Industria y sindicatos armarán equipos técnicos para consolidar la sustitución de importaciones

Industria y sindicatos armarán equipos técnicos para consolidar la sustitución de importaciones

La Confederación de gremios del sector, con Giorgi.

Por Luis Autalán

La Confederación de Sindicatos Industriales (CSIRA) expresó ayer el respaldo a la política industrial de sustitución de importaciones y acordó generar equipos de trabajo conjuntos con el Ministerio de Industria para detectar las áreas donde se puede profundizar el proceso, que faciliten la radicación de inversiones y mejoras de la productividad, con la generación de mayores puestos de trabajo en forma directa e indirecta.

El titular de CSIRA y del SMATA, Ricardo Pignanelli y el secretario general de la CGT y líder de la UOM, Antonio Caló, presideiron una delegación sindical que se reunió ayer con la ministra Débora Giorgi, para definir los equipos de trabajo por rama industrial que trabajarán en la elaboración de propuestas.

“Tenemos una muy buena relación con el Ministerio y en esta etapa vamos a lograr desarrollar propuestas de relevancia”, expresó el lider de los Textiles, Jorge Lobais.

“Hablar de este proceso es hablar de democracia, igualdad de oportunidades, redistribución del ingreso y movilidad social” destacó Giorgi.

Caló y la ministra coincidieron en que dentro del esquema actual “los trabajadores son los actores fundamentales de este modelo”. Para el metalúrgico la defensa de las políticas iniciadas por el ex presidente Néstor Kirchner explican a las claras la enérgica defensa del modelo por parte del Movimiento Obrero. Caló agradeció a la titular de Industria por su respaldo a la CSIRA y auguró una participación aún mayor en la actividad que piensan desdarrollar bajo el formato de “alianza estratégica”.

Por su parte Ricardo Pignanelli –que más allá de su medido perfil en la etapa de consolidación de la CSIRA que encabeza tuvo un rol preponderante para conformar la nueva CGT– destacó el cambio registrado en beneficio de la actividad productiva industrial. “Los trabajadores no perdemos la memoria. Sabemos bien dónde estábamos una década atrás”, dijo.

Las bases del trabajo conjunto entre la confederación y la cartera industrial comenzaron a perfilarse mucho antes de la presentación de la CSIRA que se realizó en SMATA en julio pasado. Para los dirigentes sindicales el modelo industrial debe guardar un fuerte paralelo con el que se desarrolla en Brasil.

Una fuente gremial comentó “si hacemos memoria el desafío se planteó en los últimos 40 años en la Argentina, porque ya a finales de los ’70 y los ’80 bajo la dictadura se prefirió subestimar y someter a los trabajadores con la política de importaciones, sabemos como terminó la historia”. Al trazar el paralelo con el desarrollo brasileño otro dirigente ponderó que “la sustitución de importaciones alienta la creación de empleos en forma efectiva, está probado sobre todo a nivel regional”.

Según los integrantes de la CSIRA la defensa a la política de sustición de importaciones no sólo beneficia a ese sector sino también a las empresas de servicios –por ejemplo transportes– ya que básicamente la mayor actividad industrial genera una demanda proporcional y sostenida en otras ramas de la producción nacional. “Podemos hablar de beneficios compartidos, no tenemos dudas” resaltó la fuente gremial a este diario.

La ministra Giorgi confirmó que habrá una nueva reunión con los integrantes de la Confederación al tiempo que también se desarrollarán encuentros de funcionarios con las autoridades de los sectores productivos para definir cuestiones específicas.

Además de Pignanelli, Caló y Lobais participaron de la reunión Alberto Roberti (Trabajadores del Petróleo y Gas), Rubén Promati (UOCRA), Néstor Genta (Sanidad), Romildo Ranu (Vestido y Afines), Héctor Laplace (Mineros) y Clay Jara (Fósforos) entre otros.

Primera reunión del nuevo Consejo Directivo de la CGT

La Confederación General del Trabajo (CGTRA) que lidera el metalúrgico Antonio Caló realizará esta tarde la primera reunión de su Consejo Directivo, tras el Congreso que proclamó al líder de la UOM como secretario general de la central. Uno de los puntos importantes que buscarán definir los dirigentes sindicales será el alquilder del edificio donde funcionará su sede. Como anticipó BAE el inmueble ubicado en la Avenida Belgrano al 600 -que rentó tiempo atrás el diario Página/12- es el lugar elegido por la mayoría de los integrantes de la central.

No obstante al menos dos integrantes del Consejo Directivo le dijeron a este medio que “habrá que afinar el lápiz, porque no es un edificio tan amplio como necesitamos y el costo del alquiler es elevado”. En el mismo sentido “inmobiliario” las fuentes consideraron que “una vez que se ultimen todos los detalles administrativos del Consejo habrá que hablar seriamente sobre el edificio de Azopardo”, con lo cual se infiere algo más que un nuevo roce con el Camionero Hugo Moyano.

El secretario de actas de la central Roberto Fernández (UTA) le dijo a la agencia Télam que se tratará “la agenda de varios temas pendientes para tratar con los ministros respectivos”. Esos puntos que los integrantes de la central ya reiteran de memoria, incluyen la suba del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias; la universalización de asignaciones familiares; las deudas de obras sociales y la integración de hombres de la CGT en organismos oficiales como la ANSéS y el PAMI.

De las deliberaciones participarán todos los integrantes del Consejo que preside Caló, 25 secretarios y 10 vocales. El encuentro está previsto a partir de las 16 en la sede de Taxistas, ubicado en avenida La Plata al 1500 en el barrio de Boedo.

Comentá la nota