El máximo Tribunal del país estaría llamando a una audiencia de conciliación por la demanda de la deuda por $ 1.040 millones el próximo mes. La esperanza de cobrar aunque sea una parte de este reclamo contribuiría a oxigenar las ajustadas arcas oficiales de la Provincia.

No fueron tan buenas las declaraciones de Eugenio Zaffaroni, quien adelantó su opinión que la discusión que Córdoba, Santa Fe y San Luis por recuperar el 15% de coparticipación cedida en 1992 para el sostenimiento de cajas que finalmente no fueron transferidas a la Nación, es más político que judiciable.

La Provincia hizo oír su descontento a través del ministro González, pero quedó claro que la Corte no tiene previsto meterse en discusiones políticas sobre los fondos coparticipables, un tema que deberá ser resuelto entre todos los gobernadores (cuatro de ellos ya adelantaron que no saldrán del Pacto Fiscal) y que pone un freno a la propuesta del gobernador cordobés de arremeter contra lo que supone una valla al pregonado “cordobesismo”.

Comentá la nota