Un grupo de fileteros se manifestó frente a la casa de un empresario marplatense

Se trata de más de 45 trabajadores, que se quedaron en la calle sorpresivamente. Piden soluciones y una indemnización, ya que aseguran que su situación es crítica
Un grupo de trabajadores de una cooperativa que sorpresivamente cerró y no solo los dejó en la calle sino que también se quedó con sus herramientas de trabajo se manifestó este lunes frente a la casa de Pedro Baldino, empresario pesquero que les proveía y luego comercializaba la materia prima. Respaldados por el Sindicato de Obreros de la Industria del Pescado (Soip) piden soluciones y una indemnización.

La tranquilidad que usualmente se registra en la zona de Lavalle al 4400 por ser un barrio bastante exclusivo quedó opacada este lunes por la mañana como consecuencia de una ruidosa manifestación y quema de gomas llevada adelante por un grupo de fileteros frente a la casa de un reconocido empresario pesquero marplatense. Es que, los trabajadores, cansados de esperar respuestas, decidieron trasladar su reclamo hacia donde ellos creen está la respuesta: la casa de Pedro Baldino.

Según explicó a El Atlántico Agustín Santana -uno de los exempleados- los más de 45 compañeros se vienen manifestando hace tres semanas cuando cerró la planta para la que operaban. “La cuestión es que nos dejaron sin trabajo, cerraron la planta y nos robaron las herramientas de trabajo. Por eso hoy no tenemos ni trabajo ni elementos y nos dejaron en la calle”, explicó Santana, quien remarcó que la decisión de ayer de trasladar el reclamo al domicilio legal del empresario fue una de las últimas medidas “para que alguien nos escuche y se haga cargo”.

“En primera medida ellos (por los empresarios) dicen que venden el pescado, pero todos sabemos que en su momento ellos ingresaban a la planta y se lo llevaban luego”, explicó el trabajador, al tiempo que sostuvo que si bien los exempleados de la cooperativa eran los encargados de la manufactura, la empresa retiraba el producto y lo congelaba. “Por eso decimos que hay un vínculo y lo hacemos partícipe a él”, indicó el representante de los trabajadores en relación a Baldino, para luego advertir que el pedido es “aunque sea una indemnización” porque estaban cumpliendo tareas “en una cooperativa trucha”.

En esa misma línea, Santana relató que son 47 los trabajadores que se quedaron sin empleo. “Hace tres semanas que estamos con esta situación, no tenemos recursos ya para mantenernos en la parte alimentaria ni para llevar a la familia”, se lamentó y luego recordó que el cierre fue de un día para el otro y que la molestia de la gente no viene solo por ese lado sino también porque se hayan quedado con sus herramientas, necesarias para “poder hacer una changa, más con la situación caótica en el puerto”.

Por último, el filetero destacó las gestiones efectuadas por el Soip y aseveró que la dirigencia se está “comportando muy bien”. “Nos están ayudando desde un primer momento, es la primera vez que creo un poco en el Soip porque están casi las 24 horas y nos proveen la parte alimentaria, pero se les hace difícil, porque somos muchos”, concluyó.

Comentá la nota