Histórico e inédito acuerdo salarial de estatales bonaerenses

Histórico e inédito acuerdo salarial de estatales bonaerenses

La mayoría de los gremios aceptaron la propuesta del gobierno y cerraron las paritarias del último trimestre de este año y de 2017. El piso será de 4,5 por ciento cada tres meses. Si la inflación es mayor, se ajustará para que el trabajador no pierda poder adquisitivo. Aumentaron los viáticos y 15.000 empleados pasarán a planta permanente.

El gobierno bonaerense y la mayoría de los gremios estatales acordaron ayer en paritarias un aumento salarial por quince meses, con un piso del 18 por ciento de suba de sueldos para todo 2017, y con la posibilidad de reabrir las negociaciones cada tres meses si la inflación fuera mayor a ese porcentaje.

El acuerdo, calificado como “histórico” por la gobernadora María Eugenia Vidal, fue aceptado por representantes del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (Soeme), la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN); la Federación de Gremios Estatales Bonaerenses (Fegeppba), Salud Pública y Apoc, entre otros, que representan alrededor del 70 por ciento de los trabajadores estatales bonaerenses.

Los sindicatos mencionados aceptaron también la propuesta que hizo el gobierno provincial hace una semana, que incluye una suba promedio al básico de 3,6% para el último trimestre de este año, lo que implica un 34,6 por ciento anual. 

Además, el gobierno se comprometió a implementar “un plan progresivo de pase a planta de trabajadores que están en condiciones temporarias y que abarca a 15.000 trabajadores en esa situación y a 3.500 becarios”.

El acuerdo, según fuentes gubernamentales, contempla el pago de una bonificación extraordinaria del 10% del sueldo básico en tres cuotas (octubre-noviembre-diciembre) y un incremento de la “bonificación remunerativa no bonificable” que cobran los estatales de acuerdo al régimen horario.

El aumento del 18 por ciento para 2017 se aplicará en cuatro cuotas de 4,5%, en enero, abril, julio y octubre. 

El acuerdo implica también la actualización de lo que se paga de viáticos que estaba congelado desde 2011 en $190 y que pasará a $1.200, lo que implica un aumento del 531 por ciento.

La paritaria estatal comenzó en febrero y el gobierno otorgó en marzo una suba de 15,6% y en julio otra de 15,4%. 

Asimismo, se había comprometido a reabrir la paritaria en octubre para negociar el incremento del último trimestre, negociación que comenzó hace dos semanas y que culminó ayer, al cerrar un alza para el octubre, noviembre y diciembre del 3,6 por ciento.

Dos puntos claves 

Es importante destacar que en el cierre paritario de ayer quedaron plasmadas dos necesidades de los gremios.

Por un lado, las partes acordaron que si de alguna manera las variables del contenido económico general tenidas en cuenta a la fecha del acuerdo sufrieran una alteración que modificara el equilibrio y la ecuanimidad alcanzada por las partes en el presente, el Poder Ejecutivo convocaría a reuniones técnicas específicas: salariales, de condiciones laborales y/o de higiene o seguridad que corresponda.

Además, se estableció que “se deja expresa constancia de que cualquier mejora económica, remunerativa y/o de condiciones de trabajo que se acuerde sectorialmente en el ámbito de las paritarias sectoriales y/o en las mesas técnicas que se celebren durante el año 2017 en cualquier organismo provincial serán de aplicación concreta e inmediata sin perjuicio del aumento acordado para dicho período”.

En el texto del acuerdo fue explicitado que el convenio de adecuación salarial tiene fuerza de decisión paritaria, conforme a la Ley nº 13.453 y será exigible para las partes intervinientes, a la vez que será ejecutable por la Justicia contenciosa administrativa.

Vidal: “Ahora podremos discutir otras cuestiones”

Tras la firma del acuerdo con los estatales bonaerenses en la sede del Ministerio de Economía, la gobernadora María Eugenia Vidal señaló que se trata de “la primera paritaria que se cierra para todo 2017” y sostuvo: “Por primera vez en mucho tiempo el gobierno acordó la paritaria de la Provincia con sus trabajadores por quince meses”.

“Tenemos un diciembre distinto, con un Indec cuyo índice de inflación podemos creer, con un Gobierno nacional que puso en marcha un plan que hace que la inflación vaya en descenso”, añadió la mandataria.

“Demostramos que el conflicto no siempre es el mejor camino para llegar a acuerdos. Sentarnos a dialogar es el camino en el que creemos (sic) y así miles de familias tendrán la tranquilidad de saber cómo cierra el año”, dijo Vidal.

La gobernadora, que estuvo acompañada por los ministros de Economía, Hernán Lacunza y de Trabajo, Marcelo Villegas, aseguró que si bien la Provincia “sigue teniendo serias dificultades económicas, nos comprometemos a las cosas que podemos cumplir”.

Vidal aseguró estar “muy satisfecha” con el trabajo que se realiza en equipo y explicó que “ahora podremos discutir otras cuestiones, como condiciones de trabajo, al no tener que estar todo el tiempo discutiendo salarios”.

