Grietas en la CGT de Moyano por la postura de sus dos legisladores

Grietas en la CGT de Moyano por la postura de sus dos legisladores
Pese a que la entidad publicitó su rechazo a la reforma, persisten las dudas sobre el voto de sus diputados. Piumato anunció paro de judiciales y marcha mañana al Congreso
ELIZABETH PEGER Buenos Aires

La polémica reforma judicial que impulsa el Gobierno abrió grietas en el seno de la CGT opositora que lidera Hugo Moyano. Si bien la semana pasada esa central anunció públicamente su rechazo a varios de los proyectos que componen la reforma, hasta ayer estaba en duda la posición que asumirán los dos diputados de la entidad, Facundo Moyano y Omar Plaini, durante el debate de mañana en la Cámara de Diputados.

Las diferencias dentro de central moyanista quedaron en evidencia ayer en las idas y vueltas de importantes dirigentes. Por la mañana, el jefe del gremio de los judiciales y principal opositor sindical a la reforma del Ejecutivo, Julio Piumato, garantizó el voto en contra de Facundo Moyano y Plaini. “Es lo que se resolvió en la reunión de consejo directivo”, dijo Piumato en declaraciones radiales.

Sin embargo, después de que los dos legisladores de extracción sindical admitieron públicamente que aún no habían definido su voto, el jefe de los judiciales aclaró sus dichos e indicó que ambos votarán “con conciencia y responsabilidad”. Piumato encabezó por la tarde una conferencia de prensa para anunciar un paro de 72 horas de los trabajadores de su gremio y oficializar la adhesión de la CTA disidente de Pablo Micheli a la marcha convocada por la CGT para mañana al Congreso. Moyano, quien originalmente iba a participar de la conferencia, optó por el silencio en medio de la polémica desatada respecto de la posición de los diputados de la central respecto de los proyectos más conflictivos (la limitación de las medidas cautelares, la creación de los tribunales de Casación en materia previsional y laboral, y el voto popular de los miembros del Consejo de la Magistratura).

Luego de la campaña iniciada por un grupo de organizaciones no gubernamentales para que doce legisladores que no tienen definido su voto, entre los que figuran Moyano hijo y Plaini, rechacen la reforma, los dos diputados de origen sindical evitaron anticipar públicamente su posición. Facundo Moyano adelantó que “va a dar el debate que sea necesario” porque, según dijo, no va a “agachar la cabeza ni obedecer” todo lo que el Frente para la Victoria le pide. “Tendremos nuestras objeciones, trataremos de modificar lo que creemos que hay que modificar y si no se modifica no votaremos, y si se modifican veremos qué hacemos”, señaló.

En tanto, Omar Plaini afirmó que aún le falta terminar de analizar los proyectos y manifestó que “llama la atención” la “presión mediática” que se ejerce en el tema. “Lo vamos a analizar con Facundo. Somos parte del Frente para la Victoria pero hemos marcado nuestras diferencias” en otras iniciativas, indicó el titular del gremio de los canillitas, quien consideró que la reforma “no es ni la panacea (de la democratización de la justicia) ni es que mañana se terminan los derechos cívicos elementales”. Incluso, Plaini aseguró que en la CGT “siempre ha respetado la libertad de conciencia” de los legisladores que forman parte del movimiento obrero.

En el entorno de Moyano las opiniones ayer estaban divididas entre quienes daban por hecho que ambos diputados votarían en contra de los proyectos y quienes señalaban que los legisladores no darían quórum en la sesión. Sin embargo, dentro del bloque kirchnerista de Diputados deslizaban la posibilidad de que Plaini apoyara con su voto la sanción de la reforma

Comentá la nota