No hubo acuerdo y empleados de Corpico amenazan con medidas de acción directa

No hubo acuerdo y empleados de Corpico amenazan con medidas de acción directa

Representantes del SIPOS (Sindicato del Personal de Obras Sanitarias) y de Corpico no pudieron ayer llegar a un acuerdo en el conflicto que mantienen a partir del despido de un empleado del área de Saneamiento Urbano, por lo que los dirigentes sindicales amenazaron con la posibilidad de realizar medidas de fuerza.

Ayer, en horas de la mañana, las partes se reunieron en la sede de la Delegación Zona Norte de la Subsecretaría de Trabajo, donde luego de varios minutos y algún intercambio de palabras con voz subida de tono no llegaron a un acuerdo, por lo que las diferencias se mantuvieron.

Javier Ramírez: “Cumplimos con una prerrogativa legal”

El representante legal de Corpico, Javier Ramírez, explicó a la salida de la reunión que “se discutieron las dos posturas de las partes, los representantes de la Subsecretaría trataron de mediar en el conflicto suscitado, pero esto se generó por el despido de un trabajador, un despido sin causa, por lo cual fue indemnizado. Ambos mantuvimos nuestra postura, porque nosotros consideramos que el despido está justificado y ellos creen que debió existir la posibilidad de un descargo”.

Dijo además que “cumplimos con una prerrogativa legal que tenemos como cualquier empleador, que puede proceder a despedir a un empleado abonando la indemnización que corresponde. Por este motivo, nosotros no le encontramos fundamentos a las medidas que están realizando”.

Aclaró que “si ellos (por el sindicato) querían que incorporáramos al trabajador, les dijimos que está decidido que no y eso se mantuvo, no va a ser reincorporado y esta audiencia ha terminado, no se pasó a ningún cuarto intermedio y tampoco se llamó a una nueva audiencia en esta oportunidad”.

Darío Caselli: “Vemos que hay autoritarismo y que fallan en la parte humana”

Por su parte, el secretario general del SIPOS, Darío Caselli, sostuvo que “la verdad es que en la audiencia no pasó demasiado, porque la cooperativa mantiene su postura y no dio argumentos. El despido es sin causa, por eso le reclamamos a Corpico por los derechos que tenemos los trabajadores en cuanto a defendernos, pero en este caso no se lo dieron y eso nos preocupa en demasía, porque detrás de cada trabajador hay una familia y es lamentable que esto ocurra en una empresa que se dice solidaria, entre comillas”.

“Me parece que van a tener que hacerse alguna autocrítica, porque esto no pasa ni en una empresa privada, donde si hay alguna diferencia se resuelve con un llamado de atención y una charla, porque todos los trabajadores entendemos. Los integrantes del Concejo de Administración, que son los responsables de llevar a la cooperativa adelante, deben entender que despedir a gente sin causa, o por reclamar cosas justas, no es el camino y que sólo lo hacen porque tienen plata, pero esa plata es de todos los asociados, no de ellos”, remarcó.

Insistiendo con el accionar de los integrantes del Consejo de Administración, Caselli dijo que “deberían pagar con el bolsillo de ellos, entonces allí se terminaría toda la discusión; deben ser responsables y los consejeros deberían pagar de su bolsillo, a ver si echan a la gente”.

Sobre los pasos a seguir, el dirigente adelantó que “mientras tanto, vamos a ir programando alguna medidas de acción directa y veremos cómo seguimos, porque la verdad es que esto nos ha pegado mucho. Nosotros esperábamos que ellos reconocieran su error, porque a la gente debieron haberle dado alguna explicación, y no lo hicieron”.

El secretario gremial, Pablo Paluszczak añadió “tienen que entender que los derechos de ellos terminan donde comienzan los nuestros, porque queremos que nos expliquen y nos den el derecho a defendernos. (Carlos) Soloppi no tuvo ese derecho, él es el damnificado en este caso, pero está claro que acá no hay un mensaje claro, porque inclusive se vulneran las garantías del trabajador y lo despiden aún cuando hay otras instancias anteriores, como el llamado de atención o la suspensión. En todos los casos, constitucionalmente, existe el derecho a la defensa, a que la persona pueda explicar qué es lo que pasó y hasta a reconocer el error, pero acá esa instancia no ocurrió y eso es grave”.

“Nadie lo llamó para hablar del tema, nadie le preguntó nada y lo echaron. Ahora me pregunto: ¿a cualquiera de los 75 compañeros que somos nos puede pasar lo mismo?, ¿no tenemos derecho a defendernos? Ellos no tenían forma de comprobar la supuesta falta cometida, por eso lo echaron sin causa; por eso estamos expuestos, no tenemos ninguna garantía, ellos dicen que estadísticamente no son muchos los casos así, pero a mí me sobra con que haya uno solo”, sostuvo Paluszczak.

Caselli reafirmó que “vamos a continuar con las asambleas y allí decidiremos cuales son los pasos a seguir, porque no es la primera vez que la cooperativa se muestra inflexible en situaciones de esta naturaleza. Todo esto crea incertidumbre entre los trabajadores, les hemos pedido hasta por favor que revean la medida, pero no lo hacen, no dan explicaciones y se apoyan en el derecho del despido sin causa y la indemnización. Vemos que hay autoritarismo y que fallan en la parte humana, porque no entienden que detrás del trabajador hay una familia que ahora está sufriendo, porque además estamos hablando de una persona que ellos mismo reconocen es muy buen trabajador y tiene excelentes calificaciones”.

Coment� la nota