Habrá paros de subtes, salud y docentes en demanda por salarios

Trabajadores de centros de medicina privada, de subtes y docentes porteños pararán esta semana en reclamo de mejoras salariales para sus respectivos sectores.
En ese sentido, el cuerpo de delegados de las cinco líneas de subterráneos y el Premetro paralizará mañana las tareas entre las 19 y las 22 en demanda de un incremento salarial y el reconocimiento de la personería gremial.

Reclaman una suba salarial del 35%, el 2% en concepto de antigüedad y la inmediata actualización del valor del viático.

Los metrodelegados están enfrentados con la Unión Tranviarios Automotor (UTA), liderada por Roberto Fernández, y vienen exigiendo al Ministerio de Trabajo que les reconozca la personería gremial.

En tanto, gremios docentes confirmaron un paro de actividades también para mañana en las escuelas porteñas. El reclamo es por mejoras salariales y laborales. Los docentes de ocho sindicatos porteños además realizarán mañana, a las 14.30, una movilización frente a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad.

Los sindicatos que promueven el cese de actividades son UTE, AMET (técnicos), UDA, ADEF (educación física), AEP, CAMyP, SEDEBA y los privados de SADOP.

La medida de fuerza surge tras el fracaso para reabrir la discusión salarial con el gobierno de Mauricio Macri, desde donde argumentaron que los maestros habían ya firmado en marzo el acuerdo anual por salarios.

Algunas de las peticiones de los docentes fueron el adelantamiento del cronograma de pagos y la recomposición salarial, estabilidad de los docentes interinos del nivel medio y terciario y la aplicación de la ley de profesor por cargo.

A su vez exigieron el pago de los salarios en tiempo y forma, creación de nuevas escuelas y jardines y rechazo absoluto al cierre de grados.

Por su parte, los trabajadores privados de la salud decidieron profundizar las medidas de fuerza en reclamo de un salario básico inicial de $ 3.000 y anunciaron un paro por 48 horas para este miércoles y jueves, que afectará la atención en sanatorios y clínicas privadas.

La huelga fue oficializada por la Federación Argentina de Sanidad (Fatsa), que conducen Carlos West Ocampo y Héctor Daer, que sostuvo que la oferta empresaria de 22% de incremento salarial es “insuficiente” porque no garantiza un piso de $ 3.000 para la categoría inicial de enfermeros.

La profundización del plan de lucha de los trabajadores del sector arrancará hoy con la realización de asambleas informativas en todos los establecimientos médicos privados, en el marco de la declaración del estado de alerta y movilización.

Comentá la nota