Guardavidas y Municipio cerrarían el aumento

Guardavidas y Municipio cerrarían el aumento
Lo harían al retomar el cuarto intermedio pactado en la audiencia del miércoles pasado. Los rescatistas piden un 30% de incremento, mientras que el Ejecutivo ofrece 20 desdoblado
Un nuevo y posiblemente último capítulo se sumará hoy a la novela de negaciones que por un aumento salarial entablaron hace tres semanas los guardavidas municipales con los funcionarios del Ejecutivo de Gustavo Pulti. A las 13.30, en la sede local del Ministerio de Trabajo de Provincia, las partes en conflicto intentarán arribar a un acuerdo laboral que aleje toda posibilidad de medida de fuerza por parte de los rescatistas, que ya convinieron con los concesionarios de balnearios un 25% de incremento.

El acta rubricada hace diez días con los empresarios privados operará, según algunos referentes de los trabajadores, como base mínima para la discusión, porque en Mar del Plata –según defendieron- “no pueden existir dos tipos de guardavidas”. La advertencia de los rescatistas llega a colación de la última oferta realizada por el Municipio, que propuso un incremento desdoblado del 20%: un 15% a pagar en noviembre y un 5% a percibir con la liquidación de enero de 2012.

El secretario de Gobierno, Ariel Ciano, aseguró a El Atlántico que son “muy buenas” las expectativas que tienen desde el Ejecutivo de cara a la reunión que mantendrán hoy con los dirigentes del Sindicato municipal y de la Unión de Guardavidas Agremiados.

“Tenemos toda la predisposición para cerrar un acuerdo que beneficie a las partes. Lo que más queremos es un verano con servicio de seguridad en playas”, manifestó el funcionario, tras aseverar que se está “realmente cerca de llegar a un buen acuerdo”.

Según dijo, hay posibilidades de que el Municipio puede estirarse hasta el 25% de incremento pactado con los privados. El tema, al que no hizo referencia, es si las cuentas municipales pueden afrontar un desembolso tan grande de una sola vez.

Posiblemente, la oferta del Ejecutivo será mayor en términos porcentuales, pero no establecerá modificaciones en tanto el modo de pago. Es decir, podría llegar a acordarse un 25%, pero desdoblado y a pagar entre noviembre y enero. Habrá que esperar al término de la reunión para saber si el ofrecimiento cierra entre los dirigentes gremiales.

El aspecto salarial es el único que falta resolver de una larga lista de demandas, que afortunadamente ya tuvieron consenso entre las partes. Hace dos semanas, luego de algunos incidentes que terminaron con destrozos en el palacio municipal, el Ejecutivo y los guardavidas se reunieron en la sede el Ministerio de Trabajo.

Allí acordaron, entre otras cosas, el “reingreso del personal embarazado que al momento de la designación presente un estado de gravidez no superior a los 7 meses de gestación y una antigüedad mínima de 2 temporadas”. Pactaron también la “ampliación del plantel actual de rescatistas”, a partir de la conformación de una comisión mixta que evalúe las necesidades de intensificar el número de guardavidas activos. También, avanzaron sobre la “creación de un régimen ágil de reemplazos y suplencias”, para evitar sobresaltos en los servicios de seguridad en playas, y acordaron “proceder concretamente sobre la extensión de anticipos jubilatorios por el 30% de la remuneración mensual computable”.

“En este sentido, la negociación fue un éxito. Cada uno de esos puntos habla de una mejora para el sector. Genera la estabilidad laboral que nosotros exigimos. De todos modos, esperamos poder arrimar consensos en materia salarial el miércoles que viene”, deslizó Nardone, en consonancia con lo expuesto por su par de la UGA.

“Estamos conformes con el acuerdo, pese a no haber cerrado sueldos. Creemos que todo estará supeditado a los que acordemos con los empresarios”, estimó Sánchez Cabezudo, al término del encuentro que se extendió por casi cuatro horas en el Ministerio de Trabajo de Luro y España.

Según indica el acta, el Municipio se comprometió también a “realizar las liquidaciones salariales pendientes a la fecha de finalización de cada temporada, dentro de los 30 días de operado el término del empleo”. Es decir, antes del 15 de mayo, dado que el cuidado profesional en playas se extiende hasta el 15 de abril.

Comentá la nota