Hubo acuerdo y volvió la calma a San Martín

Hubo acuerdo y volvió la calma a San Martín
El jefe comunal y ATE acordaron el pago de una suma fija de 600 pesos. El conflicto había comenzado hace dos semanas. Las duras medidas de fuerza mantuvieron prácticamente paralizada la administración que encabeza Juan Carlos Fernández.
A casi dos semanas de iniciado el conflicto, finalmente ayer se logró un acuerdo entre el Ejecutivo municipal y el gremio ATE.

De esta manera, se les abonará a los empleados una suma fija de 600 pesos no remunerativos ni bonificables en los primeros días de enero, y no se les descontará los días no trabajados.

Cerca del mediodía, el intendente Juan Carlos Fernández acompañado por su gabinete se reunió con el secretario general del sindicato, Carlos Quintriqueo, y le presentó la propuesta que fue largamente analizada y discutida, pero que finalmente fue aprobada por unanimidad por la asamblea.

Los agentes se comprometieron a trabajar durante todo el fin de semana en la recolección de los residuos domiciliarios, sin cobrar horas extras.

En declaraciones a este medio, la secretaria de ATE Seccional Zona Sur, Soraya Abraham, indicó que “hemos acordado a partir del 14 de noviembre comenzar con las reuniones de la mesa salarial en el marco del futuro Convenio Colectivo de Trabajo”.

Vale recordar que la primera oferta de 480 pesos había sido rechazada por ATE, que a su vez presentó una contraoferta de mil pesos que no fue aceptada por las autoridades municipales.

A lo largo de todo este tiempo las discusiones se fueron acrecentando, y prácticamente el municipio quedó virtualmente paralizado por las medidas de fuerza que tuvieron amplia adhesión en los distintos sectores, y no se prestaron servicios fundamentales como la recolección de residuos domiciliarios.

Diálogo

Frente a este panorama de incertidumbre, el consejo de Juntas Vecinales instó a las autoridades y a los delegados gremiales, a “reflexionar y actuar en consecuencia para terminar con las medidas de presión extremas que provocan importantes perjuicios a la población que se siente, siempre, tomada como rehén de estas situaciones”.

Así lo manifestaron a través de un comunicado de prensa, en el que sostienen que “entendemos los reclamos, pero consideramos que es hora de cambiar por otras formas de dialogar, entre partes, donde no sea siempre perjudicada la ciudadanía”.

Del mismo modo, diferentes organizaciones sociales e instituciones elaboraron un documento conjunto en el que manifestaron su preocupación por la situación.

“Es evidente que el clima de violencia al que se llegó en este conflicto solo ha conseguido alejarse de las soluciones consensuadas, y ocasionó un grave deterioro en los servicios municipales, siendo a esta altura de los días transcurridos el de la recolección y tratamiento de los residuos sólidos el mas preocupante”, indica el texto.

“Como comunidad necesitamos un Estado municipal y a su actual gobierno ejerciendo plenamente sus funciones. También necesitamos empleados con condiciones laborales dignas”, agrega.

Comentá la nota