Hubo desabastecimiento de combustible

La medida de fuerza que realizaron los transportistas en nuestra ciudad y varias terminales portuarias del país, había comenzado a generar desabastecimiento de combustible en Necochea y Quequén, dado que se impidió la circulación de los camiones cisterna, al igual que los que trasladan cereal.
El bloqueo, que fuera levantado ayer a media tarde, era llevado adelante por la Federación de Transportadores Argentinos de Granos (Fetra), la cual aquí contó con el respaldo de la Asociación de Transportistas, de Cereales y Afines por sus Derechos (Atcade), que conduce Miguel Aguilar.

Se temió que el impacto del paro se agudizara cuando las estaciones de servicio agotaran totalmente el stock de nafta y gasoil, mientras que en los acopios se palpaba la preocupación ante la falta de cereal.

En cambio, los camiones con productos alimenticios permanecían unos minutos a la vera de la ruta luego continuaban su viaje.

Durante la jornada de ayer se observaron numerosos rodados pesados en las rotondas de Circunvalación y la ruta 88 y de Circunvalación y la 227.

En Necochea y Quequén había comenzado el reclamo hace una semana, cuando se inició la medida consistente en impedir la llegada de los granos a las terminales en demanda de una recomposición del cuadro tarifario, pero ayer lunes, a las cero, se endureció el planteo cuando el conflicto prácticamente se nacionalizó.

De este modo, lo que venía sucediendo en nuestro medio y Bahía Blanca, se repitió en Buenos Aires, Rosario, Ramallo y San Nicolás.

El secretario general de Atcade, Miguel Aguilar, recordó en la víspera que el reclamo apunta a la implementación de un piso básico tarifario nacional para el sector del transporte de granos, oleaginosas y afines, y también la aplicación de un sistema de distribución equitativa para la época de post-cosecha.

El aumento estudiado por Fetra arrojaba un 30 por ciento y eso lo tendría que pagar el acopiador o bien el productor, según se consignó.

Entre los numerosos camiones que ayer se encontraban detenidos en las rotondas mencionadas, figuraban varios de combustible que tenían como destino las estaciones de servicio de la ciudad.

Sin stock

Por este motivo, en algunos establecimientos del rubro se informó en la víspera que, por ejemplo, no se contaba con nafta súper y la existencia de gasoil era cada vez menor o nula.

Al listado de pedidos oficializado por la entidad que nuclea a dueños de camiones destinados al tránsito de granos también se le suman otras cuestiones, como la puesta en marcha de un plan para renovar la flota del autotransporte granario.

“Estamos conformes con el principio de acuerdo y cuando no se cumpla lo pautado se dará intervención a la AFIP”, adelantó Miguel Aguilar pasadas las 18 de la víspera, cuando se tomó conocimiento de levantamiento de la medida.

Los pesados rodados que se hallaban en las rotondas de Quequén comenzaron a transitar normalmente cuando se disolvieron ambos piquetes y se dirigieron a sus respectivos destinos, ante la presencia de efectivos de la Policía Bonaerense que estaban apostados en esos lugares con móviles. ///

En el Puerto Quequén y los acopios

Las terminales portuarias, así como los acopios privados o plantas de acondicionamiento de cereal, venían padeciendo la medida de Fetra desde hace una semana y esto repercutió notoriamente en sus respectivas labores.

Si bien en esta época no es tan intenso el movimiento de exportación en Puerto Quequén, se supo que en algunas terminales existía una palpable preocupación frente a la continuidad del conflicto, ya que no se contaría con los granos suficientes para cargar los buques anunciados para los próximos días.

En la víspera, en la estación marítima local había una embarcación recibiendo aceite de girasol y a otra se transfería cebada, pero dentro de pocos días ingresará otro buque para almacenar unas 30 mil toneladas de soja en sus bodegas, en tanto que unas 15 mil toneladas de trigo se contempla para otro navío.

Por otra parte, en relación con las demandas de Fetra, se insistió en que se deberá prohibir la fumigación sobre los camiones, a la vez que se demanda que se avance con mejoras en las condiciones de salubridad e higiene para los choferes.

“Realmente -dijo Miguel Aguilar-, estamos satisfechos por la repercusión que tuvo la medida, ya que se extendió a todo el país y nuestros reclamos fueron escuchados”.

Otras entidades que aglutinan a transportistas, como el Sindicato de Fleteros o Atcoa, no adhirieron al reclamo.

Comentá la nota