Ni el homenaje a Rucci logró unir a los sindicatos

Ni el homenaje a Rucci logró unir a los sindicatos
La interna de la CGT se escenificó en los distintos actos de reconocimiento al metalúrgico
La unidad sindical es un deseo imposible que ni siquiera se puede escenificar con una foto. A 40 años del asesinato del metalúrgico José Ignacio Rucci, la interna de la CGT quedó en evidencia, con actos por separado y expresiones aisladas, aunque con un mensaje casi idéntico: reivindicar la gesta del ex jefe de la central obrera, muerto a balazos dos días después del triunfo en las urnas de Juan Domingo Perón, en septiembre de 1973.

Como desde hace décadas, la cúpula de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) recordó a Rucci con una ceremonia en el cementerio de la Chacarita. Participaron únicamente los metalúrgicos, con su líder, Antonio Caló, a la cabeza.

"A Rucci lo mataron balas asesinas. A partir de su muerte el movimiento obrero está más unido", dijo ayer Caló, jefe de la CGT oficialista. Sin embargo, algunos hechos demuestran lo contrario. Ninguna de las tres vertientes de la central lograron ayer unificarse aunque más no sea para un homenaje. Y en los distintos reconocimientos que hubo en la jornada tampoco fue posible una participación conjunta.

La participación en política de Claudia Rucci, hija de la víctima, ayudó también a la atomización sindical. Claudia es diputada nacional y el 27 de octubre buscará revalidar su banca a través de Unidos por la Libertad y el Trabajo, el frente que conformaron Francisco de Narváez y Hugo Moyano. Tal vez por esta razón, la hija del metalúrgico evitó el retrato con Caló o con el macrista Cristian Ritondo, que encabezó otro homenaje a Rucci, pero en nombre de la Legislatura porteña.

Moyano no asistió anoche a la misa familiar que se celebró en la Catedral Metropolitana. Sí estuvo Caló. También estuvieron, claro, los hijos de Rucci: Claudia y Aníbal, quien suele peregrinar por los pasillos de la CGT Azopardo con bastante frecuencia.

El jefe camionero envió sus saludos a los familiares y difundió un comunicado en el que se reivindicó la gesta de Rucci. Nada más. También mandó su adhesión a Ritondo por la plaqueta que el legislador colocó en Avellaneda 2953, donde fue asesinado el referente de los metalúrgicos.

Moyano había encabezado el año pasado la movilización a los tribunales de Comodoro Py para exigir la reapertura de la investigación, algo que finalmente sucedió. En aquella marcha frente al inmenso edificio de Retiro coincidieron diferentes figuras de la oposición, entre las que se destacaban el gobernador cordobés, José Manuel de la Sota, y los legisladores nacionales Adolfo Rodríguez Saá y Graciela Camaño.

Los familiares de Rucci están convencidos de que los autores del crimen fueron integrantes de la agrupación Montoneros. Hubo avances en la Justicia, pero algunos miembros de la organización que aún están con vida lo continúan rechazando.

"Lo siguen negando por cobardes, lo niegan ahora porque sienten que la posibilidad de hacer justicia está más cerca. Muchos se hicieron cargo en libros, videos, diarios, reconocen haberse hecho cargo, explican los motivos, hablan de un error político, dan detalles", señaló ayer Claudia Rucci, en una entrevista con Infobae.

Por este motivo, la hija de Rucci le solicitó recientemente al juez federal Ariel Lijo, quien está a cargo de la causa, que amplíe las indagatorias y cite a dos nuevos testigos: la diputada nacional Gloria Bidegain (Frente para la Victoria), hija del entonces gobernador bonaerense Oscar Bidegain, y Miguel Bonasso, ex diputado nacional, escritor, periodista y ex militante de Montoneros.

Algunas paredes porteñas exhibían ayer afiches con una leyenda: "Rucci, asesinado por argentino y peronista". A 40 años de su muerte, en los diferentes homenajes recordaron su lucha gremial y su importante rol para lograr el regreso de Perón al país. Y Caló y Moyano coincidieron, al menos, en su pedido para que se hiciera justicia.

OTRO GREMIO QUE SE UNE A MOYANO

El gremio de Cortadores de Indumentaria estaba hasta ayer alineado con la CGT oficialista de Antonio Caló. Es más, hizo su asamblea en una sede de la UOM. Pero anoche, tras la votación, la oposición, encabezada por Raúl Santillán, se quedó con la conducción del sindicato. Santillán está apadrinado por Pablo Moyano..

Comentá la nota