Impulsan convenio laboral para brigadistas provinciales

Impulsan convenio laboral para brigadistas provinciales
Un 90% de los trabajadores que combaten incendios rurales percibe el salario mínimo de 2.700 pesos.
El 90% de los brigadistas que deberán combatir los incendios forestales y rurales durante el verano cobra el sueldo más bajo permitido en el país, al límite del salario mínimo, vital y móvil: 2700 pesos, según indicaron legisladores de la oposición. Trabajan con contratos por temporada, tercerizados a través de empresas públicas, lo que genera movilidad frecuente del personal y dificultades a la hora de capacitarlos.

Ante este panorama, diputados del Frente Grande-MUN, UNE-FPN y PJ presentaron un proyecto de ley que regule el convenio laboral para el sector.

Darío Gutiérrez, delegado gremial de los brigadistas en Andacollo, recordó ayer en conferencia de prensa que la precariedad se mantiene “desde hace muchos años”, en los que la continuidad laboral de los 100 trabajadores del área “depende del amiguismo”.

Verano complicado

Este verano, sin embargo, la situación se agrava porque los estudios climatológicos de Parques Nacionales pronostican una de las temporadas más secas de las que se tenga registro en la zona, lo que en términos de incendios implica “peligro extremo”.

En el sur del país, donde la afluencia de turistas es mayor, se viene produciendo en 2012 una caída del 24% en el nivel de precipitaciones, acompañada por un incremento de la temperatura promedio de 0,8 grados.

Gutiérrez precisó que “el grueso” de los brigadistas está contratado a través de las empresas estatales Corfone y Cordecc para evitar cualquier reclamo laboral, que tienen trabajo sólo de noviembre a abril, sin jubilación ni obra social, “y se usan fondos de Nación en capacitaciones para gente que al año siguiente se cansa y se va”.

Advirtió que, como no hay empleados en el invierno, no se realizan las tareas de mantenimiento de los cortafuegos y los caminos que luego permiten llegar con un autobomba hasta el interior del bosque. Se suma a ello una renovación tardía de la indumentaria anti-flama, única protección de la que disponen para acercarse al incendio.

Rodolfo Canini (FG-MUN), uno de los autores del proyecto de ley, explicó que el convenio permitiría fijar los requisitos de ingreso para los empleados del Sistema Provincial de Manejo del Fuego, incorporar beneficios sociales tanto para la planta temporaria como la permanente y determinar un régimen disciplinario, entre otros aspectos.

Detalló que la propuesta se basa en la legislación vigente en otras provincias, como Chubut.

“Esto no es más ni menos que poner en pie de igualdad a todos los trabajadores del sector”, acotó Raúl Dobrusín (UNE-FPN).

Autobomba

Los bomberos voluntarios de Picún Leufú esperan la compra de un nuevo autobomba que les permita trabajar con mayor comodidad, ya que el único que tienen en la actualidad no alcanza para atender a toda el área de cobertura. Andrés Szlejcher, presidente de los Bomberos Voluntarios de esa localidad, indicó que con un solo autobomba es muy difícil cubrir los 100 kilómetros que tienen a lo largo de la Ruta 237 y los 50 de ancho para la zona de Cutral Co y Plaza Huincul para atender incendios y accidentes.

Comentá la nota