“Ya no hablan de devaluación”

“Ya no hablan de devaluación”

El presidente del Banco Central advirtió que los críticos ya no prometen devaluación porque “saben que los argentinos valoran la estabilidad”. Anticipó que se anunciarán nuevas medidas para orientar el crédito hacia la población.

“Quienes hacen una religión del voto de los mercados, deberían rendirse a la evidencia de que el país está en la senda correcta”, aseguró ayer el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, al clausurar la primera jornada del VI Congreso de AEDA. El funcionario sostuvo que la mejora en los valores de los activos y los bonos responde a un reacomodamiento de precios en sintonía con la percepción de los inversores acerca de un crecimiento de la economía. “Sin embargo, ahora sostienen que es una apuesta al cambio (de gobierno)”, ironizó. En su exposición remarcó la necesidad de fortalecer la inversión para alinear la oferta al aumento del consumo. Al respecto, adelantó que en los próximos días se anunciarán medidas tendientes a orientar el sistema bancario a la población y a los sectores más postergados.

La presentación de Vanoli se basó en un exhaustivo racconto de las medidas que aplicó desde su asunción al frente del organismo monetario y que permitieron estabilizar el mercado cambiario. “Si el último trimestre del año pasado fue cuando se dio fin a la especulación cambiaria, el primer trimestre de éste fue la consolidación de la estabilidad cambiaria”, dijo el titular del BCRA. En un panel previo, el economista Miguel Bein, quien asesora al precandidato presidencial Daniel Scioli, destacó la situación del país y las oportunidades que se abren para conseguir financiamiento externo con el que superar la restricción externa. Sin embargo, alertó sobre la responsabilidad que genera esa situación. “Es un peligro, porque cada vez que tuvimos oportunidades (de financiamiento externo) lo usamos para cualquier cosa”, aseguró.

Por su parte, Vanoli explicó que la negativa a utilizar la devaluación de la moneda para ganar competitividad a fines del año pasado no respondió a cuestiones ideológicas. “No había que convalidar la devaluación dado que, en aquel contexto en particular, cualquier variación no administrada del tipo de cambio no iba a tener ventajas en la competitividad o en el aparto productivo, sino que iba a impactar en precios”, afirmó el funcionario, quien aseguró que la clave fue revertir las expectativas que se habían generado desde los sectores concentrados con ayuda mediática.

Resaltó la importancia de haber reforzado la supervisión en los bancos para evitar abusos. “Se necesitaba un Banco Central que coordinara con el Ministerio de Economía para controlar y vigilar el sistema financiero en su conjunto. Se requería voluntad política, pero tampoco estaba aceitado el mecanismo de supervisión a principio de 2014, por decirlo de una manera light”, señaló Vanoli en un tiro por elevación a su antecesor, Juan Carlos Fábrega, quien renunció luego de que la Presidenta criticara la inacción del organismo en el control al sistema financiero en un momento en que el blue se había disparado.

Detalló que la discusión ideológica detrás de la contienda electoral por la Presidencia de la Nación requiere que cada candidato deje en claro cuál será su política económica, financiera y cambiaria. “Esa será la divisora de aguas electorales, ya que muchos siguen insistiendo en políticas que llevaron a la crisis a muchos países en el mundo”, consideró Vanoli. Por último, remarcó que “los precandidatos ya no hablan de devaluación, como sucedía hasta el año pasado, porque se dieron cuenta de que los argentinos valoran la estabilidad cambiaria (...). No hay nada que asegure más el crecimiento que la inclusión social. Así lo muestra la experiencia de los últimos años”, concluyó.

Comentá la nota