Los gremios reclaman reabrir las paritarias

Los gremios reclaman reabrir las paritarias
Por la constante suba de los precios, quieren renegociar salarios o conseguir un plus antes de fin de año; coinciden todas las centrales de trabajadores
Preocupados por la inflación y porque los sueldos se ven cada vez más afectados por el alcance del impuesto a las ganancias, los gremios exigen reabrir la negociación salarial o el pago de una bonificación extra antes de fin de año como compensación.

Los sindicatos estatales y los docentes impulsan la reapertura de las paritarias. En el acuerdo firmado en abril habían dejado constancia de que discutirían un nuevo aumento "por el proceso inflacionario". La disputa acaba de comenzar y podría sumar adherentes en los gremios que sellaron una suba por debajo del 24%, la referencia promedio.

En los tres sectores de la CGT, en cambio, la estrategia es otra: se avanza en un plan para reclamar un bono de fin de año. El monto diferirá de acuerdo con la actividad. Partió primero el gremio de La Bancaria. Se garantizó un pago extra de 1250 pesos por trabajador por el Día del Bancario, el 6 del mes próximo. "Forma parte de la negociación paritaria", explicó Eduardo Berrozpe, vocero del sindicato.

La posición más intransigente se da entre los docentes bonaerenses, que llamaron a huelgas de protesta contra el gobernador Daniel Scioli el jueves y viernes próximos. "La inflación se comió el salario. Hay un presupuesto que no se cumple y hay faltante de dinero. No ponen plata ni en educación ni en transporte", se quejó el dirigente Miguel Díaz, referente de la Unión de Docentes de Buenos Aires (Udocba).

Los estatales de ATE también planifican protestas y presionan por una nueva negociación salarial. Consideran insuficiente el aumento salarial del 21 por ciento que les otorgó el Gobierno en mayo y que se abonó en dos cuotas: una en junio y la otra en agosto.

La pelea de ATE en todo el país es igualar los salarios. Lo anunció Julio Fuentes, el líder: "Un empleado nacional gana el doble del provincial, y éste cobra el doble que el municipal. En algunas municipalidades, los empleados perciben 1000 pesos, es decir, están por fuera de la ley del salario mínimo, vital y móvil. Esto no debería suceder".

Desde el Ministerio de Trabajo de la Nación rechazaron cualquier posibilidad de reanudar las paritarias. El ministro Carlos Tomada ya dio por cerrado todos los acuerdos de 2012, a pesar de que aún le faltan casos por homologar.

El gremio de camioneros que encabeza Hugo Moyano no debatió aún sobre el pedido de un extra a fin de año, pero dirigentes de jerarquía confirmaron a LA NACION que sí o sí habrá una solicitud a las cámaras empresariales. El año pasado, lograron una bonificación de 2500 pesos que se pidió en diciembre, aunque se terminó de negociar recién en febrero.

"No hay una escalada inflacionaria, pero se va a pedir un bono de acuerdo con la suba de los precios y con las quitas por Ganancias. Todos pedirán algo", dijo un moyanista de la primera hora.

Con argumentos similares, el puñado de gremios que responde a Luis Barrionuevo ya decidió reclamar un plus para noviembre o diciembre. El monto oscilaría entre los 1000 y 2000 pesos, según fuentes de la CGT Azul y Blanca.

El debate también alcanzó a la CGT que encabeza el metalúrgico Antonio Caló . Una mayoría de dirigentes ya decidió ir a la carga por una bonificación adicional. Todavía no se definió una cifra, aunque ya se acordó que no será una exigencia grupal, sino particular de cada gremio.

"Hay inflación porque hay demanda y hay dinero", intentó minimizar el alza constante de los precios un dirigente de peso de la central ligada al kirchnerismo, que mañana se reunirá con el ministro Tomada, para que le otorgue la certificación como la CGT oficial, en los hechos, la interlocutora exclusiva frente al Gobierno.

Sin embargo, desde el más oficialista hasta el opositor acérrimo, los gremialistas no creen en las mediciones del Indec. Para Caló, la inflación real es acorde con las negociaciones paritarias: es decir, un 24%. Para Moyano, es similar, tal vez unos pocos puntos más. Como con algunos otros reclamos, el Indec es otro ítem que genera coincidencias entre las fuerzas sindicales.

Genera inquietud entre los sindicatos el retraso del anuncio oficial para elevar el umbral del mínimo no imponible al impuesto a las ganancias.

Moyano y la CTA disidente de Pablo Micheli expresaron su malestar con un paro y una movilización a la Plaza de Mayo. La CTA kirchnerista de Hugo Yasky se apuró en celebrar un aumento, que, hasta el momento, es tan sólo un manifiesto de buena voluntad que no ha tenido concreción efectiva.

En tanto, a modo de presión, en la CGT de Caló confiesan que los tiempos se van agotando y comienzan a fijar plazos. Oscar Lescano fue terminante: debe haber una respuesta inmediata, en los próximos 30, 40 días.

Caló se entusiasma con un acto en diciembre, que será el 12 de ese mes, en el que anhela mostrar como logros propios una eventual mejora en el impuesto a las ganancias y la reactivación de los reintegros de fondos a las obras sociales sindicales, un tema crítico para todos los gremios, que la semana pasada generó una fuerte tensión con el Gobierno. Por ahora, deberá conformarse con las promesas, ya que la Casa Rosada se ha mostrado refractaria para hacer concesiones en estos dos temas centrales..

EN TODOS LOS FRENTES HAY DEMANDAS

Docentes bonaerenses

Es el grupo más intransigente. Tienen previsto realizar huelgas de protesta contra Daniel Scioli el jueves y viernes próximos

Los bancarios

Son los primeros en negociar un adicional por el día de su gremio, que consiste en 1250 pesos por única vez a aplicarse en diciembre

Camioneros

No debatió cuál será la demanda, pero en el gremio se da por hecho que habrá un reclamo como el que el año pasado le permitió una bonificación especial de 2500 pesos

La CGT Azul y Blanca

Los gremios agrupados en la central de Luis Barrionuevo acordaron reclamar un bono de entre 1000 y 2000 pesos para fin de año

La CGT de Caló

Se resolvió que todos pedirán una bonificación especial, aunque cada gremio hará una demanda particular, de acuerdo con la situación de cada sector

ATE

Los gremios de este sector están insatisfechos con el 21% de aumento obtenido en las paritarias de este año y ya planifican protestas

Del editor: qué significa.

El Gobierno promovió la división del frente sindical. Pero eso no le garantiza docilidad frente a la pérdida de poder adquisitivo.

Comentá la nota