Gremios de Salud piden un aumento mayor que el resto de los trabajadores

Tanto UTS como Médicos Unidos reclaman una diferenciación en la oferta salarial respecto al resto de los estatales, a la vez que estarían de acuerdo con una negociación trimestral previo a un fuerte aumento de sueldos.
Desde las agrupaciones sindicales representativas de trabajadores y profesionales de la Salud, expresaron que la Provincia deberá hacer una fuerte diferenciación salarial de este sector respecto al resto de los trabajadores de la administración pública provincial, a la vez que rechazaron cualquier oferta que incluya un índice de un solo dígito.

Paula Meana (UTS) aseguró a este diario que no hubo, hasta ahora ningún acercamiento con el Gobierno, y que, de ser convocados la oferta deberá satisfacer sus reclamos.

“No se han comunicado con nosotros ni oficial ni extraoficialmente, pero si nos llaman, nuestro reclamo va a pasar por un básico de $ 5.600 que es el valor de la canasta básica”, afirmó.

En cuanto a una recomposición de un 20% anual, la dirigente aseguró que sería rechazado de plano. “Si lo que el gobernador pretende es dar un 5% trimestral desde ya que esa oferta sería rechazada. Si tenemos en cuenta que los básicos de los trabajadores van desde $ 1.600 a $ 2.300, entonces ese aumento no llegaría siquiera a los $ 1.000 de bolsillo”, expresó.

Al respecto, Rubén Cantero (Médicos Unidos) puntualizó que un aumento del 5% es muy bajo. “Cuando estamos llegando a los cuatro meses de paro, no podemos aceptar una recomposición que incluya ese porcentaje. Ese índice no llega siquiera a cubrir nuestras expectativas si tenemos en cuenta que el sector profesional tiene sus salarios con un 30% de retraso”, dijo a LA MAÑANA.

Además, Cantero afirmó que tanto el gobernador como el jefe de Gabinete habían reconocido que el reclamo de los médicos era justo.

“Nosotros reclamamos un básico de $ 8.000 para los profesionales médicos, por lo que la oferta gubernamental deberá tener eso en cuenta”, afirmó.

Diferenciación de Salud

En cuanto a las futuras negociaciones, tanto Cantero como Meana se mostraron a favor de una diferenciación del sector respecto a los demás trabajadores.

“Nosotros no somos egoístas, pero en su discurso de campaña José Manuel de la Sota dijo que debía haber un trato diferenciado con los trabajadores de la Salud. Creemos que esa diferenciación tiene que ser grande, ya que nuestros sueldos son los más bajos de la Argentina”, dijo Meana.

A su turno, Cantero afirmó que los profesionales son quienes más atrasados tienen sus salarios. “La recomposición que tenemos que tener es mucho mayor a la del resto de los trabajadores provinciales, ya que quienes hemos quedado atrás con nuestros sueldos somos nosotros”, expresó.

Por último, Meana afirmó estar de acuerdo con una negociación trimestral de sueldos teniendo en cuenta la inflación registrada en los supermercados, situación que, de acuerdo a la sindicalista, deberá ser posterior a una fuerte recomposición salarial.

“Vemos con buenos ojos que la discusión salarial se abra cada tres meses teniendo en cuenta el índice de precios en la góndolas, pero primero deberá llegar un fuerte aumento salarial que se acerque a lo que venimos reclamando”, finalizó.

Lo cierto es que, tras el rechazo de la dirigencia del SEP de una posible recomposición del 20% anual, y el sector de Salud reclamando una fuerte diferenciación y aumento de sueldos previos a levantar las medidas de fuerza, febrero no será fácil para el gobernador.

Tampoco será fácil de digerir para los gremios estatales que un sector que no es representado mayoritariamente por el SEP obtenga una recomposición salarial que supere ampliamente el obtenido por el resto de los trabajadores, si es que el gobernador se inclina por satisfacer los reclamos en la Salud.

Es entre una disconformidad gremial de unos, y el paro indefinido de otros que José Manuel de la Sota deberá balancearse en un año que financieramente aún no luce muy alentador.

Comentá la nota