Los gremios del transporte se unen y acuerdan un plan de lucha

A los gremios del transporte les gusta describirse a si mismos como el brazo armado del sindicalismo por su enorme poder de daño: pueden parar los colectivos, los ómnibus de larga distancia, los trenes, los aviones y el transporte de cargas y el marítimo.

 La novedad de esta semana fue que 32 gremios de la actividad –sobre un total de 36– acordaron reclamar todos juntos un bono salarial de fin de año que compense la alta inflación y la falta de actualización de Ganancias. Esperarán hasta el miércoles 12 y si para esa fecha no obtuvieron una respuesta, saldrán a mostrar su descontento. Ya hay, inclusive, un plan: que un mismo día y a una misma hora, todos los gremios realicen asambleas en simultáneo en sus lugares de trabajo, lo que provocaría enormes demoras en la prestación de los servicios.

“La complicación que generaríamos sería gigantesca si todos los gremios del transporte hacemos asambleas de tres o cuatro horas en simultáneo a primera hora de la mañana de un día”, explicó anoche a Clarín un dirigente sindical aliado de Hugo Moyano.

Otro sindicalista amplió: “No habría plafón entre todos los gremios del transporte para llamar a un paro, por eso lo de las asambleas simultáneas sería una buena salida

Desde la fractura de la CGT en dos partes en 2012, los gremios del transporte también quedaron divididos en dos federaciones diferentes. Una es la moyanista CATT, que lidera el portuario Juan Carlos Schmid. La otra es la UGATT, que conduce el maquinista Omar Maturano.

El miércoles pasado, Schmid y Maturano encabezaron una reunión en la que 32 dirigentes de gremios del transporte avanzaron en un principio de unidad.

Lo sobresaliente, sin embargo, fue que también acordaron salir a reclamar en conjunto el pago de un bono de fin de año.

Schmid fundamentó anoche a Clarín el pedido del plus navideño. “Por un lado, muchos gremios todavía no cobraron el ultimo tramo de sus  acuerdo salariales. Pero por otro lado, el que negoció por el 32 o el 33% se lo terminaron llevando puesto porque la inflación anual va llegar al 37 ó 38%.  Y si encima  le sumas que no habrá ninguna modificación en ganancias, los trabajadores están perdiendo mucho más”.

En lo que no existe uniformidad es en el valor del bono. Omar Maturano informó a Clarín que ya envió notas al Ministerio de Trabajo, al de Interior y Transporte y a las empresas ferroviarias reclamando una bonificación de $ 5.000.

Los camioneros de Hugo Moyano están reclamando $ 4.000. El colectivero Roberto Fernández reclamaría una suma similar. “Creo que el  bono tendría que tener un tope de $ 4.000, pero cada sindicato tiene que discutir con sus patronales el monto a percibir”, explicó el titular de la UTA.

Varios de los gremios del transporte que estuvieron en la reunión del miércoles integran la CGT oficialista y además tienen una buena relación política con la Casa Rosada. Otros, además, tienen un potencial punto débil: sus patrones reciben subsidios estatales, con los que pagan parte de los salarios.

Por eso, en el encuentro se resaltó una cuestión: que ninguno podrá echarse atrás a último momento. “Lo que se resuelva deberá ser acatado por todos”, contó Juan Carlos Schmid , titular del sindicato de Dragado y Balizamiento.

En la misma línea, el maquinista Omar Maturano completó: “Si nadie saca los pies del plato, tendremos la fortaleza suficiente como para que no se muevan trenes, colectivos, barcos, camiones ni aviones”

Comentá la nota