“Hicimos malabares pero pagamos compromisos propios y ajenos”

“Hicimos malabares pero pagamos compromisos propios y ajenos”

la intendenta Fernanda Antonijevic, en su discurso de final de año realizó un repaso de las distintas áreas, aludió que en cuanto a logros será un año difícil de superar y que afrontarán el año venidero con nuevos desafíos en busca de un Baradero mejor.

“Este 2017 ha sido un año muy, muy intenso, un año en el que logramos conocernos bastante bien y trabajar mucho mejor”, inició la jefa comunal y continuó: “Cuando uno hace balances, normalmente piensa en lo que no logramos hacer durante el año, y desde ese lugar seguro que quedó bastante sin resolver, pero yo digo que por cortitos que sean los pasos, lo importante es saber que los dimos en la dirección que queremos para nuestra ciudad y para quienes nos rodean. Sin embargo, no puedo dejar de decirles que me siento orgullosa, creo que en este 2017 hemos dado pasos agigantados en el crecimiento de Baradero”.

Antonijevic destacó que “es el año en el que logramos una universidad nacional en la ciudad, un paso trascendental en la historia de un pueblo. Y también conseguimos dos nuevos jardines de infantes, una gran inversión en infraestructura, creamos salas maternales, el club de Innovacion, el punto digital, tenemos wifi pública gratuita. Un año en que definimos una obra importantísima como la de defensa costera contra las inundaciones, acompañada de uno de los paseos más lindos que tendrá la ciudad. Intervenimos el alma misma del pueblo, con la obra de Anchorena que cambiará nuestra fisonomía pueblerina para siempre”.

La intendenta señaló que el 2017 fue “un año en el que servicios públicos permitió que se pueda entrar a todos los barrios, con un gran trabajo en la mayoría de las calles de la ciudad. Extendimos la conectividad urbanas con pavimento, cordón cuneta o rap y con obras de bacheo indispensables. Un año en el que planificación y obras públicas casi colapsa, pero por la gran cantidad de obras aprobadas, licitadas y en ejecución”.

También realizó un repaso por el ámbito cultural y expresó: “Un año en el que la cultura se hizo notar con el mejor festival de los últimos tiempos y un febrero en el que vibramos también con el Rock y Maluma y todo el año con nuestras bellas fiestas populares, que han sido un éxito”.

En cuanto a lo económico manifestó que fue “un año difícil” y que en Hacienda “hicimos malabares, pero terminamos encausar el barco y pagando los compromisos propios y heredados”.

Antoniijevic además marcó que fue “un año con mucho trabajo social que nos ayudó a paliar los problemas laborales del sector privado. Y en el que dimos pasos enormes en el cuidado de los más indefensos, nuestros niños, ancianos y enfermos. Con una gran gestión en el Hogar de Ancianos, que hoy estamos logrando habilitar, con un hospital que se amplió y la salud pública que mejora día a día, con nuevos proyectos como la Casa de la Mujer, el centro comunitario NK, la recuperación del vivero municipal y saldando también la deuda de infraestructura con el Hogar del Niño, con una obra que dedicamos a nuestra querida Vero Bard, que nos dejó este año”.

Evaluó que “falta mucho pero cada paso que damos, lo hacemos pensando hacia afuera, hacia nuestros vecinos, en cómo mejorar la calidad de vida de nuestra gente, pero también hacia adentro, hacia nuestro equipo municipal, brindando mejores condiciones de seguridad y comodidad en el trabajo, en cada área que tenemos la posibilidad de intervenir y así lo hicimos: en el hospital, los hogares, el palacio municipal, las comisarías, recuperamos el edificio del registro civil, hicimos una nuevo edificio para licencias, trasladamos planificación y obras públicas, el juzgado de faltas, el Centro Universitario y otras dependencias que fuimos mejorando. Logramos cohesionar un equipo de trabajo en el que funcionarios, empleados, y cooperativistas tuvieron como objetivo común, mejorar la ciudad, cada cual desde su lugar. Eso se vio reflejado en Octubre, cuando casi el 50 por ciento, de nuestra gente nos volvió a elegir: porque cuando el oficialismo local gana una elección de medio término, no es una cuestión netamente partidaria, ni de reconocimiento a un intendente o a los candidatos, sino el reconocimiento de una gestión, que se logra con un gran equipo, así que esa victoria electoral es el reconocimiento al esfuerzo de todos (aún a los compañeros que no nos votan, pero trabajan por un Baradero mejor)”.

Para finalizar dijo: “Llega un nuevo año con nuevos desafíos, y no vamos a descansar, hay que ir por nuevos logros, con más compromiso, porque ya hemos tomado conciencia que la tarea que entre todos hacemos, beneficia no sólo a la generación actual, sino que será un legado a quienes nos sucedan, para nuestros hijos y para nuestros nietos y por eso, no tenemos que ahorrar ningún esfuerzo”. Y deseó un “feliz 2018 “para todos”.

Coment� la nota