Gremios y sindicatos piden la reapertura de paritarias

Gremios y sindicatos piden la reapertura de paritarias
Reclaman la inmediata actualización salarial ante el espiral inflacionario que arrancó fuerte en 2014.

Ya lo habían adelantado en diciembre cuando el espiral inflacionario comenzó a dispararse a un ritmo mayor y, sobre todo, luego de que el Ejecutivo provincial cediera a la demanda de la Policía de aumentar el salario mínimo de los efectivos en un 50%. Ahora, el resto de las organizaciones sindicales exigirán salarios similares al que se pactó con las fuerzas de seguridad y por eso solicitan la reapertura de las paritarias lo más pronto.

Consideran que si bien varios gremios cerraron las paritarias entre octubre y noviembre del año pasado, la escalada de precios impide la fijación de un salario para todo el período 2014.

Cierto es que en febrero, se abrirá un ciclo de tensas negociaciones entre el Ejecutivo y los gremios de estatales y entre sindicatos y los privados. En diálogo con El Tribuno, el secretario gremial de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), David Vuenaventura, sostuvo que “ni dudamos en que vamos a plantear la reapertura de las paritarias. No tenemos estudiado el porcentaje porque es difícil definir algo en un marco de semejante incertidumbre. Ningún trabajador puede ganar menos de $8.000”. Bajo la cúpula de la CTA se encuentra la Asociación de Profesionales de la Salud (Apsades) y a la Asociación de Trabajadores del Estado. En tanto que del sector privado, representa a los ingenios San Isidro y El Tabacal.

Vuenaventura añadió que los sueldos actuales “son bajísimos, dos mangos cobra la gente mientras todo sube: la luz, el gas y el agua. A la hora de la jubilación nos damos cuenta de la pérdida que tenemos”.

Los médicos no se quedarán atrás. Miembros de la Interhospitalaria, -asociación que agrupa a los nosocomios de la capital y de General Gemes- adelantaron que tienen la intención de solicitar que se reabra la discusión de salarios para el año 2014. “Recomposición salarial es lo que venimos pidiendo. El sueldo básico nuestro es de $3.400. Queremos insistir con nuestro viejo pedido de un básico de $10.000”, manifestó Justino Ustares, miembros de la Interhospitalaria. Y aclaró que “el Gobierno nos dijo que no hay reapertura de paritarias, pero es imprescindible que nos recompongan el salario básico. Queremos aumentos sobre el básico”.

El pasado año, los médicos del sector público, cerraron un acuerdo por el que se fijaba el 24% como porcentaje de incremento.

El sector de comercio, recién definirá el acuerdo salarial este año, en marzo o abril. “Hay mucha incertidumbre. Si hay un ajuste fuerte en febrero, vamos a pedir más aumento cuando negociemos en las paritarias. Pedir el 30% es poco, un 40% razonable, y un 50% tal vez mucho. El gran problema hoy, es que no hay ni techo ni piso”, afirmó el secretario gremial del Sindicato de Trabajadores del Comercio, Angel Ortiz.

DAVID VUENAVENTURA (CTA) Y ANGEL ORTIZ (COMERCIO)

Actualmente, un empleado que trabaja en un comercio, tiene un salario de $5.600 en bolsillo. El sueldo bruto llega a los $6.800.

El secretario de la entidad Docentes Agremiados de Salta (DASA), Ramiro Maldonado dijo “pedimos la apertura de paritarias y exigimos que el 25% que se había acordado para 2013 y que nosotros rechazamos, se pague en su totalidad entre los meses de febrero y julio y que en agosto se acuerde otro 25% a pagar entre ése mes y diciembre”.

Maldonado asegura de antemano, que el resto de los gremios docentes no lo acompañarán en este reclamo.

En total, llegan a 800 los docentes -la mayoría de escuelas públicas- los que integran DASA.

“Somos el único gremio docente disidente de este Gobierno. El resto, son funcionales al Ejecutivo y siempre están en común acuerdo”, manifestó el dirigente gremial.

JUSTINO USTARES (INTERHOSPITALARIA) Y RAMIRO MALDONADO (DASA)

Una protesta con precedente

La protesta policial que se desencadenó simultáneamente en todo el país -en diciembre de 2013- sentó un fuerte precedente y la mayoría de los gremios tienen presente ese hecho. Es que en aquella oportunidad, tan solo pocos meses atrás, la Policía reclamó un incremento salarial del 50%. Y lo obtuvo. La tensa negociación, que duró días, elevó el salario de $4.342 que percibía un ingresante a $ 6.516 y para el resto de las categorías el aumento fue en la misma escala. Se fijó así un sueldo más cercano al valor de la canasta básica de alimentos. Incrementos similares a ése es el que la mayoría de los gremios se ven tentados de solicitar en estos momentos. No obstante, apenas quedó resuelto el conflicto, el ministro de Economía, Carlos Parodi, manifestó que la Provincia no está en condiciones de otorgar aumentos salariales mayores a los pactados durante las paritarias -24%- y que no hay fondos para equipar el salario de los estatales con el de los policías.

Comentá la nota