Los gremios rechazan la oferta oficial y las sumas en negro

Los gremios rechazan la oferta oficial y las sumas en negro

“No queremos pan para hoy y hambre para mañana”, redondeó Ceferino Riela (SITRAJ), en diálogo con El Diariosobre las sumas fijas. Dijo que la oferta es “tacaña”. Araujo (ATE) confesó la sorpresa. 

La Intersindical analizó el tema e insistirá el lunes en un mayor incremento.

Los gremios agrupados en la Intersindical recibieron como un baldazo de agua fría la propuesta oficial en la paritaria: la oferta de un 4 por ciento de aumento, en dos cuotas, y una serie de sumas fijas, no conformó a los dirigentes y tampoco a las bases. Por eso el enojo y el número de participantes se hacen sentir en las asambleas que ya se realizaron y las que continuarán a lo largo de la semana.

Los gremios tienen en claro el rechazo no solo de la propuesta de incremento, sino fundamentalmente la negativa a recibir sumas en “negro”. El gobierno y la Intersindical venían avanzando en un proceso de blanqueo de ciertos items que componen históricamente el salario: de ahí que consideran que sería un retroceso aceptar ahora esos montos en negro (dos sumas fijas de $1.000).

En cuanto al bono de fin de año, los dirigentes coinciden en considerar que ya es una especie de “regalo de fin de año”, tan tradicional que es un “derecho” adquirido por el sector.

Ayer hubo una primera reunión de análisis, con presencia de dirigentes de ATE, UPCN, SITRASAP, APEL, Luz y Fuerza La Pampa, SOEM y SIPOS.

El planteo de la Intersindical, el próximo lunes a las 9 de la mañana, volverá a ser “no alejarse del proceso inflacionario”, según describió el secretario general del Sindicato de Trabajadores Judiciales, Ceferino Riela.

“No queremos pan para hoy y hambre para mañana, sino que se reboustezca el básico”, redondeó el rechazo a las sumas fijas, en diálogo con El Diario. Definió la propuesta como “muy tacaña”.

En tanto el secretario general de la Asociación Trabajadores del Estado, Ricardo Araujo, afirmó que lo que ofreció el gobierno “es muy poco para lo que pretendíamos”.

Sorpresa

La Intersindical pretendía un 14% para el segundo semestre. El gobierno ofreció un 4% y dos sumas fijas de 1.000 pesos antes de fin de año. La propuesta del gobernador Carlos Verna será rechazada por insuficiente. “Sabíamos que el gobierno iba a venir con una propuesta baja, que está muy lejos de lo que sería nuestra necesidad y lo que venimos planteando”, señaló Araujo.

"Nos sorprendió la oferta. Creemos que el gobierno debe hacer un mayor esfuerzo", ratificó Riela a El Diario.

Araujo comparó: “Esto mejora el salario en $500, ya que a fin de año, el salario mínimo crecería alrededor de $500. Es muy poco para lo que pretendíamos, porque lo otro son sumas en negro que no quedan y por única vez, sumas que vienen por afuera de los aportes y se pagan por única vez. Eso puede ayudar en el momento, pero comparada con el carrito del supermercado, es poca plata”.

Destacó que al menos “el gobierno accedió a negociar” porque en algún momento pretendió “directamente no negociar salarios. Esto recién empieza. Analizaremos una estrategia y en función de eso, coordinaremos entre todos los gremios. Somos nueve gremios que debemos actuar en forma coordinada y unificada y en función de eso, llevaremos una propuesta alternativa”.

Sumas de hambre

Riela advirtió que mejorar la oferta sería para el oficialismo la oportunidad de “descomprimir un futuro conflicto”. Ayer los judiciales concretaron una concurrida asamblea. Hoy habrá otra en General Pico y el viernes en General Acha.

Riela dijo que los montos fijos propuestos “son sumas de hambre”. La asamblea “nos ordenó mantenernos en el 14%. Que el gobierno haga un esfuerzo más. Y que para el funcionariaje sea un 2%. Si estamos en crisis, apliquemos una vara justa: démosle más a los que menos tienen”, definió.

“Van a tener que levantar la puntería porque la víscera más sensible es el bolsillo. Los trabajadores están muy preocupados”, advirtió el gremialista. Además recordó que los porcentajes se sacan sobre los salarios de enero, “o mejor dicho de noviembre”. “No hay dinero ni con vacas gordas ni con vacas flacas”, lamentó Riela.

Dijo que un aumento salarial para los estatales sería “una bocanada de aire fresco también para los privados, que esperan ese aumento para vender más y mejor”.

Reclamó además más actividad oficial para controlar precios: “Lo mínimo que pueden hacer es controlar las góndolas, se tienen que activar en forma serio los órganos de control en la provincia”.

Coment� la nota