Gullé seduce al gremio con la eliminación del turno noche

Gullé seduce al gremio con la eliminación del turno noche

El nuevo procurador se reunió con la asociación de empleados judiciales. Le pidieron el fin del horario rotativo.

El nuevo procurador general, Alejandro Gullé, sigue firme en su idea de modificar el funcionamiento del Ministerio Público Fiscal. No sólo busca los cambios sino que también avanza en actitudes conciliadoras para que se le facilite esa tarea.

Así, si bien tiene diferencias con algunos gremios, como los funcionarios judiciales, con otros avanza en conversaciones.

Así lo demuestra la reunión que tuvo con representantes de los empleados del Poder Judicial, con quienes se comprometió a evaluar la posibilidad de eliminar los horarios rotativos y el turno noche.

Gullé ya había adelantado algo el lunes, ante los legisladores que estudian la nueva ley de Ministerio Público.

De hecho, insinuó que busca que de noche sólo trabaje una fiscalía por departamento, donde actúen dos ayudantes de fiscal. Allí se recibirán las denuncias de los delitos más graves. El resto, será -como era hace años- tarea de las comisarías.

Además, la intención del procurador es que la gente que hoy se desempeña a la noche pase a reforzar las oficinas a la mañana y la tarde.

Que se acabe el horario nocturno fue una noticia bien recibida por el gremio. “Es bueno, sobre todo porque es un reclamo que venimos haciendo”, destacó Adriana Domínguez, su titular.

El funcionario y los gremialistas coincidieron en que “hay que mejorar la calidad de vida” de los empleados y por eso el servicio nocturno no debe estar. “La idea es que sólo trabajen voluntarios”, informó Domínguez.

La satisfacción gremial por la reunión es lógica, sobre todo si se contempla que es la primera en muchos años. De hecho, no recuerdan haber tenido un encuentro similar con el ex procurador, Rodolfo González, quien “sólo se manejaba con emisarios”, dijo Domínguez.

Por eso el gremio aprovechó para hacer una serie de pedidos. Además de la eliminación de la noche, solicitó el final de los horarios rotativos; mejoras en las condiciones “físicas y psíquicas” de los empleados y un régimen “único de seis horas de trabajo”, entre otros aspectos.

Un punto principal fue el “fortalecimiento del ámbito paritario con representación del Ministerio Público”. Es que con la nueva ley, el empleador de los judiciales ya no será sólo la Suprema Corte, sino también el procurador.

Esa petición va en línea con la idea de Gullé de buscar “autonomía financiera” del Ministerio Público, es decir, poder gastar su plata sin depender de la Suprema Corte (como es ahora).

Los funcionarios, en tanto, siguen con cautela las reuniones y dichos de Gullé. Es que el gremio, que días atrás cuestionó con dureza algunas de las medidas, principalmente el marcar ingresos y salidas en el reloj biométrico, aún no tiene una reunión similar a la de los empleados.

“Mañana (por hoy) le pediremos una reunión”, informó el secretario general, Marcelo Fekonja, que adelantó que “los trabajadores siguen esperando soluciones”.

Comentá la nota