“Si la inflación sigue creciendo, muchos gremios pediremos reabrir las paritarias”

“Si la inflación sigue creciendo, muchos gremios pediremos reabrir las paritarias”
Hugo Moyano es contundente: cree que Cristina Kirchner debería hacer replanteos de su política y no meros cambios de colaboradores. Y advierte que el gran tema de hoy es la inflación y cómo erosiona los salarios. Por eso imagina un 2014 difícil y anticipa que muchos gremios podrían reclamar antes de fin de año reabrir las paritarias.

-¿Qué Cristina Kirchner volverá mañana? ¿Más intransigente, más moderada?

-Es difícil saberlo. Si regresa para asumir todas las responsabilidades, teniendo en cuenta lo que pasó en las elecciones, va a tener que hacer un replanteo. Pero si no advierte ese reclamo de la inmensa mayoría para que modifique algunas cosas, seguirá cometiendo errores. Esperemos que vuelva con toda la salud necesaria para poder ejercer tamaña responsabilidad.

-Y en el plano económico y social, ¿qué medidas debería tomar Cristina?

-Debería tener un control mucho más eficaz de la inflación porque esto es lo que más afecta a los trabajadores. Porque si la inflación se carcome los salarios, como ha pasado en los últimos meses, esto se va a ver reflejado en el plano social.

-¿Se desactualizaron mucho los acuerdos salariales por el aumento de la inflación?

-En algunos casos han quedado desactualizados los salarios porque los porcentajes que han acordado no son los normales sino que los ha impuesto el Gobierno, con cifras bajas. Algunos tenemos un salario un poco mejorado y tenemos un equilibrio. Pero hay que esperar a lo que puede pasar en noviembre y en diciembre, y después veremos.

-¿Y qué puede pasar?

-Si la inflación sigue creciendo, muchas organizaciones gremiales podemos pedir la apertura de las paritarias. Nosotros lo tenemos que evaluar en su momento.

-Algunos empresarios advierten que la situación económica es tan delicada que si tienen que mejorar los salarios, se pondrían en peligro las fuentes de trabajo.

-Lo creen algunos dirigentes gremiales también … Pero las fuentes de trabajo ya están sufriendo. Ya nos han avisado sobre suspensiones en logística de Ford, en donde tenemos 500 trabajadores. También lo han hecho en la planta de Chevrolet, en Santa Fe. Nosotros no vamos a aceptar suspensiones, despidos ni la reducción de salarios.

-¿Hay un ajuste económico en marcha, de manera disimulada?

-Me causa sorpresa ver en la televisión cuando, al discutir sobre la inflación con otros dirigentes, algunos funcionarios del Gobierno contestan: “Ah, ¿entonces vos querés un ajuste?”. ¿Y qué es lo que está pasando en el país desde hace ya algo más de dos años? ¿No ha habido un ajuste, una devaluación? ¿O los 100 pesos que uno llevaba al supermercado y le permitía llenar el carrito posibilitan lo mismo hoy? El ajuste ya está dado, la devaluación ya está dada. Hay que hacer un sinceramiento en la economía.

-¿Qué implica ese sinceramiento?

-Que el Indec empiece a decir la verdad. Hoy es difícil importar porque los costos argentinos son muy altos y no permiten la importación, y eso trae como consecuencia que algunos sectores se vean perjudicados.

-Se habla de la posibilidad de cambios en el gabinete ...

-Lo que necesitamos es un cambio de política y no un cambio de personas. Porque si el sistema económico es el mismo, no va a cambiar nada. Se lo ataca a (Guillermo) Moreno. A Moreno le dan instrucciones. Lo hace, pero sus políticas son lo que estamos viviendo: un fracaso total.

-Usted habla de reclamos salariales, pero decidió no sumarse a la movilización que impulsa la CTA opositora para el 20 de noviembre. ¿No es una contradicción?

-Recién salimos de una elección. Nosotros tuvimos tres movilizaciones en el último mes. Si uno está permanentemente movilizando, la gente también se agota.

-¿Imagina un 2014 más duro, más difícil, con más conflictos por los salarios?

-Va a ser un año difícil, con conflictos. Ojalá no los haya, pero como está terminando este año, en que ya están preanunciando adelanto de vacaciones, suspensiones y despidos, puede convertirse en un año difícil. Sólo hay que ver lo que está pasando: estamos en una situación de bronca contenida, de falta de respuestas del Gobierno.

Comentá la nota