“Este acuerdo es histórico -insistió- y demuestra que hay un camino para hacer política en el que creemos y que da resultado. Que cada parte cumpla con su palabra genera confianza”, resaltó.

El impacto en los salarios de los empleados de la ley 10.430

- Año 2016

Marzo: 15,6%

Julio: 15,4%

Octubre: 3,6%

Total: 34,6%

- Año 2017

Enero: 4,5%

Abril: 4,5%

Julio: 4,5%

Octubre: 4,5%

Total: 18%

- El trabajador ya no cerrará a la baja respecto a la inflación. Si en el primer trimestre de 2017 el alza de precios, de acuerdo al Indec, supera el 4,5%, se ajustará la diferencia al incremento salarial. Y si es menor, no

- 15.000 los empleados estatales que pasarán a planta permanente.

- 531% el aumento en el pago de viáticos. Pasa de $190 a $1.200.

- 10% de bonificación extraordinaria al sueldo básico en tres cuotas: octubre, noviembre y diciembre de 2016.

“Estamos muy satisfechos con el logro alcanzado”

Así lo afirmó a este diario el ministro de Trabajo de la Provincia, Marcelo Villegas. Para el titular del área laboral, el convenio alcanzado se logró gracias “a la confianza y el diálogo” conseguido entre el gobierno y los gremios.

El histórico acuerdo paritario alcanzado ayer entre el gobierno de la Provincia de Buenos Aires y la mayoría de los gremios estatales, que incorpora un piso del 18% de incremento salarial para el año que viene, con una cláusula acomodable trimestralmente al índice inflacionario dado por el Indec, trajo felicidad y previsibilidad al escenario político y económico bonaerense de cara a 2017.

El convenio, que también incluye una mejora del 12% para el trimestre octubre-diciembre de la bonificación sustitutiva de Urpes, fue celebrado por las organizaciones gremiales y la administración de María Eugenia Vidal como un verdadero logro tras tantas semanas de reuniones y conversaciones entre las partes, que terminó con la inclusión de viejas reivindicaciones laborales postergadas.

Uno de los artífices de este proceso de acuerdo entre el gobierno y los sindicatos fue el ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, quien en diálogo con diario Hoy sostuvo: “Hemos logrado un acuerdo que trasciende el año 2016 tal como nos habíamos comprometido con los trabajadores estatales de la Provincia en un año muy complejo y muy tenso”.

Para el titular del área laboral, “esto ocurrió por tres razones: primero porque la inflación viene en declive en forma sostenida; en segundo lugar porque creemos en el Indec, donde se ha hecho un gran trabajo de credibilidad no solo para los argentinos sino para el exterior también, porque esto nos representa”, y continuó: “En tercer lugar por la confianza y el diálogo que logramos establecer con los gremios, donde en las malas fuimos confiables los unos con los otros, entonces es razonable que si avizoramos un escenario de mayor previsibilidad, también seamos capaces de consensuar”.

Empuje y seguridad

La tranquilidad conseguida con el acuerdo entre trabajadores y gobierno tuvo como principal virtud el trabajo de hormiga hecho entre ambas partes durante varias semanas, donde lo que primó fueron las conversaciones que tenían un claro eje: brindar seguridad y volver confiable y previsible a la Provincia.

En ese sentido, Villegas aseguró: “La confianza se traduce en diálogo, y el diálogo se tiene que transferir en resultados, esto es el producto de eso. Además de alguna manera es histórico, porque volvemos a un esquema de previsibilidad donde el Estado provincial hace su presupuesto a tiempo y donde, en función de ese presupuesto, puede prever cómo va a ser el manejo de sus recursos”. 

Según indicó el ministro: “Estamos muy satisfechos y, para mí, la parte más importante del acuerdo, y en esto creo que coincidiré con los amigos de los gremios, es que es histórico porque estamos terminando con la situación de precariedad de 15.000 trabajadores temporarios, transitorios, que tenían sus expedientes, que llevaban años prestando sus servicios y no estaban en la planta permanente del Estado”.

“Hemos terminado este año con el mal usado régimen de becarios en el área de Salud, pasando a los distintos regímenes, en este caso interiorizaciones y en otros planta transitoria temporaria, a los becarios que estaban en el ámbito de Salud, que son casi 5.000, con lo cual estamos hablando de que le llevamos tranquilidad y previsibilidad a 20.000 familias”, sentenció Villegas.

“Brindamos previsibilidad a los bonaerenses”

Otra de las voces que se expresó ayer desde el gobierno provincial por el acuerdo logrado entre el Ejecutivo y los sindicatos en el marco de la paritaria 2017 fue el ministro de Economía provincial, Hernán Lacunza, quien aseveró que “este es un entendimiento producto de un año intenso de diálogo que nos permite salir de la angustia de no saber si pagábamos los salarios hace un año”.

