Guardavidas exigen municipalización de 170 trabajadores de playas privadas

Guardavidas exigen municipalización de 170 trabajadores de playas privadas
El secretario general del gremio, Néstor Nardone, presentó un proyecto de ordenanza al Concejo Deliberante. Dijo que garantizar seguridad “es una obligación indelegable del Estado”. Confirmó además el fracaso de la reunión paritaria
Entrado el mediodía de este jueves, el secretario general del Sindicato de Guardavidas, Néstor Nardone, se arrimó hasta la presidencia del Concejo Deliberante para entregar un proyecto de ordenanza para estatizar, “de una vez por todas”, el servicio de seguridad en playas.

Lo que el dirigente le solicita al poder político de turno es la municipalización de los 170 trabajadores que todavía se emplean bajo relación de dependencia privada.

Entre los argumentos que sustentan la demanda, Nardone mencionó a la imposibilidad de estos guardavidas de gozar de aportes jubilatorios y la “indelegable pero delegada” obligación del estado de garantizar el servicio de seguridad en playas.

“En 2001 logramos municipalizar al 70% de los guardavidas, y ahora exigimos que se incorpore a estos compañeros a la planta municipal, porque así hay trabajadores de dos categorías”, expresó el referente gremial, que anteayer presentó la misma iniciativa ante las autoridades del Ejecutivo comunal.

Para Nardone, “es inadmisible que la integridad física de los turistas y marplatenses que asisten a balnearios de la ciudad quede a custodia de los intereses del sector privado”. “Esa es una responsabilidad del Estado, no de los empresarios. Insisto con que es una obligación indelegable”, definió Nardone, en diálogo con El Atlántico.

Actualmente, los 170 trabajadores que no pertenecen a la planta municipal están repartidos en balnearios de La Perla, el Centro, Zona Sur, Punta Mogotes y Playa Grande. En total, Mar del Plata cuenta con 600 profesionales.

“Esperamos que pueda abrirse una instancia de conversación con el Ejecutivo. Creemos que no es descabellado el pedido, y menos su argumento”, sostuvo el secretario general del Sindicato de Guardavidas.

POR UN AUMENTO SALARIAL

A raíz de la división entre trabajadores privados y empleados estatales, el gremio de guardavidas tiene que defender por partida doble el salario del sector. Primero lo hace en paritarias con los dueños de balnearios y luego, en mesa redonda, con las autoridades municipales.

Y en esta línea, el miércoles por la tarde, la dirigencia sindical se reunió con los empresarios en una audiencia ministerial que “fracasó”, según palabras de Nardone.

“Es que no hubo acuerdo sobre el tema del incremento. Entonces definimos ir a un cuarto intermedio hasta el 27 de noviembre. Ellos ofrecen un 20% y nosotros les exigimos un 30%”, apuntó el secretario general.

“Es una lastima esta postura de los empresarios porque se trabaja para salir adelante y llegar sin problemas a la temporada. Sin embargo no podemos avanzar. No se ponen a la altura de las circunstancias, viven en otro planeta porque no quieren tener en cuenta al momento de la negociación salarial, los altos índices de inflación que sufren los trabajadores”, manifestó Nardone.

Acerca de cómo vienen las conversaciones salariales con el Municipio, Nardone explicó: “Por ahora no hemos charlado al respecto. Estamos esperando cerrar con los privados para pedir el mismo porcentaje”.

Desde el sindicato no rechazarían, en un principio, pactar un 25% de aumento. “En todo caso, nos parece un arreglo justo. Un consenso”, calificó el dirigente, que sí espera que avance “con agilidad” el proyecto de municipalización de los guardavidas.

Comentá la nota