“Hasta ahora el termómetro no está en rojo, pero no falta mucho”

“Hasta ahora el termómetro no está en rojo, pero no falta mucho”

Así lo expresó Eduardo Bercovich, secretario Adjunto de ATE, al hacer referencia al pedido que presentaron para que se reabran las paritarias y discutir el salario de los últimos meses del año. El dirigente indicó que “hay mucha indignación de la gente, sobre todo porque el Ejecutivo viene diciendo que no hay plata, declaró la emergencia económica” y sin embargo aumentaron los sueldos del Intendente, los funcionarios y las dietas de los concejales. 

La decisión por mayoría del Concejo Deliberante de incrementar sus dietas y el sueldo del Intendente en un 100 por ciento, y el de los funcionarios un 38 por ciento aproximadamente, generó la reacción de los gremios municipales.

En este caso, desde la Asociación de Trabajadores del Estado -ATE- el secretario Adjunto,Eduardo Bercovich, indicó que el jueves pidieron la reapertura de las paritarias porque así se lo pidieron los afiliados.

Sucede que a la “indignación” de los trabajadores por la suba de sueldos de los políticos, se suma que el aumento que consiguieron en febrero de este año ya lo licuó la inflación. Es por esto que quieren que se reabra la mesa de discusión salarial.

“Descontento e indignación”    

“A principios de este año fue la paritaria que cerró un aumento del 34 por ciento escalonado y que a esta altura ya quedó en el camino porque la inflación proyectada es del 45 por ciento. Por esto, solicitamos la reapertura urgente de las paritarias”, señaló Bercovich al hablar con este diario.

Según indicó, en las recorridas que por estos días están realizando a los distintos lugares de trabajo “los compañeros nos preguntan qué pasa con los sueldos, porque los concejales, el Intendente y los funcionarios se están aumentando los suyos cuando está declarada la Emergencia y, sin ir más lejos, hace unos meses pedían 100 pesos de contribución para el Hospital Pintos”.

“Por eso, queremos que se abra la paritaria para discutir nuestros salarios y llegar a cubrir la inflación que hubo”, agregó.

Sobre cuánto influyó que el Concejo Deliberante aprobara los incrementos, dijo que “la gran mayoría de los trabajadores quiso que pidiéramos la reapertura de las paritarias. Hay mucha indignación de la gente, sobre todo porque el Ejecutivo viene diciendo que no hay plata, declaró la emergencia económica y el Concejo la aprobó y aumentó las tasas lo que quiso. Entonces decimos, qué rápido esta gestión revirtió el desfasaje financiero…”.

El dirigente marcó luego que “entendemos que los concejales, el Intendente y los funcionarios tienen que cobrar bien, pero los trabajadores también. Para nosotros, no era el momento para que se aumenten los sueldos”.

En ese contexto, aseguró que “nos llama la atención cómo rápidamente han tomado muchas decisiones y la sociedad empezó a enardecerse, sobre todo después del aumento que se dieron” y advirtió que cuando Bertellys dejó el Frente para la Victoria y se pasó a Cambiemos “los compañeros mucha alusión no hicieron, se quedaron al margen. Pero con el aumento sí que reaccionaron”.

Consultado qué pasos seguirán si no logran que se reabran las paritarias, Bercovich indicó que “los compañeros han expresado su descontento y además es real la gran inflación que hay. En el recorrido por todos los sectores donde estamos haciendo asambleas con los trabajadores, el termómetro son ellos. Y hasta ahora el termómetro no está en rojo, pero no falta mucho”.

Agregó que “de todas maneras, los que tienen que tomar una decisión son los trabajadores, y nosotros los apoyamos en lo que sea que decidan”.

Otro de los gremios municipales también pidió la reapertura de las paritarias. En cuanto a la posibilidad de unificar la lucha, consignó que “no nos hemos juntado aún con ninguna otra organización, pero nosotros no descartamos ninguna estrategia. Pero son los trabajadores los que se tienen que poner al frente para reabrir las paritarias”.

Advirtió que “iremos evaluando cómo siguen las cosas. Queremos que este Ejecutivo se haga cargo de que la inflación es muy superior al porcentaje que dieron”.

Asimismo, apuntó que si el Intendente “se da cuenta que hizo mal y da marcha atrás a los aumentos como ya lo hizo en abril pasado, de todas maneras nosotros vamos a pedir que reabran la discusión porque la inflación está golpeando demasiado”.

Insistió entonces en que “no descargamos ninguna estrategia ni ningún plan de acción conjunta con otras organizaciones”.

Las paritarias en Tapalqué    

El dirigente también se refirió a las paritarias en Tapalqué, donde lograron alcanzar un acuerdo luego de varias reuniones.

Al respecto, comentó que “se hicieron algunas reuniones entre gallos y medianoche, en las que el intendente Gustavo Cocconi disponía cuál iba a ser el aumento y el sindicato municipal (Asociación de Empleados y Obreros Municipales de esa ciudad) avalaba cualquier tipo de decisión política, sin pelear por algo mejor”.

Finalmente, después de presentar una denuncia en el Ministerio de Trabajo y una medida cautelar en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo, ATE se sentó a la mesa de discusión.

Luego de cuatro paritarias, el último viernes “el Ejecutivo empezó ofreciendo 800 pesos remunerativos no bonificables. Pero fuimos traccionando a las otras organizaciones -AEOM y UPCN- y finalmente nos ofreció 1.232 pesos, de los cuales 616 pesos van al básico retroactivo a julio y el resto son remunerativos no bonificables”, esto es que lo perciben hasta los jubilados, se computa en el aguinaldo pero no en las horas extras ni en los viáticos ni en la antigüedad.

Explicó luego que acordaron un monto fijo porque los trabajadores de Tapalqué tienen distintos básicos en una misma categoría. Por ejemplo, a algunos les figura 3.800 pesos y a otros -por el mismo puesto y misma carga horaria- más de 6.000.

“Es una ensalada cómo pagan los básicos. Así que no pudimos hacer el aumento por porcentaje, porque no es lo mismo un 30 por ciento en los distintos básicos”, consignó.

En el acta de esa paritaria, también quedó asentado que se va a trabajar para que todos los trabajadores lleguen al salario mínimo, vital y móvil.

También en esa reunión, “logramos que por primera vez se pasen a plata a 30 compañeros y que sea por antigüedad”.

Tapalqué tiene alrededor de 600 trabajadores, de los cuales 350 están en planta y los restantes son temporarios. En septiembre volverán a sentarse los gremios y el Ejecutivo de esa ciudad para acordar otro aumento para los últimos tres meses del año.

Para finalizar, Bercovich se mostró conforme por los avances en Tapalqué e insistió que Azul debe seguir el mismo camina de reapertura de paritarias.

Comentá la nota