Los gremios postergan paritarias y arreglan el pago de “sumas puente”

Los gremios postergan paritarias y arreglan el pago de “sumas puente”
La incertidumbre económica les impide cerrar ahora un acuerdo por un año. Petroleros y bancarios hacen punta.
El primero que firma, pierde. Esa podría ser la síntesis perfecta de las paritarias de 2014. Ante una inflación creciente y la disparidad de parámetros para actualizar los salarios, las negociaciones de los convenios que vencieron en las últimas semanas pasaron para marzo o abril, aunque varios gremios están negociando anticipos o “sumas puente” que les permitan diferir el acuerdo a cambio de un beneficio económico para los trabajadores.

Así sucedió con el Sindicato Privado de Petróleo y Gas de Río Negro, Neuquén y La Pampa, encabezado por el moyanista Guillermo Pereyra, que firmó ayer un “acuerdo puente” y “transitorio” del 13%, no remunerativo, hasta marzo, oportunidad en que se sentará con los empresarios del sector para definir el aumento para todo 2014. Dentro de este mismo esquema están negociando, aún sin definiciones, la Asociación Bancaria, la Federación de Trabajadores Aceiteros y la Unión Tranviarios Automotor (UTA), entre otros.

Para los gremios cuyos acuerdos salariales vencieron a fin de año o en estos días, la disyuntiva es complicada. “No se puede firmar las paritarias por el 50%, o mucho más, que lograron los policías ni por el 18 o 20% que sugiere el Gobierno”, afirma Sergio Palazzo, líder de los bancarios y firme partidario de negociar una suma puente hasta que en marzo se clarifique el porcentaje de referencia por el cual se pactarán las paritarias, algo que, en realidad, viene haciendo el gremio desde hace por lo menos seis años.

“Las negociaciones (con los empresarios) son fluidas”, admitió anoche a Clarín un dirigente de la Asociación Bancaria, sin dar mayores precisiones. Sólo se sabe que el anticipo que se discute con las cámaras regirá, como es tradicional, para enero, febrero y marzo. Para el resto de 2014, el porcentaje que reclamará sería del 25%.

El caso de los aceiteros es distinto. Su convenio venció el 31 de diciembre y la federación del sector, conducida por Daniel Yofra, reclamó un aumento que oscila entre el 29,5 y el 35%. La parte empresarial propuso un “acuerdo puente” hasta fines de abril, consistente en una suma fija de $ 1250 mensuales, iguales para todas las categorías, a cuenta del salario que se pacte después, lo que implica entre un 15,6% y un 16,5% de aumento, según la categoría de cada trabajador. Además, ofreció $ 6.960 en concepto de premio. En plenarios y asambleas, los trabajadores rechazaron la oferta y exigieron no menos de un 30% en concepto de “acuerdo puente”, pero el Sindicato Aceitero San Lorenzo, que no está adherido a la federación, aceptó la propuesta patronal. Mañana habrá una reunión decisiva de ambas partes en dependencias del Ministerio de Trabajo.

Para los petroleros privados, el acuerdo significó un alivio. Las tratativas estaban empantanadas hasta que, con la presencia de la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, el gremio de Pereyra y el de jerárquicos, encabezado por Manuel Arévalo, firmaron con los empresarios un “acuerdo puente” y “transitorio” por el cual se pagará una suma fija no remunerativa de 12.000 pesos, en tres cuotas mensuales, lo que equivale a un 13% de aumento, que permitirá que el beneficio oscile entre los 15.000 y los 18.000 pesos. En los sueldos más bajos, según fuentes sindicales, representa un 36/37% de incremento.

“Es un acuerdo puente porque no creo que estemos en condiciones de firmar un acuerdo salarial por este año porque no sabemos qué va a pasar, pero hay que acercarle alguna solución a los trabajadores”, explicó Pereyra, según lo reprodujo el sitio www.lmneuquen.com.ar, mientras que Arévalo afirmó ayer al diario Río Negro: “La idea del acuerdo puente es mejorar el salario hasta llegar con mayor claridad a abril. De todas formas, en marzo nos reuniremos para empezar a hablar”.

Comentá la nota