Ingenieros e informáticos: los profesionales más buscados

El mercado de reclutamiento ejecutivo se prepara para atender la demanda de empresas que buscan perfiles calificados, ante la perspectiva de nuevas oportunidades de negocio. El foco estará puesto en las áreas de Ventas, Marketing y Comercial.

El que empieza se presenta como un año de cambio de expectativas para el mercado del empleo ejecutivo. El nuevo gobierno y la apertura de la economía han sido recibidos de modo favorable en amplios sectores del ámbito empresario, por lo que las proyecciones son optimistas, dentro de un clima de cautela.

Las intenciones de contratación de los empleadores registran una mejora moderada para el período que va de enero a marzo. Mientras que el 13% pronostica un incremento en sus dotaciones, solo el 5% espera un descenso y el 74% no prevé cambios. Esto arroja unaExpectativa Neta de Empleo (ENE) de +8%, lo que representa un aumento de 2% con respecto al trimestre anterior y de 5% con respecto al mismo trimestre de 2015.

La ENE surge de tomar el porcentaje de empleadores que prevé un aumento en las contrataciones y restarle el porcentaje que espera una disminución de sus dotaciones en los próximos tres meses.

Estos datos provienen de la Encuesta de Expectativas de Empleo realizada por Manpower Group a una muestra representativa de 800 empleadores divididos en cuatro categorías de empresas: micronegocios (menos de 10 empleados), pequeñas empresas (entre 10 y 49), medianas (entre 50 y 249) y grandes (250 o más).

Durante el primer trimestre de 2016 se espera que se incrementen las nóminas en tres de los cuatro tipos de empresas. Los empleadores de las medianas son quienes reportaron las intenciones de contratación más fuertes (+18%), mientras que los de las grandes se sitúan en +15% y los de las pequeñas anticipan algunas mejoras (+5%). Son los de las empresas micro quienes reportan intenciones de contratación nulas.

A nivel interanual, la ENE para las empresas medianas mejora por un margen considerable (+12%) y se reportan mejoras de 5% y 4% para las pequeñas y grandes respectivamente.

Los empleadores en cinco de las seis regiones del país esperan incrementar sus dotaciones durante los próximos tres meses. El ritmo de contratación más fuerte se anticipa en el NOA, donde los empleadores reportan una ENE de +15%. En el NEA también pronostican un incremento sostenido (+14%), mientras que Cuyo y AMBA manejan expectativas de +11% y +9% respectivamente. Los empleadores de la Patagonia son quienes reportan las intenciones de contratación más débiles para el trimestre próximo con una ENE de 0%.

Entre los sectores económicos analizados, las intenciones de contratación más sólidas se registran en Construcción (+22%), Administración Pública y Educación (+12%), Servicios (+12%), y Comercio Mayorista y Minorista (+8%). En tanto, Agricultura y Pesca (-3%) y Finanzas, Seguros y Bienes Raíces (-1%) son los menos optimistas.

Los empleadores de cinco de los nueve sectores económicos relevados reportan intenciones de contratación más fuertes interanualmente. Se prevé una mejora de +19% por parte del sector de la Construcción, de +10% para Comercio Mayorista y Minorista y de +8%para Transportes y Servicios Públicos respectivamente.

No obstante, los planes de contratación se debilitan interanualmente en Finanzas, Seguros y Bienes Raíces (-10%), y Agricultura y Pesca (-8%).

Dentro del mercado del empleo profesional y ejecutivo, de acuerdo con un informe de la consultora Hidalgo y Asociados, las profesiones más demandadas tendrán relación con la tecnología: programadores y desarrolladores, diseñadores web y de aplicaciones, y community managers.

También habrá búsquedas de ingenieros para producción, mantenimiento, supply chain y logística; y de perfiles de Finanzas y Controlling, con experiencia en manejo de crisis, presupuestos y manejo de normas bancarias.

Manuel Rossi, CEO de Hidalgo, revela que “el 65% de las empresas afirma que va a mantener su dotación. Y hay más compañías que dicen que van a aumentar el número de sus empleados respecto del año pasado, por lo que la tendencia es esperanzadora”. A su juicio, para 2016 el foco va a estar en la retención de talento, especialmente en lo relativo a ejecutivos de empresas grandes. El solapamiento salarial, si bien es un problema, ya no es el principal.

De acuerdo con Rossi, las inversiones van a centrarse en las áreas de Ventas, Marketing y Comercial: “Tecnología y Banca se mantienen con buenos niveles de rentabilidad y son sectores tentadores para ofertar una propuesta de valor”.

Paula Montecinigher, directora de Global Finder, suma expectativas positivas, en un marco de cautela: “En Real State, por ejemplo, tuvieron un año de incertidumbre y ahora esperan crecimiento porque prevén grandes obras de infraestructura. También se avizoran inversiones de nuevas compañías que pueden decidir volver, instalarse o invertir en el país”. A su juicio, será un año de transición en el que se evalúe el contexto macroeconómico y cómo se mueve el mercado para hacer inversiones en 2017.

Para Matías Ghidini, gerente general de Ghidini Rodil, las expectativas para el segmento de alta gerencia y dirección son optimistas y se irán concretando hacia el segundo semestre: “Hay sectores muy parados, como la Agroindustria y el Automotriz, que si arrancan van a traccionar. Tecnología seguirá activo ya que los negocios cada vez más se apoyan en la Web y se sigue trabajando en desarrollo de productos y venta de servicios profesionales para el exterior”.

El consultor considera que, con el nuevo tipo de cambio y otras condiciones económicas, las economías regionales también aumentarán sus chances de ser potenciales empleadoras. “Y el renovado sector público incorporó y sigue buscando personal para cubrir posiciones, una nueva demanda potencial que no es para despreciar”, analiza.

Francisco Scaserra, director de PageGroup, acota que, a su juicio, 2016 será un año de movimientos conservadores: “No vemos que las empresas se estén lanzando de un día para el otro a invertir ni a generar puestos de trabajo; están esperando. Las políticas que favorecen el agro deberían ayudar a revertir una tendencia negativa en el sector y podrían beneficiar en cascada a las industrias del área: transporte, maquinaria, servicios de posventa, químicos. Esto podría estimular búsquedas para áreas de Ventas con un alto componente técnico: ingenieros, tecnología y sistemas informáticos, y profesionales de ventas y productos técnicos con servicio de posventa, que siempre escasean”.

Comentá la nota