Inquietud por Caserio en Epec

Inquietud por Caserio en Epec
En la Empresa Provincial de Energía de Córdoba hay silencio de radio sobre el posible recambio del presidente Osvaldo Simone por el actual titular del PJ de Córdoba, Carlos Caserio, tales los rumores que suenan en los pasillos.

"No se habla pero todos los consideran un hecho”, dijo una fuente en medio de un furibundo asado de fin de semana en las sierras. Pese a la llovizna, fueron varios los quinchos en que se habló del recambio de Gabinete del gobernador, que se pondrán en marcha una vez que éste regrese de su viaje a China, el 21 de noviembre. Sin embargo, el más rimbombante será la llegada de Caserio a la Epec, donde aseguran que cuenta con una alianza estratégica con el titular del Sindicato de Luz y Fuerza, Gabriel Suárez. Suárez al estar alineado con Hugo Moyano, no tiene buena imagen en la Casa Rosada. “Ésa es la preocupación”, dijo la misma fuente, al explicar que “ambos se llevan mal con el gobierno nacional, y eso será un problema para una empresa llena de problemas y más cuando se avecina el verano, el calor, y con esto la suba en el consumo de energía”. “Si la Usina de Pilar no está arreglada para diciembre, y la Nación no nos presta los generadores móviles, estaremos en problemas”, vaticinó. Muchos recuerdan que Caserio junto con Jorge Montoya, jugaron en el 2003 para la presidencia de Néstor Kirchner, al punto que el hombre de Punilla era uno de los cuatro conductores del bloque de diputados del Frente para la Victoria. Algo pasó en el medio con los K, y Caserio volvió a la Provincia de la mano de Juan Schiaretti. Dejó en Epec a algunos hombres de su confianza, y también cuenta con la lealtad de Hugo Testa, el ministro de Infraestructura.

De la Sota se acerca a Scioli

En el peronismo vernáculo más de uno sostiene que José Manuel de la Sota buscará a su regreso de China comenzar a acercarse a Daniel Scioli. Gente del sciolismo también dice que el gobernador bonaerense tiene previsto conversar con De la Sota, aunque no arriesgan fecha, y creen que será más tarde que temprano para no ganarse las admoniciones del kirchnerismo. El panorama nacional del peronismo amaga con configurarse entre el sistema Scioli y el de Sergio Massa, aunque De la Sota no estaría dispuesto a jugar con el intendente de Tigre, porque le ve vuelo corto. “A lo sumo, Massa podría ser candidato a gobernador de Buenos Aires, con un o una vice K, mientras que Scioli jugará por la presidencia. Y allí es donde se produce la dicotomía. ¿Dejará el kirchnerismo que Scioli sea candidato a presidente, y un gobernador como De la Sota, su vice? “Hoy, no”, afirman casi todos los analistas políticas. ¿Y si De la Sota no cuaja en el nuevo armado nacional, volverá a buscar repetir en la Provincia? Muchos dudan... Podría aspirar a un ministerio, a una Embajada, a una senaduría... dicen, mientras comienzan a barajarse nuevos nombres para gobernador en los que pocos ven a Juan Schiaretti en ese lugar. “Con un 26% Schiaretti debe quedarse en el Congreso”, sostienen. ¿Llegará el recambio para el pejotismo cordobés?

Todos atornillados, ¿y los radicales?

En medio de los rumores de cambios de Gabinete, en el que muchos aseguran que desaparecerá la Jefatura a cargo de Oscar González, que Gobierno y Seguridad (Alejandra Monteoliva tendría vida corta) se fusionarán y que allí iría Daniel Passerini, o que desaperecería Ambiente de Manuel Calvo, el de Justicia con Graciela Chayep, que Francisco Fortuna ocuparía Salud después del 10 de diciembre, se le añaden los que especulan sobre el futuro de los radicales en el gobierno de Unión por Córdoba. Gustavo Santos ocupa la Agencia de Turismo, y el peronismo considera que no hay demasiados motivos para mantener una alianza con Ramón Mestre a la luz de los últimos chisporroteos entre el Palacio 6 de Julio y El Panal. En la picota, como siempre, se encuentra Santos (un hombre de Rubén Martí sin jefe tras la muerte del ex intendente), o la Defensoría del Pueblo, que fue un acuerdo con Carlos Caserio, y que en estos momentos está siendo desempeñada provisoriamente por Luis Possi, En los dos últimos años de la gestión delasostiasta, son muchos los peronistas que reclaman cargos, ya que desde que asumió el mandatario, no ocuparon ningún sillón y no quieren ver el final de este mandato comiendo la escasa pastura del llano. Sin embargo, todos están atornillados en sus sillones a la espera de que la tormenta pase.

Delasotistas vs. mestristas en Twitter

Mientras el gobernador José Manuel de la Sota y el intendente Ramón Mestre intentan superar las diferencias por las que se enfrentaron semanas atrás luego de un reclamo municipal por una deuda provincial, la discordia entre delasotistas y mestristas sigue vía Twitter. Ayer se cruzaron el vocero del ministerio de Desarrollo Social, Juan José Antonelli y el presidente de la bancada de concejales radicales, Javier Bee Sellares. El primero, @juanjoantonelli cargó directamente contra la administración radical y en la red del pajarito escribió: “Si después de tanta lluvia, @ramonjmestre no inicia urgente plan de bacheo en la ciudad, que renuncie nomás”. Inmediatamente @JBeeSellares respondió: “@juanjoantonelli el plan de bacheos ESTA, seria mas fácil si @delasotaok le paga a los municipios lo que les debe”.

