Gremios redoblan la apuesta y exigen al Gobierno evitar remarcaciones por un año

Gremios redoblan la apuesta y exigen al Gobierno evitar remarcaciones por un año
Tanto Moyano como dirigentes de la CGT de Caló renovaron sus críticas a la medida. “Nos toman por tontos”, se quejó el jefe de la UTA. Insisten con aumentos del 25%

El líder de la CGT opositora, Hugo Moyano, reprochó ayer el acuerdo de congelamiento de precios por dos meses anunciado por el Gobierno al denunciar que se trata de una maniobra para ponerle techo a las negociaciones salariales, mientras referentes sindicales de la central que conduce Antonio Caló redoblaron la apuesta contra el Ejecutivo y advirtieron que solo un control de precios por un plazo mínimo de un año podría servir para contener las demandas de los gremios.

“Con esto el Gobierno nos toma de tontos y los que seguimos pagando por trabajar somos los trabajadores”, se quejó el titular de la UTA y dirigente de central más cercana a la Casa Rosada, Roberto Fernández, en referencia al acuerdo anunciado el lunes por el Ejecutivo para que las grandes cadenas de supermercados congelen por 60 días el precio de todos sus productos. Fernández fue más allá y reclamó que el Gobierno debe garantizar que “los supermercados congelen sus precios por 365 días y no por 60” si pretende disciplinar la discusión salarial y evitar que los aumentos superen un tope del 20%.

El titular del gremio que agrupa a los choferes de colectivos rechazó en forma terminante que los sindicatos vayan a rever sus demandas salariales tras la medida dispuesta por la Casa Rosada y, tal como anticipó ayer este diario, ratificó que el piso de los reclamos rondará el 25%. “Este no satisface en lo más mínimo a los trabajadores. Además pagamos los impuestos más altos y estamos pagando para trabajar”, remarcó en alusión al creciente peso de los descuentos por Ganancias sobre los salarios.

Desde el sindicalismo opositor, pero con una opinión similar, Moyano también criticó el acuerdo de congelamiento de precios con los supermercados y sostuvo que con esa medida junto con la reciente suba del mínimo no imponible de Ganancias, el Gobierno pretende “poner un techo” a las paritarias. “Esto reduce la posibilidad de discusión y va a trae conflicto”, alertó el líder camionero en declaraciones radiales y abundó: “Más que nada es una pantalla para tratar que las discusiones reduzcan la posibilidad del aumento que permita recuperar el poder adquisitivo del salario”.

Moyano reiteró que “la base y el piso” para el caso de la discusión salarial que llevará adelante su propio gremio será del 25% y renovó sus cuestionamientos a la política económica de la presidenta Cristina Fernández. “La Presidenta se cansó de decir que los empresarios la juntaron con pala y ahora le dicen a los trabajadores que volvamos a la época donde el salario no llegaba al 80% del poder adquisitivo”, sostuvo. Y agregó: “Si ella cambió de actitud en una política que ya no es tan nacional y popular, que lo diga abiertamente o que diga, señores: ’no vamos a discutir paritarias porque si no sería un circo que no tendría sentido y vamos a dar aumento por decreto‘”.

Las recientes medidas del Ejecutivo y los próximos pasos del sindicalismo opositor frente a esas decisiones constituirán los ejes de conversación que hoy por la mañana Moyano mantendrá en la sede del gremio de Camioneros con el titular de la CTA disidente, Pablo Micheli. Durante el encuentro ambos dirigentes evaluarán la forma de dar continuidad a la “unidad de acción” que las dos centrales pusieron en marcha el año pasado para exigir al Gobierno mejoras en Ganancias, aumento de asignaciones familiares y la distribución de fondos a las obras sociales, entre otros planteos. Al respecto, voceros de ambos sectores garantizaron que continuarán con el plan de lucha conjunto, aunque prevén recién para mediados de marzo la concreción de nuevas medidas de fuerza contra la administración kirchnerista.

Comentá la nota