Los gremios redoblan presión por excepción de Ganancias del aguinaldo

La CGT de Caló espera reunirse esta semana con Cristina. Y pide de mínima que el medio aguinaldo sea excluido del tributo. Inquieta al Gobierno que se multipliquen protestas

El retorno de la presidenta Cristina Fernández a la actividad después de casi un mes alejada de la gestión por sus problemas de salud reavivó toda la expectativa del sindicalismo más afín a la Casa Rosada por inminentes medidas del Gobierno destinadas a atender uno de sus principales reclamos: la excepción del medio aguinaldo del pago del impuesto a las Ganancias. El titular de la Uocra y referente cercano al Ejecutivo, Gerardo Martínez, se convirtió ayer en la punta de lanza del renovado ejercicio de presión de la CGT oficial por una definición concreta del Ejecutivo. Y hasta le recomendó a la Presidenta que "no estaría mal" que el anuncio de la exclusión de Ganancias del aguinaldo se concrete hoy en el marco del discurso que Cristina pronunciará en la convención anual de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), evento que marcará el retorno de la mandataria a su actividad oficial. "Teniendo en cuenta el tiempo en el que estamos, lo menos que pretendemos es que el medio aguinaldo no se vea sujeto al impuesto", remarcó el sindicalista, a la vez que insistió en que ese planteo se inscribe en la fuerte preocupación gremial por el impacto de la inflación sobre los salarios.

Martínez blanqueó la creciente expectativa de la primera línea de la CGT que lidera Antonio Caló por un alivio en la carga de Ganancias, mientras aguarda una respuesta de la Casa Rosada al pedido de audiencia que elevó a la Presidenta la semana pasada. "Más de esta semana no se puede demorar", señaló un gremialista respecto del momento en que se concretaría la cita con la mandataria.

En esa línea, en la entidad advierten de la necesidad de una medida urgente que apunte a contener el deterioro de los salarios y rechazan de plano que el anuncio que hará mañana en la sede de Smata la Superintendencia de Salud y por el cual se incrementan los fondos para las obras sociales sindicales pueda servir para contener las demandas por la rebaja de Ganancias. "Son cosas totalmente diferentes. El poder de compra de los salarios se deterioró mucho por la inflación y los trabajadores necesitan una compensación porque sino la situación social se va a complicar más de la cuenta", alertó un referente de la cúpula cegetista en clara alusión a un escenario de conflicto antes de fin de año.

Justamente ese horizonte es el que más inquieta a la Casa Rosada. Los poderosos gremios del transporte profundizarán el jueves su estrategia de presión por la rebaja de Ganancias con un paro de 3 horas que afectará el normal funcionamiento de los servicios de transporte público. A la medida también se plegará el sindicato de Camioneros, que lidera Hugo Moyano, quien no descarta la posibilidad de avanzar con una medida más fuerte y de alcance nacional en las próximas semanas si el Ejecutivo sigue dilatando respuestas al reclamo por la excepción del medio aguinaldo del pago del polémico tributo.

Ya la semana pasada en el marco de la jornada nacional de protesta convocada por su central y diversas organizaciones de izquierda, el titular de la CTA opositora, Pablo Micheli, vaticinó "un diciembre muy complicado" si no hay respuestas a los pedidos por Ganancias y el pago de un suplemento salarial para compensar la inflación. Y hasta el reelecto titular de la CTA oficial, Hugo Yasky, alertó al Go bierno que "sería un error tremendo" no exceptuar el aguinaldo del tributo.

Comentá la nota