Los gremios se preparan para perforar el techo salarial que ya plantea el gobierno para 2017

Los gremios se preparan para perforar el techo salarial que ya plantea el gobierno para 2017

La proyección de gastos del oficialismo incluye una inflación del 17 por ciento anual, que buscarán sea el techo de los aumentos salariales. Desde los gremios ya avisaron que no aceptarán condiciones a la hora de discutir. “Van a querer imponer el techo salarial, nosotros lo vamos a tener que pasar por encima”, alertaron desde ATE. Preocupación por el Impuesto a las Ganancias. 

Por Diego Lanese

Cuando faltan más de tres meses para que se cierre el año, muchos gremios todavía no tienen cerradas sus paritarias anuales –caso de visitadores médicos, por citar uno –y otros están reclamando la reapertura, ante el escenario inflacionario –una gran mayoría, con bancarios y docentes universitarios a la cabeza -. En este escenario, es difícil creer que algunos –funcionarios y sindicatos –están pensando en la discusión salarial del 2017. Pero en varios despachos oficiales es uno de los temas más discutidos, lo mismos en varios gremios, que ya proyectan cómo vendrá en la materia el año que viene, luego de una caída record en el salario real.

El primer parámetro que se utiliza para pensar el año económico que espera el gobierno de Mauricio Macri es el presupuesto. Elaborado por el quipo que lidera Alfonso Prat-Gay, las proyecciones que se hacen sirven para ver qué escenario prevé el oficialismo, en un año que al ser electoral plantea algunas cuestiones adicionales. Los primeros sondeos parecen indicar que además del lógico optimismo del gobierno, algunas señales de alerta para los trabajadores. Una, la tasa de inflación, calculada en 17 por ciento, que se puede transformar en el techo de la paritaria futura. La otra, la reforma del Impuesto a las Ganancias, con subas en las escalas por debajo de este cálculo a esta altura poco realista.

Lo cierto que los números del gobierno ya preocupan a los gremios, que esperan otro año de conflictividad, de la mano de esta idea –todavía no enunciada –de frenar bruscamente la discusión salarial.

Los números de Macri

El proyecto de presupuesto del gobierno comenzó a debatirse en comisiones de la cámara baja nacional, y sus números encendieron las primeras polémicas. En el mundo gremial, el principal indicador de alerta es la tasa de inflación, estimada en el 17 anual, que podría fijar la proyección de las paritarias para el sector. Incluso los más optimistas del gobierno saben que esta reducción de hasta 30 puntos parece un poco lejana, pero los números de Alfonso Prat-Gray son esos.

Con esos números, los siete a 12 puntos de pérdida del salario real, medidos por las estimaciones actuales, se perderían sin remedio, incluso si no se logra abrir una rediscusión antes que termine el 2016.

“Lo que se esconde detrás en el Presupuesto es su idea de que los salarios reales son muy altos, y que son éstos los que frenan el incremento en la productividad”, señaló al inicio del debate el diputado nacional por el Partido Solidario, Carlos Heller.

Incluso, los análisis muestran que la proyección de inflación se presenta como “optimistas” si se analiza el resto de los indicadores contemplados en el Presupuesto. El proyecto estima una devaluación del tipo de cambio de 19,5 por ciento para 2017, al pasar de 15 a 17,9 pesos, por ejemplo.

“Lo vamos a pasar por encima”

Con estos números, esa tasa de inflación aparece como el techo que se presente poner a los salarios, algo que generará mayor conflictividad, si se entiende que con los números actuales los asalariados perdieron varios puntos, y el 2016 no cerró. “Lo van a querer imponer (el techo salarial), nosotros lo vamos a tener que pasar por encima”, dijo el titular de ATE, Hugo “cachorro” Godoy. En diálogo con Política del Sur el dirigente recordó que para los estatales “la discusión del presupuesto es clave”, no sólo por la cuestión salarial sino para que “crezca el gasto en políticas sociales”.

“Uno de los problemas es la incidencia que tiene el pago de la deuda externa en este presupuesto, uno de cada cinco pesos se va en ese concepto, evidentemente eso no va en beneficio de los argentinos sino de las multinacionales, que aparte no pagan impuestos”, criticó Godoy.

Por el momento, la CGT no se pronunció al respecto, más dedicada a hacer fructífero el diálogo con el gobierno. Pero hay un tema que si desvela a los dirigentes cegetistas: la proyección de la reforma de Ganancias que hace el oficialismo. Luego de lograr apoyo de gobernadores, los funcionarios de Hacienda buscan convencer a los gremios de apoyar la medida, que puede allanar el camino a un buen diálogo con el sector.

Pero hasta ahora las primeras miradas no son positivas. Lo que está proyectado en el presupuesto es una suba del 15 por ciento del Mínimo no Imponible, sin mayores precisiones respecto a las escalas y la cuarta categoría. “Es menos de la inflación que ellos proyectan, que es baja”, le dijo una fuente de la CGT a Política del Sur. Así planteado, agregó, “no convence”.

Mientras el gobierno busca consensos en el Congreso, por fuera los gremios ya se preparan para resistir estos números, y pelear por sus reclamos. “Esta gestión gobierna para los ricos y contra los trabajadores, hay que cambiar el presupuesto, vamos a insistir con una propuesta alternativa”, adelantó Godoy, que estima que aalgo similar sucederá en la provincia de Buenos Aires, donde los estatales aseguran que a pesar de no conocer todavía los números finales, aseguran que la cosa “viene de ajuste”.

Comentá la nota