En el hospital siguen las protestas

El personal decidió mantener la retención de servicios y la ocupación de las instalaciones en reclamo de la reincorporación de los despedidos. ATE reforzará su estado de asamblea permanente.
Solamente se atienden guardias en el centro asistencial cipoleño.

Los trabajadores y profesionales del hospital local decidieron continuar con la retención de servicios que vienen aplicando desde la semana pasada en contra del despido de empleados y el pase a disponibilidad de otros. En procura de acompañar los vertiginosos acontecimientos de estos días, harán hoy una nueva asamblea, en la que se definirá el curso de acción para los próximos días.

Cecilia Chavero, referente de prensa del personal en protesta, manifestó que en la asamblea de ayer por la mañana “se resolvió no levantar las medidas. La gente, si quiere acercarse e informarse, hay una mesa dispuesta permanentemente las 24 horas del día para brindar información de nuestra situación”.

Expresó también que se han armado y colocado en distintos lugares del centro de salud carteleras en las que “se explica lo que es la ley de disponibilidad, se explica cómo estamos funcionando y cómo se funcionaría sin los 30 trabajadores despedidos y mucho más sin los 150 en disponibilidad”.

Las instalaciones del nosocomio lucían ayer un estado constante de deliberación por parte del personal, que en su gran mayoría se ha plegado a la protesta. El panorama era de inmovilidad en materia de atención, salvo en las guardias de urgencia, que siguen funcionando. En los hechos, las instalaciones están ocupadas.

Los empleados en lucha, sin rechazar la intervención de los gremios ATE y UPCN, mantienen su autonomía en relación con las organizaciones sindicales. Y piden ser escuchados directamente, sin intermediarios. “Los trabajadores queremos ser escuchados. No queremos que sea solamente la voz de los gremios la que se pueda sentar junto con el gobernador y las autoridades a decir cosas que son de todos”, expresó Erika Martínez, una de las delegadas elegida por la asamblea para representar al sector.

“Nosotros pensamos que tiene que ser convocado el trabajador para poder dialogar también. Si bien los gremios representan a un grupo de trabajadores, a otros no. No todos los trabajadores se sienten representados por las autoridades de los gremios”, enfatizó.

En cuanto a la revisión de cada contrato que efectuará la gestión provincial, indicó que “nosotros mientras no tengamos algo escrito, no nos tranquilizamos. Acá lo único concreto es el despido que le llegó a cada uno de los compañeros. Además, nosotros rechazamos la ley de disponibilidad”, agregó.

Al mediodía, empleados y profesionales decidieron juntar firmas en la plaza San Martín contra la desvinculación de personal. La asamblea de hoy será a las 10 y por la tarde se reunirá la Multisectorial que se ha vuelto a conformar ante las acciones que han afectado a los empleados.

Estado de movilización

A todo esto, en General Roca, el plenario provincial del gremio ATE resolvió reforzar el estado de alerta, asamblea permanente y movilización en todo el ámbito de la administración pública y realizar actividades de difusión y protesta hoy y mañana en consonancia y a la espera de los avances que se pudieran lograr en la audiencia que se mantendrá con el gobernador Alberto Weretilneck.

“Esperemos que el gobierno provincial esté a la altura de las circunstancias y tenga propuestas concretas para terminar con los conflictos que se multiplican en la provincia", manifestó Rodolfo Aguiar, secretario general de ATE Río Negro.

Respaldan las medidas de fuerza

Un grupo de vecinos se autoconvocó para apoyar las protestas de los trabajadores y profesionales del hospital.

Se conformó ayer un grupo de usuarios de los servicios del hospital de Cipolletti, que dará su respaldo a los trabajadores y profesionales que están en lucha contra los despidos y la disponibilidad del personal en el nosocomio.

El nucleamiento lo impulsan, entre otros, Marcelo Ríos, Paola Sviser, Luis Muñoz, Néstor Hernández y Verónica Geldres, quienes tienen programada una reunión para hoy a las 20 en la sede de la institución.

Ríos manifestó que “nuestra idea es ampliar la lucha del hospital, porque los usuarios entendemos que esto no es un ataque a ñoquis sino un ataque a la salud en general”.

Sostuvo que la actual administración provincial tiene por objetivo “ajustar a costillas de la gente” por lo que el grupo conformado buscará “darle impulso a las medidas porque entendemos que esto los trabajadores lo tienen que revertir porque no es justo que los trabajadores paguen los costos de la crisis económica que no generamos”.

En relación con la intención manifestada por el gobierno de echar a los “ñoquis” que están en el Estado, sostuvo que “ese es el discurso con el cual lo que quieren ocultar que hay un recorte en regla”.

Sviser expresó que “cuando se habla de ñoquis se habla de alguien que vive del Estado. Un enfermero que hace guardias de 36 horas día por medio yo creo que está trabajando mucho más de lo que es su sueldo. No es secreto que el hospital ya tenía un déficit de personal”, afirmó.

En tanto, Muñoz hizo una defensa de los servicios históricos del nosocomio: “Son mentiras las que dicen que el hospital está mal atendido. Yo hace años que me atiendo en el hospital y he recibido muy buena atención”.

Comentá la nota