No hubo avances en la reunión entre los estatales y el gobierno

Los gremios estatales volvieron a reunirse ayer con el gobierno provincial en el marco de la negociación paritaria. Del encuentro surgió la decisión de crear dos comisiones para tratar, por separado, dos temáticas puntuales: el reclamo de antigüedad de los ex beneficiarios de planes de empleo que pasaron a la planta permanente y la recategorización para los trabajadores encuadrados en las leyes 1279 (carrera sanitaria) y 643 (administrativos).

El cónclave no fue el último como se preveía, sino que pasó a un cuarto intermedio hasta la semana próxima para avanzar en la discusión de estos temas y de otros que quedaron pendientes. Cabe recordar que ayer también estaba incluida en el temario la discusión respecto a las asignaciones familiares.

La reunión se desarrolló, a partir de las 18.30, en la Sala Mechi Mario, en el tercer piso de la Casa de Gobierno. Por el sector oficial, fue encabezada por el ministro Coordinador, Ariel Rauschenberger, y por su par de Hacienda, Sergio Violo. Los paritarios gremiales que asistieron fueron menos que en las reuniones anteriores.

La Mesa Intersindical, compuesta por ATE, UPCN Provincia, SOEM, Sitraj, Sitravip, Sitrasap, APEL, Luz y Fuerza La Pampa y Sipos, tiene pensado volver a las asambleas una vez terminada la negociación. Algunos de los secretarios generales de los sindicatos no descartan que de las bases salga un mandato para iniciar un nuevo plan de lucha, atento a los magros resultados cosechados en esta serie de reuniones.

Cabe recordar que en el primer punto de la paritaria, referido al salario, no se produjo ningún avance, dada la férrea oposición del gobierno provincial a incrementar su oferta del 28% anual, pagadero en forma escalonada.

Reapertura.

La segunda instancia de la paritaria estatal fue retomada el lunes 29 de julio pasado. Fue luego de una extensa protesta de los gremios que concluyó con la colocación de una carpa de la resistencia en la rotonda del Centro Cívico, la cual estuvo más de un mes cambiando el paisaje de la ciudad en el cruce de las avenidas Luro y San Martín, a metros de la Casa de Gobierno.

Aquella medida surgió como respuesta al cierre unilateral de la paritaria por parte del gobernador Oscar Jorge, quien había dispuesto el pago por decreto del aumento salarial anual del 28%, un porcentaje que los gremios estatales no aceptaban, del mismo modo que ocurría con el escalonamiento que el mandatario había dispuesto para liquidar esa suba en los sueldos de los trabajadores del Estado.

Durante el tiempo que duró la instalación de la carpa se produjeron cruces acusatorios entre las partes y fueron sumándose las voces de sectores políticos, legislativos, empresariales y hasta del Superior Tribunal de Justicia instando a la reanudación del diálogo.

La situación comenzó a encausarse por los carriles institucionales cuando a mediados de julio un grupo de gremialistas se acercó a la Casa de Gobierno para tratar de establecer un vínculo propicio que restableciera el diálogo. Entonces fueron recibidos por dos paritarios suplentes. Al día siguiente, recibirían la convocatoria para la reanudación de la negociación.

A más de un mes de la reapertura de la paritaria, los gremios afirman que fue poco lo conseguido. "Estamos como cuando vinimos de España", dijo anoche un dirigente minutos antes de finalizar la reunión.

Comentá la nota