Guardavidas bonaerenses retoman medidas de fuerza para la segunda quincena de enero

Guardavidas bonaerenses retoman medidas de fuerza para la segunda quincena de enero

En Villa Gesell , los trabajadores decidieron cumplir funciones a reglamento dejando de afrontar las horas extras. Cuestionan la falta de equipamiento y la falta del cumplimiento de la legislación que regula la actividad.

A diferencia de otros veranos donde los conflictos gremiales quedan sepultados en la primera semana de enero, la segunda quincena de la temporada de verano se ve amenazada con la profundización de las medidas de fuerza por los gremios de guardavidas.

En Villa Gesell, dichos trabajadores decidieron trabajar a reglamento como forma de reclamar mejoras en las condiciones laborales ante la falta de equipos de seguridad y personal en los balnearios, iniciativa que estará acompañada por una movilización por la playa para visibilizar la protesta.

“Esta medida no implica ningún tipo de retención de tareas, sino que no se trabajaran horas extras, por lo que el servicio se prestará seis horas de corrido entre las 10 y las 16”, informó la Unión de Guardavidas de Gesell, quien inició la medidas de fuerzas ayer, extendiéndose hasta hoy.

En diálogo con Telam, Santiago Javier Mandía, Secretario de organización del gremio de guardavidas, afirmó que "el sector empresarial y el Estado municipal no cumplen con ninguna de las dos leyes que regulan la actividad, ya que tanto la ley nacional número 27.155 como la ley provincial 14.798 son sistemáticamente transgredidas".

"Hay 26 balnearios con faltantes de guardavidas y el 80 por ciento de los puestos no cumple con los elementos mínimos e indispensables para brindar seguridad tanto a los bañistas como a los propios trabajadores", remarcó el sindicalista.

Por último, agregó que "falta todo tipo de equipamiento, como botiquín de primeros auxilios, camillas rígidas, flotantes y desfibriladores", y enfatizó: "No puede ser que hace dos años hayamos tenido muertes por accidentes con rayos y aún no tengamos un desfibrilador”.

Comentá la nota