Incertidumbre sobre la alianza entre Moyano y Micheli tras la marcha

Incertidumbre sobre la alianza entre Moyano y Micheli tras la marcha
Los comicios de 2013 dividirán a la CGT y la CTA; hubo autocrítica

Por Nicolás Balinotti |

El pragmatismo gremial los empujó a unificar sus reclamos y a llevar la protesta a las calles. Activaron huelgas y desafiaron al Gobierno expresando sus demandas en la Plaza de Mayo. Pero después de un puñado de meses de "unidad en la acción", la alianza entre la CGT de Hugo Moyano y la CTA de Pablo Micheli comenzó a tambalear rumbo a 2013.

Nadie se arriesga a garantizar la continuidad del pacto sindical, del que también es parte la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo. Desde las centrales, por ahora, mantienen la línea que seguirán unidos en la medida en que el Gobierno no ofrezca una respuesta a las exigencias ni decida abrir un canal de diálogo. Desconocen que el kirchnerismo reconocerá como sus únicos interlocutores sindicales a la CGT de Antonio Caló y a la CTA de Hugo Yasky, dos dirigentes alineados con la Casa Rosada.

La marcha de anteayer abrió interrogantes y disparó cuestionamientos. En la CGT moyanista hubo una autocrítica porque su jefe considera que los gremios no aportaron militantes a la manifestación. Y es cierto: hubo dirigentes subidos en la primera línea del escenario a pesar de que en la Plaza no se divisó ni una bandera de su organización.

En la CTA pusieron en tela de juicio la cantidad de asistentes a la Plaza de Mayo. Micheli dijo anteayer que se movilizaron 70.000 personas. Pero después cambió de opinión y dijo que hubo 50.000. Con una crítica a su aliado, argumentó: "En la baja presencia de los sectores medios tienen mucho que ver algunas actitudes de la CGT, que todavía hace abuso del folklore peronista. Además, hay un prejuicio contra el sindicalismo".

Puertas adentro, a Micheli le enrostraron una serie de quejas por haber apostado tan fuerte con el camionero. "El conflicto se va a lavar en la interna del PJ", le repitió una y otra vez un dirigente de peso. También cuestionaron que se hayan puesto los rostros de Perón y Eva Perón en los decorados del escenario. Hasta hubo malestar por la extensión del discurso de Moyano, que superó los 30 minutos, cuando se había acordado que no fuera de más de siete, como lo fueron los mensajes de Micheli y el barrionuevista Carlos Acuña.

A pesar de todo, Micheli confía en conservar la unidad . "La falta de respuestas del Gobierno va a fortalecernos. Lo que es valorable es habernos juntado pese a las diferencias", rescató Micheli ante la consulta de la nacion.

Una postura similar exhibió el moyanista Omar Plaini. "Vamos a mantener la unidad en la acción y la agenda de reclamos, a pesar de que los caminos políticos se bifurcarán", dijo a la nacion.

Las elecciones legislativas dividirán inevitablemente sus rumbos. La CGT no se apartará de su genética peronista e intentará jugar activamente en la interna del Partido Justicialista con su sello propio. Durante la protesta en la Plaza de Mayo, Moyano ordenó montar mesas para sumar afiliaciones a su flamante partido: Producción y Trabajo. Ayer, el jefe camionero puso en duda si ésta será la denominación definitiva, ya que existiría otro partido con el mismo nombre. "Hay sectores que están trabajando en el partido y la gente está interesada en elaborar una propuesta para discutir políticas", dijo ayer Moyano, en Radio Mitre.

La CTA, en tanto, apuesta al salto de la Corriente por la Unidad Popular, que encabezan Claudio Lozano y Víctor De Gennaro, actual diputado nacional del Frente Amplio Progresista. Como muestra de la tensión y de las diferencias, los dos dirigentes no participaron hace nueve días de la cumbre opositora en el Congreso para impulsar cambios en el impuesto a las ganancias, una demanda unánime en el mundo sindical.

Micheli evitó proyectarse hasta las elecciones . "En un país tan inestable, no podemos saber qué sucederá dentro de seis meses", desestimó las versiones de una futura ruptura. Cerca de él, uno de sus más estrechos colaboradores agregó: "La desconfianza con la CGT es mutua. El desafío es ahora resolver si ponemos la energía en la conflictividad social o en el año electoral". Ésta será la incógnita de 2013.

Camioneros, con un plus de $ 1850

El sindicato de los camioneros, que lidera Hugo Moyano, logró ayer un plus salarial de 1850 pesos a pagarse en tres cuotas a partir de febrero del año próximo. El pedido inicial de los camioneros a la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) había sido de 4000 pesos.

En 2011, Moyano había logrado un bonus de $ 1400 cuando inicialmente había reclamado 2500 pesos. "Los empresarios hicieron un esfuerzo enorme porque este año fue económicamente muy complicado", dijo ayer a la nacion Lucio Zemborain, del Departamento de Asuntos Laborales de Fadeeac.

.

Coment� la nota