Para el responsable de las finanzas provinciales, “brindamos previsibilidad a los bonaerenses al firmar un acuerdo de este tipo. Logramos la capacidad de hacer acuerdos por 15 meses, donde hacer contratos más largos da la posibilidad de ser previsibles y ser convenientes para todas las partes, así que estamos muy satisfechos y entusiasmados con poder replicar esta metodología en otros sectores también”.

“El único factor de incertidumbre, como nadie tiene la bola de cristal, es saber si la inflación termina siendo superior al aumento, entonces no­sotros hemos cubierto esa incertidumbre para los trabajadores con este mecanismo de actualización automática de los salarios en una unidad de tiempo trimestral en el que, si la inflación es superior a la prevista, no hay nada que discutir, sino que directamente se aumentan los salarios”, subrayó Lacunza.

“Vemos este acuerdo de forma muy positiva”

Los gremios que aprobaron el acuerdo con el gobierno de María Eugenia Vidal representan a más del 70% de los trabajadores estatales de la Provincia, dándole de esta manera un marco contundente al logro alcanzado.

Miguel Zubieta, secretario general del Sindicato de Salud Pública, le señaló a nuestro medio: “Vemos este acuerdo de forma muy positiva, porque cerramos 2016 con un incremento para el trabajador de la Salud  que ronda el 41%, más el reconocimiento que se tenía hacia este sector por parte de la administración central de un 10%, que se paga por única vez en tres cuotas, y ahora se logra el acuerdo de arrancar en enero con un incremento del 4,5%”.

En este sentido, resaltó que “a partir de abril, tenemos el compromiso de hacer una revisión de acuerdo al índice inflacionario, es algo que tienen garantizado todos los trabajadores, además de que vamos mínimamente a empatar o incluso ganarle a la inflación”.

Para el dirigente gremial, “tanto Soeme, que representa a los auxiliares de la Educación, como el gremio de la Salud, hemos planteado la necesidad de las aperturas sectoriales para ambos, que somos considerados los más vulnerables por el tipo de tareas que hacemos y por la complejidad de las mismas. La propia gobernadora se comprometió, delante de mí y de Susana Mariño, a que una vez terminadas todas las conversaciones, en el transcurso de 2017 vamos a tener negociaciones sectoriales”.

Además, Zubieta destacó que recibió presiones e intimidaciones por parte de los sindicatos que no aceptaron el acuerdo con la Provincia: “Organizaciones que han rechazado este acuerdo salarial fueron al gremio a escracharme y tirar piedras. Ellos siempre ven todo desde una cuestión política, y nosotros miramos siempre primero al trabajador, a lo que él necesita. Hemos apuntado a un rumbo y no nos hemos equivocado. Eso, a estos sectores, les duele mucho”.

“El salario no va a perder su poder adquisitivo”

Julio Castro, titular del Sindicato de Obras Sanitarias de la Provincia de Buenos Aires (Sosba), también dio a este medio su visión del acuerdo logrado entre la Provincia y los gremios, al sostener que “el piso del acuerdo es el 18%; si la inflación en el primer trimestre es de 4,5% y el promedio llega a superar ese número, se va a pagar el valor de la inflación, lo que es algo histórico, porque el salario no va a perder su poder adquisitivo, ya que va a seguir el mismo monto de la inflación”.

Según el dirigente gremial: “Tenemos que reconocer que este gobierno, desde que llegó, nunca ha producido despidos en el Estado, y eso se logró también con el diálogo de todos los gremios que hemos querido dialogar. Se nos ha escuchado, y hasta hoy no hemos tenido ningún tipo de consecuencias, porque lo peor que le puede ocurrir a una persona es perder su trabajo”.

“No hay manera de que el trabajador salga perjudicado”

Al culminar ayer el acuerdo paritario, la secretaria adjunta del Soeme, Susana Mariño, se mostró satisfecha. “Es innovador lo que hemos convenido. Estamos contentos con que sea ajustable de manera automática en relación al alza de precios. Creemos que esta propuesta va a andar muy bien. No hay manera de que el trabajador salga perjudicado. Las cláusulas son claras”, afirmó la dirigente sindical. 

Mariño destacó la armonía entre la mayoría de los sindicatos y sostuvo que “somos positivos de cara al futuro. Predomina el diálogo con el gobierno y logramos un cierre paritario innovador”.

Lo que se acordó de manera general no inhabilita para que cada sector avance en demandas con necesidades específicas. Así fue como el Soeme cerró un plus mensual de casi $5.000 por mantener abiertos y funcionando los comedores escolares y los establecimientos educativos durante las vacaciones de verano. 

Tras un pedido del Soeme, se estableció una equiparación con las bonificaciones del personal docente, lo que se traduce en un aumento de más del 60%. También se está negociando la provisión de ropa de trabajo para porteros y em­pleados que cumplan funciones en los comedores escolares.

“A nivel general, el Soeme luchó para el pase a planta permanente de 15.000 trabajadores, con lo que ganaron estabilidad laboral, el aumento significativo en los viáticos para choferes (pasó de 190 pesos a 1.200 pesos) y un aumento en las asignaciones familiares del 15 por ciento”, detalló Mariño.

Coment� la nota