Hora por hora: ¿Cómo fue la jornada de paro y piquetes en todo el país?

La medida de fuerza comenzó con el impedimento de circulación de los subtes por parte de la UTA y terminó con la conferencia de Moyano y Barrionuevo en la que aseguraron que la huelga "tuvo un acatamiento importantísimo".

A las 21 del miércoles arrancó el paro en la rama de Combustibles  cuando a esa hora dejaron de cargar los camiones que abastecen a las estaciones de servicio. Desde las 23, las líneas de colectivos que conectan la Ciudad con la Provincia ya no salían desde las terminales porteñas, por lo que numerosos trabajadores debieron ingeniárselas para poder retornar a sus hogares, puesto que los trenes tampoco funcionaban a esa hora.

En la noche del miércoles, la UTA impidió la circulación de los subtes, pese a que los metrodelegados querían trabajar y la única línea que iba a parar era la B.

A las 5 y media de este jueves, manifestantes lograron cortar la Panamericana.

A las 7 comenzaron los piquetes en el resto del país. A su vez, hubo violentos incidentes en Panamericana: un gendarme resultó herido cuando un grupo de manifestantes lo agredió durante el bloqueo iniciado sobre la autopista. 

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, consideró la huelga "un gran piquete nacional" y cargó fuerte contra el dirigente gastronómico, líder de la CGT Azul y Blanca.  

Por la mañana también se anunció que las estaciones del Sistema EcoBici permanecerían cerradas, informaron desde la cuenta de Twitter del sistema.

Barrionuevo repudió los cortes que realizan los partidos de izquierda. Facundo Moyano también criticó a la izquierda por los incidentes en Panamericana.

Buzzi, presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), opinó que "hay un país parado porque está en desacuerdo con la política económica y los canales hablan del piquete" y graficó que "hoy es un domingo".

El titular de la CTA opositora, Pablo Micheli, sostuvo que "es un paro de la gente, la gente está con bronca". 

El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, criticó los piquetes y opinó que "no puede ser que la gente esté amenazada o la intenten disuadir si quiere asistir a su trabajo".

Pasadas las 9, comenzaron a liberar los accesos a la Ciudad, menos la Panamericana. 

El ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, aseguró que la huelga "no contribuye a que el país siga creciendo" y lo calificó como "extorsivo". 

A las 10, Barrionuevo salió al cruce de las declaraciones de Capitanich y argumentó: "Soy un peronista ortodoxo".

El titular del gremio de Canillitas, Omar Plaini, aseguró en conferencia de prensa que "todo lo que se hace es político" y pidió "prudencia" al Gobierno.

Luego del mediodía, la Panamericana quedó habilitada y los accesos a la Ciudad fueron liberados.

El delegado gremial de la línea de trenes Sarmiento y dirigente de Izquierda Socialista, Rubén "Pollo" Sobrero, reconoció que "le revuelve el estómago" compartir el paro nacional con dirigentes como Luis Barrionuevo.

El gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, se refirió a la huelga: "El paro es un gran piquete al progreso del país, la gente necesita más de la propuesta". 

El titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, encabezó una conferencia de prensa pasadas las 17 en la que aseguró que el paro nacional tuvo "un acatamiento y una adhesión importantísima", que "en muchos casos superó el 90 o 95 por ciento" siendo en el conjunto del país "una jornada muy pero muy importante".

Luego de la conferencia, el Gobierno a través de Jorge Capitanich consideró que el paro fue político y "se plantearon temas que están desvirtuados por la realidad".

Comentá la nota