Gremios profundizarán las protestas

Tras la firme negativa del gobernador Juan Schiaretti de otorgar un aumento generalizado a todo el sector público, los gremios estatales, aunque divididos, decidieron mantener un plan de lucha permanente.
Tras la firme negativa del gobernador Juan Schiaretti​ de otorgar un aumento generalizado a todo el sector público, los gremios estatales, aunque divididos, decidieron mantener un plan de lucha permanente.

El secretario de Salud del Sindicato de Empleados Públicos (SEP) Marcelo Soria, informó el plan de lucha decidido entre los delegados de los centros de salud de la ciudad de Córdoba y del interior.

Los empleados decidieron decretar un estado de asamblea sin límites de horas. El miércoles 5 de octubre habrá un plenario de delegados del área central; el viernes 7 habrá una jornada de protesta en toda la administración pública provincial y el miércoles 12 de octubre harán abandono de tareas, concentración y movilización en todo el ámbito de la repartición pública.

Es decir, que sólo serán atendidas las urgencias y emergencias pero se cancelaron las consultas médicas con turno previo y las cirugías programadas. Este sector pide que se abra una mesa de discusión salarial para debatir un aumento generalizado que incluya a todo el sector público.

Por su parte, la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS) debatirá hoy en un plenario de delegados para definir si siguen con iguales medidas, es decir, paro con asistencia a los lugares de trabajo, o incluso si se profundiza el plan de lucha como por ejemplo, mediante una “huelga de lapiceras” donde los trabajadores dejarán de firmar los documentos que permitan a los hospitales facturar obras sociales o el Plan Nacer.

“La cúpula de la UTS conformará un comité de crisis para evaluar, si el paro persiste en el tiempo, aquellos pacientes que no pueden ser postergados en forma indefinida”, explicó Carlos Altamirano, secretario general de la UTS. Este gremio solicita un aumento donde el salario del trabajador que esté en el escalón más bajo sea el equivalente a la canasta familiar básica fijada en la CTA a nivel nacional de 5.600 pesos.

Sobre las divisiones gremiales Soria declaró: “Por un lado hay una cuestión política donde estas asociaciones reclaman su reconocimiento gremial legal. Pero me parece que el ámbito de discusión para ese tema es en otro momento y en otro lugar”.

El sector de los obstetras. El jueves los integrantes de los equipos de salud de la Maternidad nucleados en UTS hicieron una asamblea donde repudiaron el arreglo sectorial de los obstetras. Allí se habría deslizado el nombre del doctor Rubén Cantero como “persona no grata”. La Voz del Interior habló con Cantero y éste explicó que él se comunicó con delegados de la asamblea y desmintieron que lo hayan nombrado. “Hablé con gente de la asamblea y me dijeron que en ningún momento dijeron eso, ni que trataron el tema”.

Comentá la nota