Hugo Moyano cuestionó los planes sociales y pidió votar a la oposición

Hugo Moyano cuestionó los planes sociales y pidió votar a la oposición
El referente sindical estuvo acompañado por el dirigente patronal Eduardo Buzzi, de Federación Agraria. Insistió con eliminar el Impuesto a las Ganancias sobre los salarios y también criticó el programa Conectar Igualdad.
Todos los paros son políticos. El que realizó ayer el jefe de Camioneros, Hugo Moyano, paralizando a todas las ramas de su gremio, fue además electoral. "El 27 de octubre vamos a votar por la solución política de todas las injusticias. En algún momento dije que había que votar al gobierno (nacional). Hoy les digo que no. Las promesas fueron incumplidas. Todas las bondades que quiere hacer aparecer el oficialismo son mentiras", remarcó Moyano, en uno de los párrafos del discurso que dio durante el acto que realizó en Plaza de Mayo, momento central de la medida de fuerza que impulsó.

El sindicalista, principal aliado electoral en provincia de Buenos Aires del empresario Francisco de Narváez, incorporó en su mensaje algunos de los caballitos de batalla habituales de la centroderecha. Cuestionó los planes Trabajar, a los que calificó de "planes descansar".

La concentración para escuchar el discurso del camionero comenzó alrededor de las 11:30, con pequeñas columnas que llegaron de distintos puntos del país. La Plaza de Mayo tenía disponible menos de la mitad de su capacidad, las vallas de seguridad permitían instalar el escenario mirando hacia el Cabildo, a varios metros de la Pirámide de Mayo, que se ubica justo en el centro de la plaza. La Policía Federal estimó que asistieron unas 4000 personas, mientras que desde Camioneros prefirieron no dar cifras. "Nos conformamos con haber llenado", le dijeron a Tiempo Argentino. En las imágenes que circularon de la concentración, el sector habilitado presentaba algunos espacios vacíos.

Moyano, único orador del evento, se subió al escenario pasadas las 13 horas y habló durante unos 30 minutos. "No es justo que a los compañeros de recolección de residuos, que ganan entre 13 mil y 14 mil pesos, corriendo 150 o 200 cuadras por noche, mientras una parte de la ciudad duerme y la otra se divierte, se les descuente la asignación familiar y el mínimo no imponible", remarcó el líder de la CGT Azopardo. Fue en uno de los párrafos de su intervención en el que hizo referencia a la justificación central de la huelga que impulsó: pedir la anulación del Impuesto a las Ganancias sobre los salarios más altos de la pirámide. Respecto del mismo punto, el gremialista afirmó que los empleados prefieren "no hacer horas extras", ni "trabajar en los días feriados" porque al dinero que ganan "se lo lleva el gobierno", a través del gravamen, al que calificó de "impuesto maldito". "Estamos indignados por este tributo perverso que tienen los hombres que trabajan", dijo, y agregó: "Presidenta, a los trabajadores no hay que tenerles miedo, hay que tenerles respeto."

Luego, el gremialista retomó el carácter electoral que tiñó la mayor parte de sus palabras, brindadas cuando faltaban sólo cuatro días para que se inicie formalmente la campaña de las Primarias Abiertas que se celebrarán el 11 de agosto. "Sepamos bien a quién vamos a votar. No nos volvamos a equivocar porque sería imperdonable para nosotros", pidió el gremialista. "Le decimos a la señora mandataria, desde las entrañas del movimiento obrero, que empiece a tener en cuenta la situación que viven millones de hombres y mujeres. Por más relato que tenga, los trabajadores sabemos utilizar la herramienta del voto", resaltó Moyano, mientras desde el escenario, parados detrás de él, lo escuchaban, entre otros dirigentes, el referente patronal agropecuario Eduardo Buzzi, que conduce la Federación Agraria; el líder de la CTA opositora y miembro del partido Unidad Popular, Pablo Michelli; y la candidata a legisladora bonaerense por el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), Vilma Ripoll.

El discurso del líder sindical tuvo un rasgo nuevo, que no había aparecido con tanta claridad en las intervenciones que viene haciendo desde que se pasó a la oposición. Criticó los programas sociales destinados a palear el desempleo. En concreto, sostuvo que "los del gobierno no son planes trabajar (en referencia al programa Argentina Trabaja), son planes descansar, indignos." También cuestionó el programa Conectar Igualdad, que justamente ayer celebró haber alcanzado 3 millones de netbooks distribuidas en todo el país. Sobre esta política, remarcó: "¿Qué hacemos dándole una netbook a una criatura de una villa? Le estamos diciendo: seguí teniendo frío cuando hace frío, pero tenés una netbook."

"Esta jornada de protesta con cese de actividades no es solamente por el reclamo de los trabajadores camioneros. Hay millones que están sufriendo las consecuencias de este impuesto contra el trabajo y estarían aquí presentes", retomó Moyano. Y respetando su nueva línea discursiva, a tono con sus aliados políticos, defendió a las patronales. "Los empresarios hacen un esfuerzo aceptando los reclamos por aumentos de salario, pero no los percibe el trabajador porque se los lleva el Estado."

El paro impulsado por el jefe de Camioneros tuvo su efecto en la vida cotidiana. Lo más visible fue la falta de recolección de residuos, que hizo aparecer varias calles de las grandes ciudades pobladas de bolsas de basura. También tuvo impacto el parate de los transportadores de caudales, ya que son los encargados de transportar el dinero que se deposita en los cajeros automáticos; al igual que el transporte postal, el de combustibles y alimentos. De todos modos, en ninguno de estos casos se presentaron situaciones de desabastecimiento significativas. «

Comentá la nota