Gremios rechazaron acuerdo empresario y apuestan a proteger empleos por ley

Gremios rechazaron acuerdo empresario y apuestan a proteger empleos por ley

Los sindicalistas aguardan la sanción del proyecto antidespidos en Diputados. Por ahora evitan definir una estrategia ante un veto presidencial. Críticas al pacto empresario.

Con cierta sensación de decepción y todavía algún malestar por las formas que dominaron el diálogo tenso que compartieron el lunes con el presidente Mauricio Macri, referentes sindicales de las tres vertientes de la CGT ratificaron ayer sus diferencias con el compromiso que los empresarios sellaron con el Gobierno para mantener sus plantillas de personal por 3 meses y renovaron su respaldo a la sanción de la ley antidespidos que debate el Congreso.

Pese a esa postura, los dirigentes cegetistas evitaron avanzar en una definición respecto a la actitud que podría asumir el sector ante un eventual veto presidencial a la iniciativa, con lo que se distanciaron de las advertencias lanzadas por las dos CTA, que lideran Pablo Micheli y Hugo Yasky, que anticiparon un paro nacional en repudio ante un posible rechazo presidencial de la ley. "Hay que dar un paso a la vez. La decisión es seguir alentando la vía parlamentaria para frenar los despidos, pero no nos vamos a adelantar a un posible veto", insistió ayer ante este diario uno de los gremialistas que participó el lunes del encuentro con el jefe de Estado en el salón de los Científicos de la casa Rosada.

En charlas informales y contactos telefónicos los sindicalistas compartieron ayer sus impresiones sobre la conversación con Macri, que transitó bajo un clima tenso y algunos cruces fuertes. Hubo coincidencia en interpretar como "improvisada y bastante desprolija" la estrategia oficial de impulsar un compromiso empresario para evitar despidos y pretender el respaldo gremial sin consulta previa. Y reconocieron que la situación "no dejó un buen ambiente" en el sector. "Ahora hay que poner paños fríos, y apostar a la aprobación de la ley", razonó un referente de la CGT que conduce Antonio Caló.

Las declaraciones públicas apuntalaron esa visión. Juan Carlos Schmid, titular de la Confederación de gremios del transporte (CATT) y uno de los dirigentes que participó de la reunión con Macri, desconfió de los efectos del acuerdo antidespidos firmado por los empresarios al recordar que "son los mismos que han practicado aumentos de precios que fueron un escándalo". También el dirigente Carlos Acuña, de la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo, coincidió con la crítica a la vez que consideró que la iniciativa del Gobierno ante el debate legislativo por los despidos "llegó tarde" porque, según dijo "faltó diálogo".

A su vez, el dirigente de Smata Oscar Romero, también diputado nacional del PJ, calificó como "una expresión de deseo o un acto de voluntarismo" el compromiso firmado por el sector empresario y remarcó la necesidad de una ley del Congreso para atender la emergencia ocupacional.

La ausencia de Hugo Moyano en el encuentro con el Presidente no pasó desapercibida. Desde su entorno algunos dirigentes explicaron que su jefe "no estaba dispuesto a la foto que quería el Gobierno". Pablo Moyano, el hijo del líder camionero, justificó el faltazo de su padre sin tapujos: "Fue todo un circo para tapar lo que se ve. Fue un acto mas de campaña que de otra cosa", lanzó. Y, tras enfatizar que la mayor parte del movimiento obrero rechaza el acuerdo con los empresarios, dejó un fuerte advertencia picando: "Si Macri veta la ley habrá movilizaciones a la Plaza de Mayo y no se descarta un paro general".

Comentá la nota