El “anti-Clarín” camuflado

El nombramiento de Fernando Aimaretto, el jefe de Prensa de José Manuel de la Sota, como representante de Córdoba ante el Consejo Federal de Comunicación Audiovisual, provocó disímiles reacciones en sectores políticos, sociales y entre periodistas del medio local. Por caso, Hernán Vaca Narvaja, director de la revista Sur, consideró que es “una provocación más” de De la Sota y calificó a Aimaretto “un profesional mediocre y artífice de la política de apriete del Gobierno provincial”.

Por otra parte, hay sectores que miran la novedad con otra perspectiva, tal vez no exenta de ironía. Un peronista (a la sazón K por estos días) que lo conoce desde hace años, deslizó en una rueda de café que Aimaretto es un histórico periodista anti-Clarín y anti-La Voz del Interior, como bien lo saben los trabajadores de prensa de ese diario. “Aimaretto fue delfín dilecto de don Julio Ramos, el creador de Ámbito Financiero, y un verdadero cruzado en contra del monopolio de Clarín, al punto que el kirchnerismo queda hecho un poroto al lado de él”. Ramos escribió el libro “Los cerrojos a la prensa” donde denuncia los aprietes de Clarín y las ventajas de que gozaba sobre otros medios de comunicación, recordó el memorioso, y destacó que dicho texto “fue durante años la Biblia de Aimaretto”. “Si yo fuera el Gobierno nacional, recalcó, estaría contento con el enviado de Córdoba, porque es un periodista que festejó la aprobación de la Ley de Medios en el año 2009”, finalizó la fuente.

Alivio por el noveno

Aunque en la Unión Cívica Radical afirman ahora que “nunca” pusieron en duda de que la Justicia rechazaría abrir las 2.200 urnas que reclama el Frente de Izquierda en el marco de su denuncia de fraude electoral en las elecciones legislativas del 27 de octubre, lo cierto es que los dirigentes radicales suspiraron aliviados cuando conocieron el fallo 2 a 1 que la Junta Electoral emitió el jueves. Eso sí, hubo enojo con Luis Rueda, el presidente de la Junta que votó en disidencia al considerar que sólo se conocerá la voluntad popular si se cuentan nuevamente los votos de dichas urnas. (Cosas de la política, o de los intereses políticos, los referentes de la izquierda enarbolaron el voto Rueda como si fueran párrafos de las “Memorias de un revolucionario permanente” de León Trotski, o de “Estado y Revolución” de Lenin): “Aunque los votos se cuenten diez veces, la novena banca es nuestra”, sostuvo un radical tras conocerse la sentencia. La apelación del FIT ante la Cámara Nacional Electoral, lejos de preocupar, también trajo sosiego. “El voto de (Carlos) García Allocco y de (Ricardo) Bustos Fierro es una copia fiel de la jurisprudencia de la Cámara, así que por ese lado es cosa juzgada”, interpretó.

Por otra parte, en la UCR aseguran que la “confusión” de la izquierda se produjo por un tardío ingreso de datos provenientes de las ciudades de Cruz del Eje y Deán Funes a la carga de datos que se realizó en el Correo Argentino. Dijo el informante que después de las 22.30 comenzaron a llegar los datos de las mesas de esas ciudades “donde la izquierda tenía pocos votos”, lo que torció el rumbo de la elección.

“De lo que se salvó Oscar”

El publicista ecuatoriano Durán Barba fue triste protagonista semanal, cuando elogió públicamente a Hitler, de quien es fue “un tipo espectacular” y “muy importante en el mundo”. Durán Barba asesora actualmente al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, quien guardó cuidadoso silencio ante semejante expresiones de su asesor de cabecera. Quien se agarra la cabeza es el diputado Oscar Aguad, quien supo contratar al admirador de Hitler para las elecciones de 2011. “De lo que se salvó Oscar”, dijo un legislador radical, en referencia a las explicaciones que habría tenido que dar el diputado nacional, puesto en el lugar de Macri.

Fisuras indisimulables en la UCR

Pasaron las elecciones legislativas pero el malestar y tensión que se vive dentro del bloque de ediles radicales en el Concejo Deliberante se profundiza y evidencia cada vez más. Las diferencias entre el mestrismo y el nicolasismo (sector que responde al dirigente Miguel Nicolás) ya son indisimulables. De hecho, el último jueves durante la sesión ordinaria el oficialismo debía aprobar la Cuenta General y Balance General Ejercicio 2012 enviado por el Departamento Ejecutivo Municipal. Para ello se necesitaban los 16 votos de la mayoría pero resultó que al momento de la votación el nicolasista Eduardo Conrad no se encontraba en el recinto. El presidente del cuerpo, Marcelo Cossar, pidió pasar a un cuarto intermedio tras el cual, el radical retornó a su banca y de esa manera la UCR aprobó la iniciativa. Sin embargo, el descontento y fastidio por lo acontecido se vio reflejado en el gesto adusto que mantuvo durante el resto de la sesión, el presidente de la bancada Javier Bee Sellares, quien se encarga de buscar el equilibrio y la unidad dentro del bloque.

Comentá la nota