Inquietud gremial por los “despidos hormiga”

Inquietud gremial por los “despidos hormiga”
En la UOM y la Uocra están preocupados por las cesantías y suspensiones de operarios. Por ahora son casos aislados, pero temen un efecto contagio.

No son masivos, pero son los primeros y, poco a poco, se repiten. Y por eso preocupan. En las últimas semanas, los gremios industriales y de la construcción de Córdoba están advirtiendo una sucesión de despidos y retiros voluntarios “hormiga”, fenómeno que enciende una luz de alerta en ambos sectores.

“Estamos muy preocupados. Lo hemos charlado todas las seccionales en el Consejo Directivo Nacional del gremio. A pesar de que se está trabajando, se respira un clima de incertidumbre en las empresas”, le dijo a Día a Día Rubén Urbano, secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

El gremio metalúrgico ha detectado desde comienzos de año despidos aislados en varias empresas de la provincia de Córdoba, incluidos retiros voluntarios y también suspensiones. “Lo que tememos es que esta situación, con despidos aislados y suspensiones, se generalice hacia otras empresas”, reconoció Urbano.

Ayer, con el despido de siete operarios, la metalúrgica ferroviaria Materfer se sumó a una lista de empresas metalúrgicas que han comenzado a recortar o suspender personal, como la eléctrica Arteche, de barrio Ferreyra, o la fábrica de herramientas Kuniss Tools, en Valle Hermoso.

Para Urbano, la carrera descontrolada en la que están embarcados los precios y los salarios terminará afectando el nivel de producción. “De esa forma, las empresas pierden competitividad y el hilo se terminará cortando por lo más delgado: las fuentes de trabajo”, entendió el titular de la UOM, gremio que en Córdoba representa a unos 26 mil trabajadores.

Obras paradas. En el sector de la construcción en Córdoba, la situación es aún más apremiante debido a la virtual paralización de la obra pública tanto provincial como nacional.

Según Ramón Palacios, secretario gremial de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), actualmente hay entre 1.500 y 2.000 operarios a la espera de que se reactiven los trabajos públicos en la provincia. “Desde fines del año pasado que no han surgido nuevas obras públicas, y por ello las empresas han comenzado a suspender a sus empleados. Estamos muy preocupados por esto”, afirmó el representante sindical.

Como ejemplo, Palacios dijo que de los 150 obreros empleados en la repavimentación del Camino a las Altas Cumbres, “hoy apenas quedan 35 trabajando; el resto están todos suspendidos”.

En las obras privadas el empleo, por ahora, se sostiene, aunque desde el gremio aseguran que las constructoras y los desarrollistas urbanos no han comenzado el año con el fuerte impulso que mostraron en 2012.

“Esperamos que en marzo o abril se lancen nuevas obras desde la Provincia o la Nación para poder reubicar a todos esos compañeros que hoy se han queda sin trabajo. De lo contrario, se pondrá fea la cosa”, estimó el secretario gremial de la Uocra.

En VW. La autopartista alemana despidió en enero a 19 operarios de su planta de Camino a San Carlos.

......................................................................

El cierre de Jazzplat, una cuestión de costos

El cierre del call center español Jazzplat, que ayer dejó sin empleo a 159 operadores en Córdoba, es un dato que ya se conocía en el ámbito de la industria de los contact centers locales. Incluso, lo conocían los propios cesanteados, quienes venían sobreviviendo a un plan de reducción de personal implementado por la empresa desde hace un año. Por esa misma época se abrieron otras sedes del call center en Guadalajara (España) y Bogotá (Colombia).

El motivo del cierre, explicaron desde la empresa, no es otro que la pérdida de rentabilidad que tuvo el negocio en los últimos años, por el atraso cambiario y la aparición de plazas con salarios más bajos. En 2005, cuando la empresa se instaló en Córdoba, el costo por “headset” era de 5 euros la hora. “Hoy, ese costo había llegado a 22 euros. “Prestar el servicio desde España cuesta 15 euros, y en países como Chile o Colombia el costo no supera los 9 euros”, explicó una fuente de la compañía.

Comentá la nota