Inflación y menos caja: la pelea por salarios

Inflación y menos caja: la pelea por salarios

Los gremios estatales piden reabrir las paritarias, pero la Provincia y la Municipalidad aseguran que sus ingresos vienen creciendo por debajo de la inflación.

La inflación no afloja, mientras los sueldos de los trabajadores y los ingresos de los Estados corren desde atrás. Desde muy atrás. A esta altura del año, parecieran tratarse de dos carreras distintas: muy adelante, casi cortándose solos, los precios de la canasta familiar; y en una suerte de disputa por el segundo lugar, los salarios y la recaudación de impuestos. Ninguno de estos dos va a ganar, pero la pelean igual.

Valga la metáfora para explicar lo que está sucediendo hoy con la puja salarial de los empleados estatales de la Provincia y la Municipalidad de Córdoba, cuyos gremios buscan reabrir las paritarias 2016 para intentar acercarse a la inflación, mientras los gobiernos de ambas administraciones repiten a coro: “Acá, plata no hay”. 

En la Provincia

La “cinchada” salarial en el ámbito provincial ya comenzó. Tanto el Sindicato de Empleados Públicos (SEP), como la Unión de Educadores de la Provincia (UEPC) han pedido la reapertura formal de las paritarias, argumentando que la inflación ya superó a esta altura del año la pauta salarial de todo 2016: 25 por ciento. “Tenemos una cláusula gatillo que nos habilita a volver a discutir sueldos”, recuerdan los gremios.

Pero desde el Gobierno dicen que la situación no es la mejor para volver a hablar de salarios. “La tendencia actual es que la recaudación viene creciendo, en términos reales, por debajo de la inflación. Hasta mayo, veníamos compensando esa caída con la devolución del 15 por ciento de coparticipación que ordenó la Corte”, le dijo a Día a Día Osvaldo Giordano, ministro de Finanzas. “Pero en junio –apuntó–, ni siquiera de esa forma logramos una mejora real en los ingresos”.

Según la Dirección de Estadísticas de la Provincia, entre enero y junio los precios acumularon una suba del 22,99 por ciento, por lo que es de esperar que sólo con el dato de julio (que se difundirá en los próximos días) la inflación en Córdoba supere el 25 por ciento. En la comparación interanual –vale decir, la de los últimos 12 meses–, los precios se encarecieron un alarmante 41,32 por ciento.

“Desde el Gobierno reconocemos que hay inflación, pero para pagar aumentos salariales necesitamos que crezca la recaudación. Si los ingresos provinciales no siguen a los precios, no hay forma de afrontar nuevos incrementos de sueldo”, insistió Giordano. “No queremos hacer promesas (de nuevos aumentos) que después no podamos cumplir”, subrayó.

Igual, dijo que “todavía es prematuro” hablar de reapertura de paritarias, “porque no sabemos cómo evolucionará la inflación en el segundo semestre”. 

En la Muni

Desde la Municipalidad la situación es similar, ya que reconocieron un aumento para los empleados, aunque descartaron que acompañe los porcentajes de la inflación. Con el último aumento del 18,8 por ciento, los agentes se llevan el 56 por ciento de los gastos, por lo que el intendente Ramón Mestre no está dispuesto a pasarse de esa raya. “La recaudación de los últimos tres meses se mantuvo, pero debemos ser responsables, por lo que esperamos la semana próxima indicadores, como del Indec, para seguir negociando con el Suoem”, precisó el secretario General municipal, Daniel Arzani.

Comentá la nota