Intentarán avanzar con la libertad sindical

De repente, los proyectos de libertad y democratización sindical que dormían desde hace años en los cajones del Congreso volverán al centro de la escena.
Desde las filas de la UCR, la Coalición Cívica, Pro, el socialismo y Proyecto Sur confirmaron a LA NACION que en los próximos días buscarán llevar esa discusión al Congreso.

Están seguros de que el asesinato del militante Mariano Ferreyra dejó al descubierto lo peor de la burocracia sindical y creó un escenario propicio para avanzar en su contra, aunque es una pelea que hasta ahora siempre perdieron.

"Ya teníamos casi listo un proyecto de democratización sindical, y lo vamos a presentar dentro de dos semanas", adelantó el titular del bloque de senadores de la UCR, Gerardo Morales.

La iniciativa prohíbe las listas únicas en las elecciones de los gremios, garantiza más pluralidad en la representación sindical y más participación a los delegados de base y otorga personería a organizaciones como la CTA, que hace años espera que el gobierno de turno rompa su pacto con la CGT para poder ser reconocida.

Condición

"Nosotros ya teníamos un proyecto de libertad sindical, pero, además, pusimos eso como condición para debatir el reparto de ganancias, porque no sirve de nada sin democracia sindical", explicó el diputado Claudio Lozano, de Proyecto Sur.

La Coalición Cívica fue una de las primeras en presentar proyectos sobre el tema, que el oficialismo jamás trató ni en comisión, y la diputada Patricia Bullrich está en conversaciones con otros bloques para consensuar una alternativa común.

Con la postura más moderada del grupo, en Pro pidieron que los cambios fueran "graduales y consensuados con los sindicatos", porque de lo contrario serían imposibles de aplicar.

El diputado macrista Jorge Triaca (hijo) explicó que para ellos una ley en la materia debería "impedir la reelección indefinida en la CGT y los sindicatos, y lograr métodos más transparentes de la elección de delegados".

El Peronismo Federal, por ahora, es el único partido opositor que no adhiere a la idea de una nueva ley para los gremios.

Cerca de Francisco de Narváez opinaron que en las cinco semanas que quedan para terminar el período de sesiones del Congreso será imposible que la oposición apruebe una ley semejante, un dato que el resto de la oposición prefirió ignorar.

"Lo que proponemos es una renovación sindical, porque estas cabezas de la CGT están vinculadas con la violencia y los negocios, y la generación que les sigue debería demostrar que no todos son lo mismo", señaló el diputado Gustavo Ferrari (Peronismo Federal).

Mientras tanto, la oposición ya pidió detalles del operativo de seguridad a la Jefatura de Gabinete y citó al Congreso al ministro de Justicia, Julio Alak

Comentá la nota