No hubo acuerdo en la paritaria del empaque

No hubo acuerdo en la paritaria del empaque
La CAFI ofreció un aumento del 10 por ciento, mientras que el Sindicato de la Fruta se plantó en un 15. El gremio podría tomar los galpones.

Después de casi cuatro horas de negociaciones, que incluyeron varios cuartos intermedios en que se analizaron las propuestas en danza, no hubo acuerdo en la paritaria del empaque. La discusión salarial se reanudará mañana, a las 10, siempre en la delegación del Ministerio de Trabajo de General Roca.

Ante la falta de definiciones, en el gremio que lidera Rubén López se ha convocado a una reunión del cuerpo de delegados de la organización, la que tendrá lugar hoy, a partir de las 17, en Cipolletti.

La posibilidad de medidas de fuerza ya se presenta como una alternativa muy probable, con lo que vuelven los nubarrones a la temporada de cosecha.

Las conversaciones entre las partes arrancaron a las 18.30 y pronto se observó que la búsqueda de un entendimiento no sería nada fácil.

Las partes habían arribado al encuentro con posturas bastante distanciadas en cuanto a números. La patronal nucleada en CAFI había ofrecido un 4 por ciento de aumento, en tanto que la parte obrera había solicitado un 25 por ciento.

Las discusiones se fueron haciendo arduas. Afuera de la sede laboral, un nutrido grupo de dirigentes y afiliados al Sindicato de la Fruta esperaba, en tanto, una definición que finalmente no se concretó.

La representación empresaria, en la figura de Adolfo Pampiglione y Adriana Carriquiriborde, llegó a ofrecer un 10 por ciento y de allí no se movió. Los referentes obreros, encabezados por López, plantaron bandera en un 15 por ciento.

Los ánimos no eran para nada buenos. El titular de la organización sindical advirtió que de no llegarse a un entendimiento en la nueva reunión entre las partes prevista para mañana seguramente "se adoptarán medidas de fuerza. Concretamente, habrá paro de actividades y toma de los galpones".

Consideró que la CAFI "está en una postura dura, de la que no se quiere mover" y dijo que los trabajadores lucharán, de ser necesario, para conseguir un incremento salarial acorde a sus necesidades.

"No quieren dar más. Nos dijeron que si queríamos más aumento, tendríamos que pedir el resto, la diferencia hasta el 15 por ciento, al gobierno de la provincia o al de la Nación", enfatizó.

Así las cosas, la paz social en el sector frutícola dependerá mucho de lo que se resuelva en el encuentro de hoy del cuerpo de delegados. Allí se evaluarán los pasos a seguir pero resulta muy evidente que los ánimos han empezado a caldearse en el seno del gremio del empaque.

Días pasados, la organización que nuclea a los trabajadores rurales (UATRE) consiguió una suba salarial del 24 por ciento luego de efectuar cortes de ruta en varios puntos de la región.

De esa forma, pudo iniciarse la cosecha de la pera en lo que parecía ser un tiempo de optimismo para la fruticultura. Sin embargo, otra vez la tensión vuelve a ensombrecer todo.

Coment� la nota