Los gremios del transporte ratificaron el paro y exigen cambio profundo en Ganancias

"El paro se hace sí o sí", advirtieron. Intentarán sumar a Moyano, Barrionuevo, Micheli y los bancarios a la medida de fuerza para reclamar por una reforma del impuesto

El frente de gremios del transporte ratificó ayer el paro dispuesto por el sector para el próximo martes 31, en reclamo de una profunda reforma del impuesto a las Ganancias, en medio de las crecientes especulaciones sindicales sobre la posible suspensión de la protesta. Además, dirigentes del sector advirtieron que la medida se mantendrá incluso en el supuesto de que el Ejecutivo avance con cambios mínimos en el tributo, como la suba del mínimo no imponible, y no modifique las escalas y alícuotas de Ganancias. 

"El reclamo es por una reforma de fondo del impuesto y si el Gobierno no va por ese camino el paro se hará si o si", afirmaron dirigentes del sector. De esa manera, los poderosos gremios del transporte buscaron despejar los rumores acerca de un posible levantamiento del paro, temor que llevó incluso esta semana a la conducción de la CGT opositora, que encabeza Hugo Moyano, a postergar cualquier decisión sobre su posible adhesión a la medida de fuerza. "Que no tengan miedo, el paro se va a hacer y será muy contundente", enfatizó un dirigente del frente que reúne a gremios del sector ferroviario, el transporte de pasajeros y de cargas, la actividad aeronáutica y diversas ramas del sector marítimo y portuario.

La decisión del grupo de reforzar públicamente el llamado a la huelga de fin de mes fue convenida en el marco de un encuentro que mantuvieron algunos dirigentes del frente. Allí, además de avanzar en algunos preparativos de la medida de fuerza, se definió la modalidad para que los gremios que abandonaron la estructura de la Unión General de Trabajadores del Transporte (UGATT), alineada con la CGT de Antonio Caló, se incorporen formalmente a la conducción de la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), dominada por el moyanismo.

Si bien inicialmente la idea del sector era la de convocar a un congreso de la CATT para aprobar la elección de nuevas autoridades, ayer se resolvió que los sindicatos de La Fraternidad y la UTA se incorporen a la entidad ocupando los puestos dejados vacantes por otros gremios que emigraron a las filas de la UGATT, como los taxistas de Omar Viviani, la Unión Ferroviaria y el Somu, entre otros. Así quedó definido que Omar Maturano (La Fraternidad) será el nuevo secretario adjunto de la CATT, secundando al actual titular de la entidad, Juan Carlos Schmid (dragado), cuyo cargo vence recién a mediados de 2016.

Durante los próximos días los

principales referentes del sector se dedicarán de lleno a intentar sumar la mayor cantidad de sectores para fortalecer la medida de fuerza. Para ello insistirán en las gestiones con Moyano y los gremios que le responde, además de con la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo y la CTA opositora de Pablo Micheli. Su apuesta también involucra a algunos gremios independientes que comparten la presión por cambios en Ganancias, como el caso de los bancarios de Sergio Palazzo.

Comentá la nota