Los gremios reclaman adelantar las paritarias y discutir una suba de 30%

Los gremios reclaman adelantar las paritarias y discutir una suba de 30%
El pedido de los sindicatos fue realizado durante el brindis de fin de año de la CGT. "Hay que empezar a discutir las paritarias cuanto antes para actualizar los salarios de los trabajadores", dijo el titular de la central obrera, Pedro Fernández.
Los aumentos que consiguieron los policías provinciales, tras las protestas y los acuartelamientos que se desarrollaron en las últimas semanas en distintos puntos del país, encendieron la alarma de los gremios, que reclaman adelantar las paritarias 2014 y equiparar las subas.

"Después del incremento que consiguieron los policías, menos de 30 por ciento de aumento salarial no podemos arreglar", dijeron los sindicalistas de distintos gremios en el marco del brindis de fin de año que realizó ayer la CGT en un hotel del microcentro de Mar del Plata. "La inflación es alarmante y se está comiendo el poder adquisitivo de los trabajadores -advirtieron-. Hoy vas al supermercado con 100 pesos y no te alcanza para nada".

El brindis, que fue encabezado por el secretario general de la CGT Pedro Fernández, contó con la presencia de gremialistas de 65 sindicatos (50 integran la central obrera); el intendente Gustavo Pulti; la presidenta del Concejo Deliberante, Vilma Baragiola; el obispo Antonio Marino; el coordinador de la Defensoría del Pueblo, Fernando Rizzi; el delegado del Ministerio de Trabajo de la Nación, Angel Ratto, y concejales del oficialismo y la oposición, entre otros.

Como en el efecto del dominó, la crisis policial en las provincias, que se cobró once víctimas fatales e inundó de saqueos el país, comienza a extenderse a otros sectores, que reclaman mejoras salariales urgentes. En la provincia de Buenos Aires ya se dio el principal foco de conflicto: los gremios le pidieron al gobernador Daniel Scioli que adelante las paritarias de 2014.

"Hay que empezar a discutir las paritarias cuanto antes para actualizar los salarios de los trabajadores. Los sueldos están muy bajos en todos los gremios. El movimiento obrero necesita urgente un aumento", afirmó Fernández. Y enseguida agregó: "El trabajador ha perdido en sus salarios y llegó el momento de pedir una mejora. Esperemos que no pase lo mismo de todos los años: que nos pongan un techo a las discusiones paritarias".

Según el titular de la CGT, a los trabajadores "no les alcanza el sueldo" para llegar a fin de mes. "La inflación superó ampliamente lo que se acordó en paritarias. Con la misma plata que ibas hace tres meses al supermercado, hoy comprás menos de la mitad", comparó.

En medio de la suba de precios, Fernández consideró justo que cada gremio pida lo que los afiliados perdieron durante el transcurso de este año. "El trabajador tiene que estar a la altura de lo que subió la canasta familiar. Los empresarios deben entender que los trabajadores tienen que llegar a fin de mes con sus salarios", sostuvo.

Para frenar los saqueos, Scioli dispuso días atrás un refuerzo salarial de 2.000 pesos para todos los uniformados y el pago de un adicional para los que realizan tareas en la calle. Ahora, esa determinación condiciona las futuras paritarias con los estatales. Y acelera los tiempos de la discusión. También pone un piso al reclamo de los docentes, que piden el pago de un aguinaldo extra antes de fin de año.

"El aumento que hubo para los policías marca una tendencia. De todas maneras, no todos los gremios de la CGT somos paritarios, sino que dependemos de nuestras organizaciones madres y el aumento se discute a nivel nacional", explicó Fernández.

La inflación no cede y los gremialistas empiezan a moverse ante los salarios desactualizados. Ya hay una buena cantidad de gremios que reclaman el pago de un bono salarial, antes de fin de año, que oscila en los 2.000 pesos.

"El plus es justo y necesario. Los trabajadores merecemos pasar una fiesta en familia con un pan dulce y una sidra en la mesa", coincidieron los sindicalistas.

Durante el brindis, Fernández hizo un balance del año de su gestión y no dudó en calificarlo como positivo. "Arrancamos hace cuatro años con una CGT que había perdido el rumbo. Los dirigentes nos dimos cuenta de que había que discutir proyectos de trabajo y no cargos. La central obrera se fue instalando de vuelta en la sociedad y logramos estar en casi todas las problemáticas de la ciudad con un estilo de diálogo. El deseo para 2014 es que haya paz y trabajo para todos", expresó.

Entre los principales logros de este año, desde la CGT destacaron la decisión de Scioli de postergar una semana el inicio del ciclo lectivo 2014 (las clases comenzarán el 5 de marzo y no el 26 de febrero como había recomendado el Consejo Federal de Educación). "Es una medida que beneficiará al turismo de la ciudad. Este año nuestro pedido fue escuchado", remarcó Fernández, uno de los impulsores del reclamo para extender la temporada.

A la hora del balance, el titular de la CGT se mostró preocupado por el índice de desocupación que ubica a Mar del Plata como la ciudad con mayor nivel de desempleo del país, con un promedio de 11 por ciento según cifras del Indec. "La desocupación es la mancha negra de este año. Hay que trabajar en conjunto con la Municipalidad para lograr el objetivo de generar fuentes de trabajo. Además tenemos que seguir bregando para tener a todos los trabajadores registrados, ya que hay un alto índice de empleo en negro", dijo.

Por último, Fernández instó a la unidad de la CGT a nivel nacional. "Siempre es posible dejar las diferencias de lado para unirnos. Los dirigentes gremiales debemos tener la grandeza de no pensar en los cargos y trabajar en proyectos. Los trabajadores nos necesitan unidos por la defensa de sus intereses. En esta CGT abrimos las puertas a todos. Y quedó demostrado en este brindis: participaron 15 gremios que no forman parte de la central", concluyó

Comentá la nota