Horas cruciales en el conflicto del Puerto

Horas cruciales comenzarán a vivirse en torno al conflicto que mantienen trabajadores del Sindicato Unido Portuarios Argentinos, y que motivó que miles de cajones de pescado no puedan ser descargados de los buques.
Los trabajadores nucleados en el SUPA realizarán hoy una asamblea para determinar si aceptan levantar la medida de fuerza que vienen realizando, lo que motivó la paralización de la descarga de pescado, a partir de la propuesta recibida en las últimas horas para desarrollar un encuentro el viernes en Buenos Aires con el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada.

El bloqueo a las terminales 2 y 3 de la estación portuario marplatense continuó ayer y permanecerá en ese estado hasta que los trabajadores del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA) decidan si aceptan o no acatar la conciliación obligatoria y participar de esa reunión en Casa de Gobierno.

El titular de SUPA, Juan Carlos Ferreyra, reiteró anteayer -ayer no pudo realizarse una asamblea por falta de quórum, según trascendió- que no piensan levantar la protesta "hasta que nos den una solución, porque otras veces hemos levantado la medida y después no llegamos a ningún arreglo. Así que hasta que el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, no nos de una solución continuaremos aquí".

Sin embargo, el dirigente gremial confirmó que algunos funcionarios municipales -como el subsecretario de Gobierno, Martín Aiello, y el secretario de la Producción, Horacio Tettamanti- se comunicaron con ellos y prometieron "hablar con el Ministerio e intentar destrabar el conflicto. Vamos a ver", dijo con pocas esperanzas.

La medida de fuerza de los estibadores se basa en el reclamo de la jubilación para 240 trabajadores, aunque 31 de ellas tendrán que ser pensiones porque los asalariados fallecieron. "Esto se soluciona -explicó Ferreyra- si el ministro (Carlos) Tomada cumple con su palabra. El prometió darnos la jubilación y no cumplió".

Asimismo, ratificó que continuarán con la medida de fuerza y se mostró dispuesto a profundizar el plan de lucha que impide a las empresas descargar los cajones de pescado.

La postura del gremio cuenta con el apoyo de la Federación de Cooperativas y la Cámara de Empresas de Servicios de Estibaje.

El conflicto, que se desató el martes de la semana anterior, tiene en vilo a Mar del Plata. Los empresarios pesqueros volvieron a decir ayer que el sector corre peligro de perder 2.500 toneladas de mercadería si continúa el paro.

Sobre la postura de los empresarios, los trabajadores señalaron que "a (Oscar) Fortunato parece que le importa más la guita que la vida de los trabajadores. Por eso le decimos que de acá no nos vamos a mover. Vamos a jugar a fondo", sentenció Alfredo Almagro, que en otra protesta llegó a encadenarse en la puerta del Ministerio de Trabajo.

Los estibadores son los encargados de cargar y descargar los barcos.

Distintas gestiones

Numerosas gestiones se vienen realizando a fin de destrabar el conflicto. La viceministra de Trabajo de la Nación, Noemí Rial, en diversas oportunidades se ha mostrado receptiva ante la demanda y ha propuesto alternativas de solución porque considera razonable el pedido. En ese sentido, procura resolver por medio de una moratoria, combinada con aportes al Anses, realizados en forma de subsidios por parte del Estado provincial y del Ministerio de Trabajo, la situación objetiva de deuda previsional para que los trabajadores que se encuentran en edad de jubilarse puedan hacerlo.

Si bien las jubilaciones todavía no se han materializado, se lleva un pedido de negociación prolongado. La voluntad de las autoridades es generar respuestas positivas, se indicó, debiéndose recordar que la causa de la situación actual radica en la modalidad que tuvo una gran extensión en los años 90: a través de las cooperativas se evitaban pagar cargas sociales, jubilaciones, y aportes de toda índole.

Planteado el conflicto, el Ministerio de Trabajo solicitó su levantamiento para seguir avanzando en un acuerdo. Dicho planteo fue rechazado hasta que la semana pasada se dictó la conciliación obligatoria.

Como la medida continuó, aún con la conciliación dispuesta, diferentes sectores recurrieron a la Justicia Federal, pidiendo la intervención de Prefectura Naval para poder liberar la descarga de los barcos que se encuentran en el puerto con 35 mil kilos de merluza que no pueden ser procesadas en tierra. En las últimas 48 horas se incrementó la presión de la industria pidiendo la liberación del tránsito para que se pueda descargar la pesca. Hubo nuevas presentaciones reclamando por la inacción y se efectuó una denuncia penal por parte de una de las cámaras contra la conducción local de Prefectura por no garantizar el libre acceso a los muelles. Por otra parte, desde el jueves a través de diferentes funcionarios, el municipio entabló una acción mediadora en la que busca llegar a la instancia de un acuerdo que evite alternativas de desalojo por medio de la fuerza pública.

Pudo saberse también que entre el domingo y el lunes el ministro Tomada, a través del intendente municipal y de los funcionarios que dialogan con la representación gremial, hizo llegar a los trabajadores una nueva propuesta. La misma consiste en desarrollar el próximo viernes una reunión en el Ministerio de Trabajo de la Nación presidida por el propio Tomada, a la que se convocará también a Anses, Seguridad Social de la provincia, al Ministerio de Trabajo bonaerense, a la Administración del Puerto, en la que también participará el intendente a efectos de acordar una respuesta definitiva al pedido de los trabajadores. Por último, uno de los intervinientes en la instancia de negociación hizo saber que "nos estamos quedando sin elementos para poder asegurar la respuesta que los trabajadores quieren, porque el Ministerio de Trabajo ofrece alternativas que van cayendo en saco roto y la cosa ya no da para mucho más, porque el conflicto puede empezar a dejar sin trabajo a otros gremios". En consecuencia, será crucial la decisión que se adopte en las próximas horas.

Camioneros

Por otra parte, en otro sector del puerto local, continúa el conflicto de los trabajadores del sindicato de Camioneros con la empresa Moliendas del Sur, en reclamo del pago de haberes atrasados. Si bien el lunes pasado habían comenzado con las medidas de fuerza, bloqueando distintas entradas y salidas a la estación portuaria, ayer la protesta se realizó en la puerta de la planta de Moliendas del Sur, ubicada en la calle Pampero (ex 1003) y San Francisco (ex 1006).

Comentá la nota